Trasladaron el DDT a una empresa en Bouwer

Es apta para residuos tóxicos
(0)
6 de septiembre de 2005  

CORDOBA.- Los controvertidos plaguicidas del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) que estaban en un predio de la localidad de Bouwer y que provocaron encendidas protestas por parte de los vecinos de esa comuna, que temían por su salud, fueron trasladados al predio de una empresa autorizada para la guarda de residuos tóxicos ubicada a apenas ocho kilómetros del predio original.

Tres días antes de que venciera el plazo otorgado por la Justicia para que el Senasa retirara los plaguicidas de Bouwer, las 12 toneladas de productos -con un alto componente de DDT- fueron llevadas al predio de la empresa Taym ubicado cerca de aquella comuna.

La decisión fue autorizada por el juez federal Alejandro Sánchez Freytes, que había intimado al Senasa para que el 7 del actual se llevara los residuos del predio de enterramiento de basura que la empresa Cliba tiene en Bouwer a un lugar apto para la guarda o un tratamiento definitivo.

"Taym es una planta autorizada para la guarda provisoria de estos residuos, de modo que pueden permanecer allí durante tres o cuatro meses hasta que se decida la modalidad de su tratamiento final", explicó Sánchez Freytes a LA NACION.

"La forma de tratamiento final, a su vez, dependerá de nuevos análisis que realizaremos en los próximos días y que determinarán si es necesario incinerarlos, lo que implicaría un gasto enorme para el Estado, o si pueden ser sometidos a un proceso químico menos costoso", agregó el magistrado.

Opción descartada

En un principio, el Senasa analizaba enviar el cargamento a una planta de incineración ubicada en Europa, pero ahora esa idea estaría descartada, precisamente por el gasto que significaría al erario. Según Sánchez Freytes, el traslado a Bélgica o a Francia para la incineración implicaría desembolsar unos 400.000 dólares.

Los plaguicidas fueron llevados a Bouwer -a 15 km de esta capital- el 16 de julio último, cuando se decidió sacarlos de un depósito del Senasa ubicado en el barrio Alta Córdoba de esta ciudad, donde permanecieron durante 30 años en pésimas condiciones de almacenamiento.

Pero el predio de Bouwer tampoco era considerado apto, y por esa razón los vecinos cortaron rutas para que los tóxicos fueran retirados del lugar.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios