Fracasó la negociación entre Kirchner y Duhalde

Presentarán hoy listas separadas; anuncian que sus esposas se enfrentarán en octubre
(0)
1 de julio de 2005  

Néstor Kirchner y Eduardo Duhalde hicieron trizas las posibilidades de un acuerdo y decidieron enfrentarse en las elecciones de octubre con listas separadas. Cristina Kirchner e Hilda Duhalde pelearán el 23 de octubre próximo por la senaduría de la provincia de Buenos Aires, salvo que se produzca un acercamiento de último momento, que anoche parecía bastante improbable.

“Esperamos todo el tiempo posible y no hubo acuerdo. No hay vuelta atrás. Ahora queda competir y nada más”, dijo anoche a LA NACION el ministro del Interior, Aníbal Fernández, que en las últimas 48 horas participó de las negociaciones con el duhaldismo.

Hoy presentarán, por separado, las listas para cargos provinciales; la semana próxima vencen los plazos para inscribir las candidaturas nacionales.

Pese a que queda un margen legal para un pacto, el ministro negó esa posibilidad: “Acá se compite en octubre con las listas que se presentan hoy, una del Frente para la Victoria y otra del PJ”. En el duhaldismo sostenían que podría haber acuerdos posteriores pese a la compleja situación, que tiene implicancias institucionales y causó conmoción en todo el espectro político.

Eduardo Duhalde encabezó anoche una reunión informal en la Capital y ordenó difundir que la fórmula del PJ para competir con Cristina Kirchner será: Hilda Duhalde-José María Díaz Bancalari. El ex senador Jorge Villaverde será el primer candidato a diputado por el PJ oficial.

La decisión se tomó en la sede provincial del PJ en la Capital, en Avenida de Mayo al 800, durante una reunión informal con los jefes territoriales de las ocho secciones electorales de la provincia de Buenos Aires (sobre lo que se informa por separado).

Cuando el Presidente se enteró de que el duhaldismo había hecho trascender extraoficialmente la candidatura de Hilda Duhalde dio por terminado todo. Díaz Bancalari lo habría llamado en varias oportunidades, ya que las tratativas se habían roto hacía un par de horas, pero Kirchner no lo atendió.

"Ahora a Kirchner le resta definir el compañero de fórmula de su esposa. El Presidente no puede soportar más extorsiones. Está todo roto y no hay vuelta atrás", dijo anoche otro ministro a LA NACION.

Las listas provinciales del Frente para la Victoria, la herramienta electoral del kirchnerismo, se habían analizado anoche en el despacho del jefe de Gabinete, Alberto Fernández, y fueron revisadas por el Presidente.

Del otro lado, todas las fuentes cercanas a Duhalde aclararon que no habría confirmación oficial de la candidatura de Hilda Duhalde. El anuncio se haría el miércoles próximo, a cargo de quien sería su jefe de campaña: el diputado Juan José Alvarez.

Ayer, en ambos sectores hubo pocas coincidencias: máxima tensión, mucho malestar y múltiples reuniones en el apuro por cerrar listas separadas.

Si en los próximos días no se produce un acuerdo –que hoy parece casi imposible–, el miércoles próximo, a las 18, en el Teatro Argentino de La Plata, Cristina Kirchner lanzará oficialmente su postulación a senadora por la provincia de Buenos Aires.

Un día antes se oficializará la fórmula Duhalde-Díaz Bancalari.

Una fuente que integra el Gabinete afirmó anoche que Kirchner y su esposa definirían hoy quién será el compañero de fórmula de la primera dama. Trascendió que podría ser el intendente de La Matanza, Alberto Balestrini, aunque algunos señalan al ministro de Defensa, José Pampuro, que guarda silencio sobre el tema y espera la definición presidencial.

En las próximas horas se avanzará en el diseño de la lista de candidatos a diputado nacional, incluidos los hombres del gobernador Felipe Solá, y a representantes de sectores sociales.

El Presidente había decidido anteanoche avanzar hacia la ruptura después de que Duhalde reclamó para su sector nueve lugares en la lista de diputados nacionales, cuando siempre, según la Casa Rosada, se había hablado de cinco. El duhaldismo sostiene lo contrario: que el Gobierno ofreció al principio la mitad de la lista y a última hora cedió sólo cinco lugares.

Ayer hubo diversas reuniones, pero no demasiados cambios. El intendente de Berazategui, Juan José Mussi, uno de los delegados de Duhalde en la negociación, habría propuesto ayer al mediodía siete lugares en vez de nueve para el duhaldismo. El ofrecimiento fue rechazado de inmediato por los hombres de Kirchner.

"Esto es una verdulería"

"Es un disparate. Esto ya se parece a una verdulería: dame cinco bananas que te doy tres peras", dijo un ministro que participó de las negociaciones de las últimas 48 horas.

El último gesto duhaldista terminó por interrumpir las negociaciones y por eso se avanzó en el armado de listas separadas que se presentarán hoy ante las juntas electorales del Frente para la Victoria y del justicialismo.

El Presidente volvió a decir ayer ante su grupo de confianza que no se iba a someter a las extorsiones de Duhalde, que le había hecho perder tiempo. "Al final yo quería el acuerdo y el que lo rompe es Duhalde", dijo el Presidente, según contó un testigo.

Fuentes que gozan de la confianza presidencial afirmaban ayer que Kirchner analizó el desgaste personal que ya le valió el supuesto acuerdo con Duhalde y la repercusión negativa que tiene en la opinión pública.

También irritaron a los hombres del Presidente los afiches que aparecieron ayer en la Capital con la frase "Queremos a Chiche", algunos pegados a metros de la Casa Rosada. Según un ministro muy cercano a Kirchner, eso fue una confirmación de que Duhalde estaba forzando la ruptura.

El jefe de Gabinete había hablado con Duhalde anteayer, cuando estaban muy avanzadas la negociaciones por las listas de candidatos provinciales. Después de esa conversación, unas horas después, el ex presidente pidió a través de Díaz Bancalari, uno de sus negociadores, que se definieran los lugares en las listas de candidatos a legisladores nacionales.

"Eso lo discutimos después; ahora avancemos que ya tenemos todo el paquete provincial cerrado", fue la respuesta de Fernández, molesto por las nuevas exigencias del duhaldismo.

Cuando el Presidente se enteró de que Duhalde ahora pedía más lugares y que condicionaba a ese reclamo la unificación de listas en la provincia, decidió avanzar en la ruptura.

Además, el Gobierno sintió que el duhaldismo estaba presionando demasiado después de que se había acordado en el más alto nivel que si había acuerdo no iba a haber una renuncia oficial de Hilda Duhalde a su postulación. Eso era un gesto del Gobierno para no someter a la esposa del ex presidente a una humillación pública.

Cerca de Duhalde no hubo anoche ninguna evaluación sobre la "herida de muerte" del acuerdo. Sólo se afirmó que Hilda Duhalde era candidata.

Solá se reunió más temprano con sus ministros, intendentes y delegados del Presidente que se ocupan del armado kirchnerista en la provincia. Con esas listas fueron anoche a reunirse con Alberto Fernández.

Ya la situación parecía irreversible. Kirchner y Duhalde habían tomado ya sus decisiones.

Expectación en la ciudad

Aunque parecía que ayer se definirían los candidatos del Frente para la Victoria en la ciudad, el conflicto en Buenos Aires postergó la confección de las listas. El peronismo calcula que conseguirá cuatro bancas en Diputados y al menos siete en la Legislatura.

Por la tarde, fracasó el intento por convencer al historiador Felipe Pigna para que acompañe a Rafael Bielsa. “No estoy con ganas de meterme en la política”, dijo Pigna a LA NACION.

Al Bielsa lo acompañarían el presidente del Instituto del Cine, Jorge Coscia, y la economista Mercedes Marcó del Pont, mientras que anoche no se había definido el papel del ex interventor en Santiago del Estero, Pablo Lanusse, ni el de la titular de Defensa del Consumidor, Patricia Vaca Narvaja. Ambos podían formar de la estrategia nacional como de la local.

Vaca Navaja es una potencial cabeza de la lista de legisladores. Si no, tal lugar lo ocuparía el líder de los Jóvenes K, Nicolás Trotta, seguido por Juan Manuel Olmos, hombre ligado al Suterh.

En otros lugares “expectantes” aparecen los actuales legisladores Claudio Ferreño y Silvia La Ruffa, más Juan Manuel Abal Medina, titular del Consejo de Planeamiento Estratégico local –pedido por Bielsa–, y Déborah Cohen, subsecretaria Legal y Técnica porteña, cercana a Vilma Ibarra.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?