Suscriptor digital

Un nuevo invento argentino: la blogonovela

El argentino Hernán Casciari es responsable de un nuevo género literario producto de la escritura digital; ya llegó al libro y la televisión
(0)
2 de septiembre de 2005  • 02:18

En un comienzo fue el dulce de leche. Luego le siguieron el tango, el colectivo y la birome. Pero para no seguir viviendo de glorias pasadas, ahora el ego argentino ya cuenta en su haber con una invención propia del Siglo XXI: la blogonovela. Se trata de un género de ficción que utiliza al weblog como soporte narrativo. Lo interesante es que su influencia no alcanza sólo a Internet sino que ya ha llegado al mundo de los libros y de la televisión.

El padre la criatura es Hernán Casciari, quien nació hace 34 años en Mercedes, provincia de Buenos Aires. Actualmente vive en Barcelona, pero, a diferencia de muchos argentinos, no fueron económicas las razones de su partida, sino del corazón: se fue tras los pasos de una catalana. Atrás quedaron cinco materias que todavía debe del secundario y estudios inconclusos de periodismo en el Círculo de Prensa de Capital Federal.

En septiembre de 2003 lanzó Weblog de una mujer gorda , la obra que dio el puntapié al género y que lo hizo conocido, en la que se narran, desde el punto de vista de la madre, las aventuras de la familia Bertotti. En quince días será publicada en España, en formato de libro, por la editorial Plaza & Janes (del grupo Mondadori) bajo el nombre de "Más respeto que soy tu madre".

El diario de Letizia Ortiz , otra blogonovela de su creación, comenzó a publicarse en 2004, seguida, a partir de este año, por Juan Dámaso, vidente . Ambas han tenido mucha repercusión en el ciberespacio y es probable, tal como asegura su casa editora, que Cascieri sea "el narrador hispano más leído en Internet".

Un fenómeno que fue creciendo de boca en boca o, mejor, de monitor en monitor y que lo llevó a ser también responsable de Klikowsky. El día a día de un argentino en Euskadi , el primer experimento que relaciona weblog y televisión.

¿De qué hablamos cuando hablamos de blogonovela?

Según Casciari, se trata de una historia escrita en capítulos inversos (como en cualquier weblog, el orden es de cronología inversa: lo último escrito es lo que primero aparece en pantalla), atomizados (la obra puede empezar a leerse desde cualquier punto), narrados en primera persona y con una trama que ocurre en tiempo real. Esta característica de "novela por entregas" tiene raíces en los folletines que los periódicos comenzaron a publicar en el Siglo XIX

También es importante destacar el papel de los usuarios. No sólo dejan comentarios al protagonista o a otros lectores sino que también pueden ser invitados a participar en la trama. Por ejemplo, cuenta el autor, "en la primera temporada de ´Mujer Gorda´ la protagonista debió decidir entre seguir con su marido o caer en la tentación de un amante uruguayo. En ese caso hubo una encuesta, en la que participaron seis mil quinientos lectores. Ganó la fidelidad".

Por supuesto, el papel del escritor también aparece redefinido. No sólo se debe ocupar de contar una historia en tiempo real, sino que también debe manejar elementos de diseño, de programación y de marketing. Casciari le encontró un nombre: "escritor orquesta".

Entre los beneficios para los que se adentren en el género están su facilidad de publicación, su economía y el potencial alcance del medio.

El weblog llega a la televisión (y viceversa)

Pero la historia no acaba en la blogonovela. Casciari también es gestor del primer encuentro entre la televisión y el weblog. El escritor argentino fue convocado por la productora de televisión Globomedia (una suerte de Polka española) para que realizara un weblog que funcionara en sincronía con el programa Mi Querido Kilkowsky .

La tira, que se emite desde el lunes pasado por la cadena ETB, tiene otra particularidad: la trama gira alrededor de un argentino. Saúl es un porteño de 28 años, hincha de Boca, judío e ingeniero, que en Londres se enamora de Arrate Guerricaetxebarria, a la que sigue hasta Eibar, un pueblito de la Euskadi profunda. El choque de la cultura vasca y argentina es el motor que dispara la acción.

Casciari cuenta cómo funciona la relación entre weblog y televisión: "El espectador español puede ver la serie una vez. Sin embargo, puede involucrarse diariamente dentro de la vida del protagonista, desde la página web. Allí la acción ocurre permanentemente. Y se da una posibilidad interesantísima: que los espectadores puedan hablar, mano a mano, con el personaje de ficción. Esto genera la ilusión de una realidad permanente".



Más detalles : Entrevista a Hernán Casciari





Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?