Suscriptor digital

"Mi vocación es contar historias"

Completa su labor de actor en teatro y televisión con la de productor y escritor
(0)
21 de agosto de 2005  

Sebastián Pajoni es Julián, en "1/2 falta". Pero también es el responsable de "Muñekotes", una obra infantil protagonizada por Josefina Lamarre (en el teatro Belisario) que además tiene su formato televisivo y es finalista del Prix Jeunesse Iberoamericano. Y, por si fuera poco, Pajoni será protagonista de una nueva versión teatral de "Los mosqueteros" y quiere ser autor de obras para adultos. Difícil encasillarlo en un solo lugar.

Y está bien, porque a los 32 años, Pajoni se mueve de un lado a otro sin recalar definitivamente en un solo puerto: de las grabaciones de la tira que produce Pol-ka, a Kaktoo, la pequeña productora que fundó en 2002 y que fue la encargada de llevar al aire y al teatro "Jardín azul", de realizar los micros de Los Prepu para "Sorpresa y media", y de algunas obras de teatro y discos.

-¿Qué te llevó a esta diversificación, a hacer teatro para chicos y a actuar en TV para adultos?

-La vida. Mi vocación es la de actor. Ahora puedo decir que también mi vocación es contar historias. Pero lo manifesté desde los 15 años, cuando entré a la escuela provincial de teatro, de Junín, donde hice "Hamlet". Después, a los 18, me vine a Buenos Aires y empecé a trabajar enseguida en el Luna Park, donde hice "Drácula" y "El jorobado de Notre Dame", de Pepe Cibrián.

Actividad múltiple

Casi al mismo tiempo, con el dinero que ahorró de sus primeros trabajos, un inquieto Pajoni se puso a escribir "Bibliotecando", una obra para incentivar la lectura en los más pequeños. "Hice una compañía independiente y les vendíamos la obra a colegios. La propia necesidad hizo que empezara a escribir mis propios espectáculos y a producirlos", cuenta ahora, en medio de un descanso entre una y otra actividad.

Pero en el camino hizo muchas cosas más. Fue productor de Nicolás Repetto, en Telefé, y de "Viva la diferencia", en América; fue dialoguista de muchos programas, estudiante de la licenciatura en artes y ciencias del teatro de la Kennedy, y actor, por supuesto. Del tano de "Son amores", al recordado Lupe de "Resistiré"; de "Locas de amor", al galancito de "Jesús, el heredero". Y de allí a su presente en "1/2 falta", la tira de Pol-ka que se emite a las 18 por Canal 13.

-¿Alguna vez mezclaste las dos tareas, la de actor y productor?

-Una sola vez, en "Bibliotecando". La obra era mía, y además la dirigí y la actué. Y fue la última vez que lo hice. Decidí no mezclar. Me hizo ruido actuar donde cumplía otras funciones. Ahora actúo sólo donde me llaman para actuar y otros tienen la responsabilidad de lo demás. No lo mezclo por una cuestión de estrés. No la pasé bien. Y la gracia, en todo esto, es pasarlo bien.

Ahora lo pasa bien. Los fines de semana, como un simple espectador, va al teatro Belisario a disfrutar de las reacciones de los más chiquitos ante la propuesta de "Muñekotes". Y, a decir verdad, no parece una persona agotada, con doble o triple ocupación. Más bien, todo lo contrario. "Yo quiero trabajar porque es lo que me gusta y lo que necesito. A veces tengo la sensación de que soy un trapo de piso que, de tanto escurrirlo, se secó. Pero entonces, hago otra cosa, como entrenar teatro físico. Y así, vuelvo a mojar el trapo".

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?