Suscriptor digital

Para D´Elía, en el kirchnerismo hay intendentes "mafiosos"

Estimó que representan "un 30 o 40 por ciento"; ubicó en ese grupo a Othacehé e Ishii
(0)
4 de agosto de 2005  

LA PLATA.- El diputado bonaerense y dirigente piquetero Luis D´Elía, aliado de la Casa Rosada, afirmó ayer que en el Frente para la Victoria, que agrupa al kirchnerismo, hay "un 30 o un 40 por ciento de intendentes mafiosos", mientras que "otro 60 por ciento de intendentes mafiosos" quedó en el PJ que conduce Eduardo Duhalde.

En declaraciones a Radio Mitre y, posteriormente, a LA NACION, D´Elía identificó entre los intendentes cuestionados que militan en el oficialismo al jefe comunal de Merlo, Raúl Othacehé, y a su par de José C. Paz, Mario Ishii. En cambio, aclaró que no suma a este grupo al intendente de La Matanza, Alberto Balestrini.

Los dos primeros, ayer, estuvieron en un acto proselitista, en Pilar, junto con el Presidente. Y, tras las afirmaciones del polémico dirigente, hablaron con LA NACION para contestarle.

"D´Elía es un violento, un insolente y un mentiroso", respondió Othacehé. Ishii fue más duro: "Todo el mundo sabe de quién viene el ataque. D´Elía recibe 75.000 planes sociales. Les saca dinero a esos beneficiarios para movilizarlos".

El líder de la Federación Tierra y Vivienda (FTV) habló de los "intendentes mafiosos" como jefes comunales "muy cuestionados, con muchas causas penales, que por ahí también hace mucho que están en el poder".

"¿A quién voy a defender yo? ¿A Raúl Othacehé? Es una persona muy cuestionada por el conjunto de la sociedad", destacó a Radio 10.

En diálogo con LA NACION, el piquetero incluyó en este mismo grupo de "muy cuestionados" a Ishii. "Anda por ahí", dijo el dirigente piquetero.

Un fuerte malestar se instaló en la Casa Rosada por los dichos de D´Elía. Anoche, visiblemente molesto, el jefe de Gabinete, Alberto Fernández, no quiso ante LA NACION expresar opinión alguna sobre el tema.

En la Casa de Gobierno D´Elía estuvo ayer por la tarde en la Casa Rosada, aunque, según él mismo dijo a LA NACION, no visitó despachos de funcionarios ni recibió ningún tipo de llamada por parte del Gobierno. "Fui a la Casa Rosada a buscar a un amigo, al doctor Carlos López, que estaba allí", dijo el dirigente a LA NACION.

"No fui recibido por nadie y nadie me dijo nada", aclaró.

El gobernador Felipe Solá, aliado de Kirchner y de D´Elía, no quiso opinar sobre las acusaciones contra los intendentes del Frente para la Victoria. "Habrá querido decir que esos intendentes no participan del estilo político de él, o de lo que él cree que es el estilo político del Presidente", interpretó.

En diálogo con Radio Mitre, además, D´Elía destacó que en la alianza de gobierno hay muchas contradicciones.

"Creemos que dentro del Frente para la Victoria hay mucha contradicción -dijo-. Como en cualquier construcción política, hay contradicciones de primero, segundo, tercero, cuarto y quinto orden." "Que nos haya quedado el 30 o 40% de intendentes mafiosos de este lado es una dificultad", reconoció, aunque destacó que "dentro de la magnitud de lo que se juega, [la presencia de esos dirigentes] pasa a ser una contradicción de tercer o cuarto orden".

"No voy a hacer nombres -sostuvo-. El público sabe que el 60% de esos funcionarios quedó del lado de Duhalde y algún grupo quedó de este lado."

Desde el sector de Duhalde, el intendente de Berazategui, Juan José Mussi, dijo a LA NACION que "el mafioso es D´Elía" y consideró útil que el piquetero oficialista "identificara, ante el Presidente, al 30% de los intendentes a los que calificó así".

D´Elía realizó sus polémicas declaraciones al ser consultado en Radio Mitre sobre una nota publicada ayer por LA NACION en la que se informaba sobre el reparto de alimentos y la utilización de micros para garantizar la concurrencia a un acto del kirchnerismo en la ciudad de Esteban Echeverría.

"Recursos"

D´Elía dijo que "los micros, en muchos lugares, surgen de los mismos recursos de los partidos" y que éstos "tienen recursos genuinos que reciben vía Ministerio del Interior, por ley".

Al ser consultado acerca de la contratación de 130 micros para el acto de Esteban Echeverría, el ministro del Interior, Aníbal Fernández, mantuvo el siguiente diálogo con LA NACION:

-¿Por qué hay que llevar a la gente en micros?

-No entiendo su pregunta. Si la gente quiere venir, ¿por qué no puede venir en micros?

-¿Por qué no puede ir espontáneamente?

-Sí. Puede venir espontáneamente en micro.

-A los micros hay que pagarlos.

-Yo no los pagué. No sé quién los pagó. A lo mejor no los pagó nadie.

Polémico reparto de comida

LA PLATA.- El dirigente regional de la CTA Gustavo Montiveros acusó ayer al Partido Justicialista de la localidad de El Jagüel, partido de Esteban Echeverría, de repartir alimentos a los militantes que asistieron al acto que presidió Hilda Duhalde, el 26 de junio último, en Florencio Varela.

Montiveros dijo que vio una cola de unos 100 militantes frente a la casa de un concejal del justicialismo, a quien identificó como Pablo Martone, que, según su relato, dos días después del acto distribuyó comida entre la gente que había concurrido.

Montiveros, de la CTA de Ezeiza y Esteban Echeverría, se comunicó ayer con LA NACION para desmentir que esa organización hubiera distribuido alimentos a los asistentes de un acto que anteayer protagonizó el presidente Néstor Kirchner.

"Siempre deploramos las políticas clientelísticas propias del PJ -dijo Montiveros-. Nosotros no repartimos alimentos. Donde sí se repartieron alimentos fue en el acto de Chiche Duhalde", oportunidad en la que brindó los detalles comentados al principio.

La esposa de Duhalde no respondió las llamadas de LA NACION para preguntarle sobre el tema. Tampoco lo hizo el concejal Martone.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?