Condena por el balcón que se derrumbó en Pinamar

Otros temas: Robo y tiroteo en Córdoba. Dos niñas de 12 años murieron arrolladas
Orlando Andrada
(0)
12 de julio de 1997  

(Télam).- Las municipalidades de General Madariaga y Pinamar y los constructores del edificio donde un balcón se derrumbó y murieron cuatro jóvenes en 1992 deberán pagar más de un millón de pesos a los padres de las víctimas, según un fallo de la Justicia Civil de Dolores.

Las familias de las cuatro víctimas anunciaron que apelarán la resolución judicial por considerar insuficiente el monto indemnizatorio y porque en el fallo no se condenó al consorcio de propietarios del edificio, explicó Leandro Monzani, uno de los abogados de los familiares.

En su fallo, la jueza en lo civil Nº 1 de Dolores Alicia Méndez de Macchi encontró a ambos municipios responsables por no haber cumplido con la aplicación de "normas de control y vigilancia que le estaban reservadas".

Al momento de la caída del balcón, el 27 de enero de 1992, Pinamar estaba bajo jurisdicción de General Madariaga, recordó la jueza en el fallo.

El balcón del departamento E del piso 8 del edificio Atica I, situado en Las Toninas 65, de Pinamar, se desplomó por una falla edilicia. En ese momento conversaban en el balcón los jugadores de rugby del club San Cirano Juan Seoane, Matías Albani, de 17 años; Cristián Tissi y Juan Janon, de 16. Todos murieron.

Un quinto ocupante del departamento, Carlos Janon, pudo salvar su vida porque había entrado en el interior de la vivienda para atender el teléfono. Si el fallo quedase firme, los constructores y los municipios deberán pagar 266.522 pesos a cada una de las familias.

Robo y tiroteo en Córdoba

CORDOBA._ Cuatro delincuentes asaltaron a los empleados de un transporte de caudales cuando salían de la sucursal bancaria que funciona en la sede central de la Empresa Provincial de Energía de Córdoba (EPEC), se llevaron una saca que contenía $ 500.000 y enfrentaron con la policía.

El episodio ocurrió a las 10.30 en el microcentro de la ciudad, sobre uno de los accesos del edificio de EPEC, situado en La Tablada 350.

Dos sujetos aguardaban en las escaleras de ingreso al edificio y los dos restantes hacían lo propio dentro de un automóvil Renault 19 blanco, estacionado en la esquina de La Tablada y Tucumán, desde donde observaban los movimientos que se registraban en el objetivo.

Al arribar al lugar el transporte de caudales, el automóvil se puso en marcha y fue a detenerse delante del blindado. Simultáneamente, el personal que descendió de este vehículo fue sorprendido por los malvivientes quienes se apoderaron del dinero.

Pero, al percatarse de lo que ocurría un agente de policía que había permanecido en el blindado descendió rápidamente y se parapetó detrás de un Renault 21, desde donde le disparó a los asaltantes.

Entonces, se originó un violento tiroteo al que se sumaron otros efectivos policiales de custodia dentro del edificio de EPEC.

Los maleantes consiguieron ascender al automóvil que los aguardaba, aunque uno de ello resultó herido de un balazo en la pierna,.

A pocas cuadras del lugar, en Uspallata al 100 del barrio San Martín, los delincuentes abandonaron el Renault 19 y ascendieron a un utilitario Trafic, en el que desaparecieron del lugar.

Providencialmente, el enfrentamiento armado frente a la EPEC no se convirtió en una masacre. A la hora del tiroteo, circulaba poca gente por el sector. Por ello, los numerosos impactos de bala quedaron incrustados en los automóviles particulares estacionados en la calle y en un muro.

Dos niñas de 12 años murieron arrolladas

Dos niñas de 12 años murieron ayer arrolladas por un tren en un paso a nivel de la estación Chacarita, según lo informaron autoridades policiales y de la empresa ferroviaria Trenes Metropolitanos San Martín (TMS), concesionaria del servicio.

El hecho se produjo a las 16.50, en un cruce peatonal, a la altura de Velazco, situado a unos 100 metros del paso vehicular de la avenida Corrientes, donde se encuentra la estación Chacarita.

Según informaron voceros de la empresa ferroviaria, las dos pequeñas cruzaron por los llamados laberintos peatonales, pero sin prestar atención.

Las niñas esperaron a que pasara un tren que iba hacia la terminal de Retiro, pero cruzaron sin advertir la marcha de otra formación que se dirigía hacia José C. Paz.

"Se encontraron por sorpresa con el otro tren y no pudieron reaccionar", dijo un oficial de la superintendencia de Seguridad Ferroviaria.

Los portavoces de TMS destacaron que "las barreras y las señales luminosas estaban funcionando correctamente".

Explicaron que la misma disposición de los laberintos obliga a mirar a ambos lados de las vías antes de cruzar, pero los niños suelen pasar entre los hierros a modo de juego.

Otros accidentes

En tanto, otras dos personas perdieron la vida en accidentes similares.

Una de ellas es el conductor de una camioneta Trafic, quien fue arrollado al cruzar con las barreras bajas un paso a nivel de la avenida Espora, en el partido de Almirante Brown, según informó la empresa Trenes Metropolitanos Roca (TMR).

La otra víctima es un hombre, que se suicidó al arrojarse bajo un tren en las inmediaciones de la estación Villa Urquiza de la Capital Federal.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios