Vélez aplastó a Gimnasia: 6 a 0

El campeón del fútbol argentino se floreó en el Bosque LA FICHA DEL PARTIDO
(0)
20 de agosto de 2005  • 20:15

LA PLATA (DyN). - Vélez Sarsfield, el actual campeón del fútbol argentino, volvió con todo esta noche y con Lucas Castromán y Leandro Gracián en plenitud aplastó a Gimnasia y Esgrima La Plata por 6-0 en el estadio del bosque.

Gracián, Claudio Enría (dos veces cada uno), Marcelo Bravo y Leandro Somoza lograron los goles que le dieron forma a un resultado para la historia.

Volvió el campeón. El equipo de Miguel Angel Russo había arrancado en este torneo Apertura con dos derrotas ajustadas, pero en este adelanto de la tercera fecha recuperó un nivel como para entusiasmar a sus partidarios y reanudar la marcha en procura del bicampeonato.

El Lobo platense venía con los dientes afilados, como para continuar la gran levantada que impulsó Pedro Troglio cuando se hizo cargo del plantel en los tramos cruciales del torneo Clasura último, pero Vélez lo trituró.

En un mal momento. Esta caída de Gimnasia es de lo más inoportuna ya que su próximo compromiso por esta competencia será Estudiantes.

El partido. Vélez fue muy superior y se acomodó rápidamente en la cancha.

Ya en los primeros minutos Carlos Navarro Montoya vivió sobresaltos, como si se tratara de un anticipo de lo que le iba a deparar la jornada.

El primer gol lo consiguió Gracián, a los 17 minutos, al rematar desde fuera del área y ubicar la pelota arriba y a la derecha del Mono Navarro Montoya. La oportunidad surgió de un tiro libre que jugó sorpresivamente Sergio Sena.

Tras el 1-0 abajo a Gimnasia se lo notó partido en el medio y con muchos errores defensivos.

De todos modos, antes del segundo tanto de los visitantes, los del bosque casi igualaron en dos ocasiones. Una pelota jugada hacia atrás por Castromán rebotó en el travesaño y otro tiro del uruguayo Gonzalo Vargas también dio en el horizontal.

Pero a Vélez le salió todo óptimo y de una combinación realizada con velocidad y máxima precisión entre Castromán y Bravo el zurdo mediocampista amplió la ventaja valiéndose de un cabezazo.

De contraataque, Sena fue el gestor y Somoza se ocupo de definir fuerte y arriba, junto al palo derecho. Así el capítulo inicial terminó 3-0.

El segundo tiempo. La tendencia fue irreversible desde los 14 segundos de la etapa decisiva, ya que Enría convirtió el primero de sus goles en el partido ante sus ex compañeros. Lucas Licht había salvado sobre la línea, pero el ahora delantero de Vélez apareció para completar la maniobra con un cabezazo.

A partir de entonces sólo faltó saber cuántos goles iba a marcar Vélez, el campeón que pasó por el bosque y dejó para el recuerdo una exhibición de fútbol inteligente, estético y contundente.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?