Suscriptor digital

La sitcom despierta

Después de "La niñera", Telefé se animó a más y hoy emite tres comedias de situaciones: "Casados con hijos", "Quién es el jefe" y "Amor mío", que figuran entre los ciclos más vistos de la TV
(0)
21 de julio de 2005  

Cuando llegaban las sitcoms originales traducidas al castellano, el rating les daba la espalda. Quizá por eso durante años circuló la teoría de que ese formato no se ajustaba al paladar argentino. Pero el año último la versión local de "La niñera" dio vuelta la tendencia. Tanto que este año hay tres sitcoms en el aire, todas en la pantalla de Telefé. Y las tres rondan los 20 puntos de rating. Pero no sólo eso: la experiencia argentina sirvió de puntapié inicial y ahora México, Chile y Colombia se sumaron a esta moda.

Lo cierto es que mientras en los Estados Unidos, su cuna de origen, las sitcoms cedieron su lugar a las series dramáticas aquí encontró un espacio privilegiado. Es más: "Amor mío", que es la única creada en la Argentina (por Cris Morena Group y RGB, de Gustavo Yankelevich), es el segundo programa más visto de la TV, con 24,9 puntos, después de "ShowMatch". Y "Casados con hijos", con Guillermo Francella y Florencia Peña, y "¿Quién es el jefe?", con Gianella Neyra y Nicolás Vázquez, las dos comedias de situaciones que adaptó Telefé Contenidos, promedian los 19,3 y los 19,4 puntos, respectivamente, y ganan en sus franjas.

El primer paso

Bernarda Llorente, subdirectora artística y de programación de Telefé, sabe que cuando decidieron adaptar "La niñera" tomaron un riesgo grande.

Pero el 19 de enero de 2004, cuando Florencia Peña apareció disfrazada de la señorita Finkel, el riesgo se convirtió en ganancia. Esa comedia promedió los 24,7 puntos en la primera temporada y 17 puntos en la segunda.

"Nos pareció que podía funcionar con estos condimentos: que tuviera un humor argentino y que estuviera actualizada a la realidad nacional. Como no había funcionado hasta ese entonces, lo considerábamos un género menor. Pero me parece que uno de los grandes desafíos fue no sólo adaptar la sitcom a nuestra pantalla, sino además encontrar a los actores, porque requiere muy buenos actores. No sólo hay que manejar el humor, sino la letra y el tiempo. Cada chiste le da pie a otro chiste. En la sitcom hay poca improvisación. Hay que adaptarse al guión”, dice Llorente, que por estos días, junto a Claudio Villarruel, director artístico y de programación, están decidiendo qué sitcoms serán las sucesoras de “Casados con hijos” y “¿Quién es el jefe?”.

Lo cierto es que aquel paso los convirtió en el primer país de América latina que haya adaptado una sitcom. Y ahora, el acuerdo con Sony (que sigue en pie), llevará a Telefé hasta México a producir la versión de “La niñera” para ese país. Pero, además, el ejemplo tuvo adeptos. Chile está adaptando “Loco por ti”, que protagonizaban Helen Hunt y Paul Reiser, y Colombia ya puso al aire “Casados con hijos”.

En la Argentina, en cambio, los otros canales o productoras no parecen dispuestos a sumarse a la ola. LA NACION consultó a Canal 13, Canal 9 y América y en ninguna de las tres señales existen proyectos de sitcoms. Sólo “Caiga quien caiga” se toma el género en broma, cuando hace la apertura de su ciclo, cada jueves.

Fábrica de reciclaje

En Martínez, la fábrica de reciclaje de sitcoms de Telefé Contenidos funciona casi sin descanso.

En una oficina, Sebastián Rotstein y Alberto Rojas Apeel traducen y adaptan los guiones de “¿Quién es el jefe?”. En otra, Diego Alarcón y Axel Kutchevatzky reescriben “Casados con hijos”. Cerca, Guillermo Francella, Florencia Peña, Luisana y Darío Lopilato, Erica Rivas y Marcelo De Betis salen de sus camarines, con sus vestuarios tan “Casados con hijos”. Y abajo, en los estudios, hay tanta gente que parece mentira que se trate de una sitcom con seis actores. Los reidores (que como en todo ciclo de este tipo tienen un protagonismo esencial), los apuntadores, los camarógrafos, el director, Claudio Ferrari, que baja a ensayar cada larga escena antes de grabar, y hasta Fatiga (el perro, que en realidad se llama Violeta y es la hermana de Betún, de “Los simuladores”) ocupan toda la escenografía.

Alarcón y Kuschevatzky se recibieron de adaptadores cuando el año último dieron la prueba de fuego de “La niñera” ante los productores de Sony. De todos modos, Alarcón y el productor ejecutivo de la sitcom, Mariano Berterreix, aseguran que hubo mucho mito alrededor de aquel examen.

“La gente de Sony estuvo con nosotros veinte días, en diciembre de 2003”, dice Berterreix. Y Alarcón agrega: “Todos creían que eran agentes como los de «Matrix» que venían a vigilarnos y nos seguían hasta nuestras casas. Pero, en realidad, vinieron dos productores de Sony a trabajar con nosotros. Primero se sorprendieron y después, cuando vieron a Florencia [Peña] y a los actores en los ensayos, se quedaron tranquilos”. “Era un desafío porque era la gloria o Devoto”, se acuerda Berterreix. “Y todo el mundo apostaba a que era Devoto”, acota Alarcón.

Recibidos, entonces, Alarcón y Kutchevatzky pusieron este año sus manos en “Casados...”, una sitcom oscura que nació en plena depresión económica de la era Reagan, a la que hubo que “argentinizar” bastante.

“El personaje principal, Al Bandy, estaba muy basado en la guarrada, en el mal gusto. Con Guillermo [Francella] eso no cuajaba. El personaje americano es un personaje que sufre porque tiene un trabajo en una zapatería de mujeres. Y, acá, que tenga trabajo es una bendición. Guillermo, que es un comediante increíble, dice lo mismo que tiene en el guión y de tal manera que parece que improvisa.”

El ejemplo local

No tiene risas grabadas y tiene altas dosis de romanticismo. Pero “Amor mío”, sin ajustarse del todo al corset de las sitcoms, es la única hecha en el país. La comedia de situación que protagonizan Romina Yan y Damián de Santo nació hace tres años. Pero en ese momento fue pensada como un unitario. Sin embargo, este año, sus productores, Cris Morena y Gustavo Yankelevich, decidieron subirse al ritmo de la sitcom. Y acertaron. En realidad, Yankelevich ya había probado suerte con el género en 1998 cuando, hizo “Señoras sin señores”, por Telefé.

Lily Ann Martin, guionista del ciclo, está convencida de que “Amor mío” funciona tan bien porque “no es una extrapolación de situaciones foráneas. Son personajes que podrían ser nuestros amigos, padres o hermanos”.

Martín, junto a su compañero de escritura, Renato D’Angelo, están encantados con el desafío. “Tiene más libertad. No estás atado a una continuidad: cada capítulo tiene un tema que se desarrolla en un día y termina. Ese era el miedo de los productores al principio porque no te dejaba un gancho para el día siguiente”, dicen.

Pero parece que justamente eso, la libertad de poder entrar y salir de la historia en cualquier momento, en un año en que la ficción del prime time no termina de arrancar, es el secreto del éxito de este género importado que llegó... ¿para quedarse?

Un fenómeno que crece

  • "Amor mío", producida por Cris Morena Group y RGB, es el segundo programa más visto de la pantalla y la única sitcom argentina.
  • Con la experiencia del año último de "La niñera", la Argentina se convirtió en el primer país en América en adaptar comedias de situaciones. Ahora, Telefé viaja a México a producir "La niñera"; Chile está preparando "Loco por ti", y Colombia ya televisa su propia versión de "Casados con hijos".
  • Por el acuerdo que tiene con Sony, Telefé puede vender la lata de "La niñera", con Florencia Peña, a cualquier país de América latina. Y ya está evaluando qué sitcoms hará el año próximo.
  • Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?