Suscriptor digital

Ya son cinco los bancos donde se robaron cajas de seguridad

No hay detenidos y en muchos casos los cofres de los clientes no fueron violentados
Gustavo Carabajal
(0)
3 de julio de 2005  

La Justicia y la policía investigan robos en cajas de seguridad ocurridos durante los últimos cuatro meses en cinco bancos de la ciudad de Buenos Aires y de la zona norte del conurbano.

Fuentes judiciales y policiales confirmaron a LA NACION que, además del caso del Banco Nación, se denunciaron robos en al menos catorce cajas de seguridad de cuatro bancos privados de Palermo, Belgrano, de la zona de Tribunales y de Vicente López, cuyos nombres la Justicia mantiene en reserva hasta que no se establezcan las responsabilidades del hecho delictivo. Hasta el momento, los autores de los robos no fueron identificados y no hay detenidos.

En el caso del banco de Palermo se habría comprobado que dos ladrones estuvieron cuarenta minutos solos en el recinto de cajas de seguridad y que utilizaron un destornillador para abrir los cofres.

Según los informantes, varios de los cofres robados en otros bancos fueron abiertos sin violencia. Los investigadores policiales y judiciales no descartaron que los ladrones hayan usado un dispositivo mecánico que permite copiar las combinaciones de las cerraduras en menos de cinco minutos. Ese sistema sería similar al que empleó una banda que, hace cinco años, se apoderó de 7.000.000 de dólares luego de vaciar 30 cajas de seguridad de distintas entidades.

Las denuncias por los robos ocurridos en los últimos cuatro meses se investigan en distintos juzgados de instrucción de la Capital Federal y en una fiscalía de Vicente López, según se pudo establecer a partir de una recorrida realizada por LA NACION.

Con respecto a los hechos ocurridos en el banco de Palermo, la mayoría de los damnificados habría retirado la demanda civil debido a que la entidad, ante la evidencia de que un empleado habría incurrido en el incumplimiento de las normas de seguridad, llegó a un acuerdo económico con sus clientes.

“La vulnerabilidad de la bóveda no depende de la eficacia de la cerradura. Es más, como experto en la materia considero que las cerraduras utilizadas en la mayoría de las cajas de seguridad son buenas, pero advierto que se puede tener la mejor tecnología en cerraduras, pero si la vigilancia o medidas de seguridad activas no son las correctas, las medidas de seguridad pasivas, como pueden ser la bóveda, las cajas o las cerraduras, nunca son suficientes, debido a que siempre existe la posibilidad de abrir las cajas.

"Reitero, si en la bóveda no hay vigilancia permanente, existen diversas maneras de abrir las cajas de seguridad sin violentarlas y sin dejar ningún tipo de marcas que acredite que fueron abiertas", expresó un experto en seguridad bancaria en un peritaje que consta en una de las causas investigadas.

Al ser consultados los voceros de algunos de los bancos en los que se denunciaron robos en cajas de seguridad durante los últimos cuatro meses, indicaron que en todos los casos se tomaron los reclamos de los clientes, se iniciaron investigaciones internas para tratar de establecer si hubo fallas de seguridad.

Además, se comenzaron a analizar los movimientos de las personas que estaban autorizadas a realizar operaciones en cada una de las cajas y se ordenó la realización de peritajes para comprobar si esos robos efectivamente ocurrieron.

"En esta investigación enfrentamos delitos que revelan la gran peligrosidad de sus autores. Esta característica queda demostrada a partir del momento en que los ladrones son capaces de ingresar a cara descubierta en las bóvedas mediante la utilización de un documento de identidad falso", expresó el abogado Marcelo Nardi, que representa a un damnificado por el robo en el banco de Vicente López.

Expertos en seguridad bancaria, policías y peritos consultados por LA NACION coincidieron en que "si las normas fijadas por el Banco Central no se cumplen es factible que este tipo de robos se puedan producir".

Entre otros procedimientos, dichas normas establecen que:

* El cliente debe ingresar en el recinto de las cajas de seguridad siempre acompañado por uno de los empleados del banco, que tiene la llave maestra que es común a todos los cofres.

* Cada uno con su llave debe abrir la caja de seguridad, retirar el contenedor metálico y volver a cerrar la caja. Luego, el empleado del banco debe acompañar al cliente hasta uno de los reservados en los que puede hacer la operación de colocar o retirar valores. Nadie debe quedar solo en el recinto de cajas de seguridad.

* Una vez que termine la operación, el cliente llamará al empleado y juntos volverán a cerrar la caja.

Según los expertos consultados por LA NACION, en todos los hechos de robos de cajas de seguridad, los peritajes demostraron que no se cumplieron esas normas.

"Ante las fallas de seguridad, los bancos son responsables en casos de hurtos o de robos. En estos casos la jurisprudencia determina la nulidad de la cláusula del contrato firmado entre el banco y el cliente en al que se expresa que la entidad bancaria no se hace responsable por los robos", explicó la abogada Nydia Zingman de Domínguez, representante de otro damnificado y profesora de la cátedra de Contratos en la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires.

Hace una semana se conoció que habían sido violentadas por lo menos cinco cajas de seguridad de la casa central del Banco Nación, situada frente a la Plaza de Mayo. Dos clientes, que tenían sus cajas en los sectores 37 y 38, denunciaron que les robaron aproximadamente 760.000 pesos, repartidos en 180.000 dólares; 150.000 pesos y 20.000 euros.

El jueves último, una clienta se presentó ante el juez federal Norberto Oyarbide y denunció que le habían robado 200.000 pesos que había cobrado por una indemnización. Aunque, según los investigadores, esta caja de seguridad no fue violentada y estaba en el sector 77.

Con respecto a este hecho, anteayer, luego de inspeccionar la bóveda de la entidad, el juez Oyarbide indicó que no descartaba la posibilidad de que se hubieran robado más cajas de seguridad en dicho banco.

Anteayer, el magistrado realizó una inspección en el recinto de cajas de seguridad de la entidad bancaria.

El magistrado, acompañado por el fiscal federal Carlos Cearras, presenció los peritajes realizados por técnicos de la Gendarmería, en los que se habría determinado que los ladrones tardaron tres minutos y medio en forzar con barretas cada una de las cuatro cajas que fueron violentadas.

A partir de los peritajes, los investigadores abonaron la sospecha de que el robo se produjo hace dos meses, mientras las cámaras de video no funcionaban. Además, presumen que el ladrón habría contado con la ayuda de algún empleado del banco.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?