Suscriptor digital

A 10 años de la hazaña de La Plata

(0)
16 de agosto de 2005  

En 1995 el sitial más alto del podio se tiñó de amarillo. Es el único equipo de la ciudad de las diagonales que conquistó un título en la máxima categoría. En una gran campaña construida con 15 victorias en 17 actuaciones, La Plata Rugby Club se adjudicó el último campeonato organizado por la UAR (al año siguiente se creó la Unión de Rugby de Buenos Aires), y aquel logro representa un hito para los Canarios. Por eso, anteayer, una década después de haber alcanzado el único título para el conjunto platense, los artífices de tal hazaña volvieron a vestir los colores de su club para rememorar esos días de gloria.

Los festejos comenzaron temprano y contaron con la participación de un sinfín de invitados. Ya en el almuerzo, presidentes y representantes de los clubes platenses –Los Tilos, San Luis, Universitario de La Plata y Albatros– entregaron placas conmemorativas acompañadas de un emotivo discurso. Cuando el ágape concluyó, el Puma Nicolás Fernández Miranda dictó una clínica junto con el asistente del seleccionado y director de coaching de la URBA, Mario Barandiaran –también colaboró con los campeones de 1995–, y el ex jugador Agustín Carrara.

Una vez terminada la labor con los chicos de las inferiores, las tribunas comenzaron a poblarse para el primer encuentro de la jornada. La formación que hace una década dio la vuelta olímpica enfrentó a la actual primera división. La respetuosa competencia duró 20 minutos y favoreció a la Generación 2005. Esteban Durante, Nicolás Ramos, Marcos Gomila, Dimas Suffern Quirno, Antonio Mazzoni, Benjamín Tomaghelli, Francisco Albarracín, Gonzalo Oviedo, Valentín Telleriarte, Horacio Nápoli, Fernando Piovano, Guido Rossi, Juan Dalla Salda, Fernando Guerrero y Gustavo Haidar enfrentaron inicialmente a los Héroes del 95.

Juan Della Salda se dio el gusto de jugar los últimos minutos en los ex campeones, y su lugar lo ocupó Sebastián Grange, que sintetizó la emoción: "Tengo 22 años y crecí viendo a estos jugadores. Es un orgullo poder compartir la cancha con ellos; es como un sueño hecho realidad".

Conducidos por Gonzalo Albarracín, la mayor parte del plantel campeón estuvo presente; sólo faltó el trío radicado en Europa: Germán Llanes, Sebastián Rondinelli y Leandro Porreca. Los quince titulares de la hazaña 95 fueron: Guillermo y Alejandro Angaut, Federico Alegre, Matías Zucceri, Cristian Mendy, Julián Manuele, Pablo García Munitis, Julio Brolese, Alberto Angaut, Esteban Meneses, Guillermo Pujol, Painé Calandra, Martín Oriozabala, Diego Marchán y José Ignacio Saulnier; a ellos se sumaron Federico Boffi, Federico Brea, Nicolás Caro, Agustín Carrara, Juan Pedro Chávez, Martín Festa, Marcial Gomila, Santiago Kraiselburd, Mauricio Pellicena, Federico Sica y Alberto Dacal.

Pero como veinte minutos de juego no fueron suficientes y la alegría de los festejos prometía continuar, el Plantel 95 se enfrentó, durante 40 minutos, con Invitación XV, integrado por destacadas figuras del rugby nacional; entre ellas, Eliseo Branca, Fernando Conti, Sebastián y Federico Flores, Santiago y Agustín Ezcurra, Gastón y Martín Tuculet, Patricio Fuselli, Marcos Ortiz de Rosas, Rodrigo De la Arena, Martín Lerga, Marcelo Valesani, Alejandro Mamblona, Mariano Bosch, Mario Botta, José Altube y Enrique Gallo.

"Muchos recuerdos, amigos, gente que vino a saludarnos para compartir ésto, que significa una alegría muy grande para nosotros. Si bien fueron partidos simbólicos, el objetivo fue compartir vivencias dentro del campo de juego. Estamos muy agradecidos, es un honor haber podido jugar", sintetizó el actual técnico de la división superior y ex medio-scrum campeón, Pablo García Munitis.

La alegría y el cansancio se reflejaba en los ex jugadores, pero el esfuerzo no representó un condicionante. La sensación más emocionante fue volver a vestir con los colores más queridos, para recrear la inolvidable conquista.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?