Suscriptor digital

La huelga fue el camino elegido por los jugadores

La medida comenzará pasado mañana, pero hoy habrá en el Ministerio de Trabajo una reunión conciliatoria.
(0)
23 de julio de 1997  

Los jugadores se pusieron en pie de guerra y resolvieron parar el fútbol argentino, en todas sus divisiones, a partir de pasado mañana. La tirante situación de los seis jugadores de Deportivo Español por quienes se reclama la libertad de acción alcanzó anoche el pico de mayor tensión. En la sede de Futbolistas Argentinos Agremiados (FAA) los capitanes y subcapitanes de los clubes de primera división resolvieron adoptar la más enérgica medida de fuerza.

Pasadas las 19.15, los integrantes de Agremiados hicieron público un comunicado que, en sus párrafos más salientes, explicaba las razones de su posición: "...luego de un intercambio de ideas acerca de la situación de sus colegas futbolistas Campagnuolo, Castillo, Potenzoni, Guede, Fuentes y Pontiroli, vista la actitud ilegal del club Deportivo Español y dilatoria de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA), en salvaguardia de los derechos que, como trabajadores, reconocen a los futbolistas profesionales la Constitución Nacional, la Ley N° 20.160 y el Convenio Colectivo de Trabajo y la legislación laboral, se resuelve por unanimidad no presentarse a disputar los partidos programados y/o autorizados por la AFA hasta que se haga efectiva la libertad de contratación resuelta por la misma AFA el 15 de julio de 1997".

Apenas conocida ésta terminante resolución, Julio Grondona, el presidente de la AFA, que se encontraba en la sede de esa entidad, cursó al Ministerio de Trabajo un pedido de conciliación de partes que de inmediato, vía fax, recibió una respuesta afirmativa y la convocatoria para hoy, a las 14, en las dependencias ubicadas en Callao al 100. Esta nueva instancia abre entonces una renovada posibilidad de diálogo y suma un interrogante sobre la concreción o no de la anunciada huelga.

Racing y Libertadores

Rápidamente vale aclarar que esta medida -como comenzaría pasado mañana- no afecta la participación de Racing en la Copa Libertadores, ya que debe jugar esta noche por el partido de ida de las semifinales frente a Sporting Cristal, de Perú. Eduardo Deluca, secretario de la Confederación Sudamericana, explicó que si el club de Avellaneda no se presentaba iba a perder los puntos.

La reacción de los jugadores surgió solidaria y como consecuencia del litigio que mantienen los mencionados seis futbolistas con Deportivo Español. Mientras los primeros insisten con su libertad de acción desde el 30 de junio último por no haber quedado establecida la prórroga de sus contratos, la entidad del Bajo Flores dice lo contrario, basándose sobre un veredicto del juez Juan Garibotto que estableció que los jugadores deben seguir ligados al club, amparándose en la convocatoria de acreedores que pesa sobre Español desde mayo de 1996 y que lo inhibe para comprar o vender jugadores.

Presentes y ausentes

Los jugadores que estuvieron presentes en Agremiados comenzaron a llegar desde las 17 y algunos de los nombres que no faltaron fueron los de Gustavo Siviero, Jorge Cordon, Humberto Váttimos, Guillermo Barros Schelotto,Hernán Claut, José Barrella, Mauricio Pellegrino, Néstor Gorosito, Oscar Passet, Oscar Ruggeri, Esteban González, Juan Azconzábal, Manuel Aguilar, Mario Marcelo, Martín Palermo, Eduardo Berizzo, Fernando Quiroz, Claudio Arzeno, Jorge Burruchaga, Alfredo Cascini y Pedro Barrios.

¿Particularidades de la convocatoria? Salvo Barrella como representante de Rosario Central, los clubes del interior como Newell´s, Colón, Huracán Corrientes y Gimnasia y Esgrima, de Jujuy, no tuvieron delegados. ¿Algo más? Tampoco hubo nadie de Banfield, ni de Boca -el plantel llegó de México ayer por la mañana-, ni justamente tampoco de Deportivo Español, porque los jugadores de la entidad explicaron que quieren evitar roces con su empleador. Aunque habían adelantado que estaban dispuestos a acatar lo que resolviese Agremiados.

"No me va ni me viene"

Ríos Seoane: el ex titular de Español ratificó que defenderá su posición hasta las últimas consecuencias.

Francisco Ríos Seoane, ex presidente del Deportivo Español,visiblemente molesto por la situación conflictiva que atraviesa el club con algunos de sus jugadores, manifestó, sin anestesia, lo que piensa de la actitud de Futbolistas Argentinos Agremiados (FAA).

"Lo que determine Agremiados no me va ni me viene, porque no defienden la verdad de los hechos", dijo Ríos Seoane.

Las autoridades de la institución del Bajo Flores subrayaron que la documentación de los contratos de los jugadores fue fraguada y denunciaron la falsificación de la firma del presidente.

Por esto, los abogados de Ríos Seoane se reunieron con el juez Luis Garibotto, que con su veredicto imposibilitó que los jugadores Campagnuolo, Pontiroli, Sergio Castillo, Fuentes, Potenzoni y Guede quedaran en libertad de acción.

A pesar de que FAA y la Asociación del Fútbol Argentino están de acuerdo en aplicar el convenio colectivo de trabajo, la decisión tomada por el ex titular de Español, en no ceder ante ninguna presión y respetar la postura del magistrado, parece inquebrantable.

"Voy a continuar este litigio hasta la últimas consecuencias. No aceptaré de ninguna manera que el club pierda parte de su patrimonio. Los jugadores pertenecen a la institución. Uno de ellos lo entendió y se entrenará manaña (por hoy) con el resto del plantel. Los demás, deben dejar de considerarse unos dioses y regresar al club", sentenció Ríos Seoane.

Opiniones unánimes

Los jugadores coincidieron en la necesidad de parar para que se respeten sus derechos.

Futbolistas Argentinos Agremiados decidió que sus afiliados no jugarán los torneos de la AFA a partir del fin de semana y todos los representantes que asistieron a la reunión que se realizó en Independencia 532 estuvieron de acuerdo con la postura.

A medida que fueron llegando, entre las 17.15 y las 18, la actitud de todos los delegados de los clubes argentinos fue la misma: "Vamos a apoyar la medida que tomen en Agremiados, porque esto nos perjudica a todos. El jugador jamás puede revelarse contra los dirigentes, así que algo hay que hacer", repitieron. Y la resolución, una hora y media después, fue previsible: habrá huelga hasta que los seis jugadores de Español queden en libertad de acción.

"Si no hay cambio de postura antes del viernes, habrá paro. Esta es una medida que debíamos tomar para que no se avasalle el trabajo de los jugadores. Si quedaron libres, son libres: no hay vuelta que darle", explicó Fernando Quiroz, de Racing.

Eduardo Berizzo también se solidarizó con los jugadores de Español. "Estamos con nuestros compañeros apoyando la libertad de acción hasta las últimas consecuencias. Acá no hay negociación posible ni alternativa. Son libres, y se tiene que acatar esta determinación", señaló el defensor de River.

Entre decenas de micrófonos y grabadores, también se pudo escuchar la palabra de Oscar Ruggeri, de San Lorenzo. "Tomamos la decisión de parar porque queremos que se respete lo que se firmó en su oportunidad. Tuvimos que tomar esta medida porque los jugadores estamos solos. Si no hacemos esto van a perjudicarse todos. Los contratos tienen que ser respetados. Siempre la justicia va a actuar en nuestra contra. Ya ocurrió otras veces", reconoció.

"La cuestión es muy simple. Cuando los jugadores sean libres, automáticamente vamos a prestar servicios otra vez. La responsabilidad es de Español y de la AFA. Seguramente el Ministerio de Trabajo intervendrá, pero lo nuestro es muy claro: solamente queremos que se respete el convenio", finalizó Ruggeri, entre el acoso periodístico y el insistente pedido de autógrafos de los niños que pasaban por el lugar, ajenos al conflicto.

Martín Palermo, de Estudiantes, destacó la unidad del gremio. "Lo importante es que estamos todos juntos en un momento difícil del fútbol argentino. Esto es definitivo: si la situación no cambia, la huelga es un hecho", dijo el delantero.

"Lo que se resolvió es la intención de que los jugadores queden libres porque sus contratos vencieron el 30 de junio último. La huelga se prolongará hasta que ellos queden en libertad", agregó.

Todos coincidieron. En la necesidad del paro y en la convicción de que Campagnuolo, Fuentes, Pontiroli, Castillo, Pontenzoni y Guede sean declarados jugadores libres. El discurso, entonces, era similar.

También se escuchó la palabra de Agremiados, en la voz de Juan Carlos Suñé, el asesor letrado de la entidad. "La decisión se toma contra la actitud ilegal y arbitraria de Deportivo Español, que consiguió una resolución que avanza sobre los contratos de trabajo, y contra la postura cómplice de la AFA, que resolvió la libertad, pero demoró 24 horas para hacerla efectiva, con lo que convalidó la postura avasallante del club", informó.

Suñé no dudó en la determinación de la entidad. "La resolución del juez que declaró ineficaces los contratos por escritura incompleta es a todas luces violatoria al derecho de defensa contemplado en la Constitución Nacional, en los convenios colectivos de trabajo y en los reglamentos de la AFA. Para nosotros los contratos están bien hechos porque tienen todos los requisitos que deben cumplir", finalizó.

La determinación se había tomado. Si nada cambia en las próximas horas, no habrá fútbol a partir del viernes.

Grondona, calmo: "No hay problema"

Cuando el presidente de la AFA, Julio Grondona, se retiró del edificio de la calle Viamonte, poco después de conocerse la determinación de Futbolistas Argentinos Agremiados de realizar la huelga, sólo contestó con unas escuetas frases al requerimiento del periodismo.

"Por ahora no puedo dar ninguna apreciación, dado que mañana tenemos una reunión de conciliación obligatoria", expresó Grondona, que agregó, poniendo paños fríos a la cuestión, a su mejor estilo:"No hay ningún problema. Todo pasa". Allí concluyeron sus declaraciones y se marchó rumbo a una cena que tenía prevista con Joao Havelange, que visita la ciudad como miembro del Comité Olímpico Internacional.

Zanola, en contra. Otro de los dirigentes presentes en la AFA, Juan José Zanola -titular de Huracán-, se mostró en desacuerdo con la decisión de los futbolistas:"Es una situación que hay que tratar con la mayor racionalidad. En esta circunstancia, los más perjudicados son los clubes", consideró. Una opinión que no dejó de sorprender a más de uno, ya que, como es sabido, Zanola es el secretario general de los bancarios.

Apoyo de la CGT. En declaraciones radiales, Saúl Ubaldini, secretario del Interior de la CGT, expresó el apoyo de la central obrera a la determinación de FAA.

"El tema de los jugadores de Español es sólo una válvula de escape de un problema mucho mayor que existe en el fútbol. El jugador es una persona con dignidad, y no debe ser tratada como una mercancía. La CGT apoya esta medida, que es un ejemplo para todo el sindicalismo. Cuando se lesionan los derechos de un trabajador, la reacción debe ser pronta y solidaria, como en este caso", señaló Ubaldini.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?