Suscriptor digital

Oficinas de vanguardia

En Ezeiza, el estudio Baudizzone- Lestard y Asoc. proyectó para Aerolíneas Argentinas un edificio con fachadas metálicas y patios arbolados, cuya forma alude al despegue de los aviones
(0)
31 de agosto de 2005  

El proyecto de la Ciudad Aerolíneas Argentinas, proyectado por el estudio Baudizzone-Lestard y Asociados, impacta tanto por sus dimensiones (25.000 m2) e inversión (25 millones de dólares) como por su diseño, porque apunta a ser una importante referencia urbanística y arquitectónica a sólo 10 kilómetros del aeropuerto de Ezeiza, en la Autopista Riccheri y Camino de Cintura. Comenzó el movimiento de suelo para construir antes de fin de año, y cuando se termine, en 2007, se centralizarán todas las actividades de la empresa en dos edificios, uno administrativo y otro con una escuela de capacitación con simuladores de vuelo, única en el país.

Para el estudio Baudizzone-Lestard y Asociados Arquitectos (ganadores del concurso privado entre siete estudios nacionales de primer nivel, con la colaboración de los arquitectos Sebastián Adamo y Marcelo Faiden), las claves del proyecto son: terreno + programa + significado.

Esos factores, funcionales a las necesidades de Aerolíneas Argentinas, deben articularse con la identidad corporativa de su nueva etapa, el crecimiento simbolizado como despegue. En principio, la elección de un terreno descampado de 70.000 m2 (100 m de frente por 700 de fondo), con frente sobre la autopista y con fondo sobre el río Matanza) es primordial para diferenciarse de las oficinas corporativas de la trama urbana.

"Las ciudades son un conjunto de edificios unidos y cohesionados, pero con necesidades particulares. Antes se creaban alrededor de una plaza -fundamenta el arquitecto Miguel Baudizzone-, pero las contemporáneas se levantan junto a una autopista, con vínculos más complejos e interactivos." Y agrega detalles: "En Buenos Aires, los edificios pierden identidad, tienen crecimiento limitado, acceso comprometido, y siempre se terminan construyendo como prismas verticales. En cambio, la Ciudad Aerolíneas será única, reconocible, construible por etapas, específica (a medida) y al estar en un área semirrural. tendrá fuerte inserción en el paisaje. Las ciudades actuales miran el cielo, los aviones, los pájaros y disfrutan de la naturaleza en un ambiente controlado y eficiente".

Aspectos formales

En principio, la situación urbanística del proyecto permitirá que el edificio sea único en su tipo en la zona, reconocible desde un auto que pasa por la autopista adyacente o desde el aire. El edificio llamará la atención por su tamaño y diseño, al estar compuesto por dos volúmenes diferenciados de más de 20 metros de altura, construidos sobre un basamento de hormigón armado que servirá de vinculación entre uno y otro a través de la planta baja, pero que al mismo tiempo permitirá el funcionamiento aislado.

El primer volumen, con frente sobre la autopista, tendrá características imponentes, con forma de prisma cuneiforme, con la fachada inclinada hacia adelante. De perfil parecerá despegarse del suelo, concepto similar al logotipo de la compañía.

"Para nosotros, la identidad corporativa no se produce porque el edificio tenga escrito el nombre ni una forma analógica con la actividad de la empresa, sino porque sus aspectos formales significan lo mismo que el logotipo", explica el arquitecto Jorge Lestard.

En el acceso exterior, cuando se esté por entrar en el edificio, esa fuerte presencia edilicia se verificará al tener la sensación de estar bajo una gran marquesina. Las fachadas refuerzan el concepto, con una doble piel de vidrio rodeada por una malla metálica que, además de proteger el edificio, recrea un interesante juego de luces y sombras, que lo hará muy visible a toda hora. El segundo volumen tendrá un aspecto más convencional, forma cúbica y amplias luces para la instalación del equipamiento de capacitación del personal.

Calidad de vida

Como la empresa requiere calidad de vida, debe estar asegurado el contacto con la naturaleza, con terreno y playas de estacionamiento forestadas. También el paisaje interno será vital mediante la inserción de patios que crearán espacios verdes dentro del edificio, lo que permitirá disfrutar de luz natural permanente. La separación entre interior y exterior se reforzará con la malla metálica, que servirá de protección solar y creará un microclima especial. La calidad de vida se buscará también en cinco pisos, con losas muy extensas y homogéneas en calidades espaciales (alturas de más de 3,5 metros) y servicios: áreas administrativas y sociales, como guardería, auditorio, consultorios, comedor y sectores de esparcimiento del personal. El segundo edificio tendrá la escuela de capacitación (recuadro).

"La flexibilidad es fundamental -destacan Lestard y Baudizzone-, porque nadie sabe qué pasará con las oficinas dentro de 15 años y hay que prever un crecimiento por etapas." Para dar más fuerza a la idea adelantan una primicia: "Lo que parecía concebido a largo plazo será una realidad; en lugar de dos simuladores habrá cinco, y se agregará también un depósito de 5000 metros cuadrados."

Estructura y efectos especiales

En la escuela de capacitación del personal habrá simuladores de vuelo (únicos en el país), que reproducen a escala real una cabina de mando de un avión (el frente vidriado de la cabina se reemplaza por una pantalla curva que recibe una proyección de l80º) en la que se entrenan los pilotos sometidos a diferentes situaciones de vuelo. Para completar esa sensación se reproducen vibraciones suaves o bruscas e inclinaciones. Pero también azafatas y comisarios de a bordo ensayarán en los mock up el servicio cotidiano y las situaciones de emergencia, como ensayar la caída en toboganes; entrenarse en el manejo de las balsas dentro de una pileta y la colocación de máscaras de oxígeno.

Informática aplicada

A partir de la utilización de la informática se puede poner los elementos estructurales de sostén en función de sus cargas. "La tipología estructural elegida -describe el ingeniero Alberto Fainstein (que junto con los ingenieros Luis Grinner y Carlos Grimberg asesoraron en el anteproyecto)- es de hormigón armado y consiste en losas planas sin vigas, que descargan el perímetro en pequeñas columnas, separadas 2,50 m entre sí, que integran a la carpintería. En el sector central se apoyan los núcleos de circulación y seis columnas que se colocan para optimizar el comportamiento estructural y la flexibilidad de uso. Los simuladores y los mock up se cubrirán con estructuras metálicas de grandes luces de tipo industrial, con aislaciones."

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?