Suscriptor digital

Para la familia Oltra no fue un atentado

Contradijo a Zulema Yoma e inició una demanda por daños y perjuicios.
(0)
28 de julio de 1997  

La caída del helicóptero en el que perdieron la vida Carlos Menem (h.) y el corredor de turismo carretera Silvio Oltra se debió -para la familia de este último - "a un accidente causado por la imprudencia".

Así lo indicaron a La Nación abogados de Elena Fortabat, la primera esposa del desaparecido deportista y madre de Carolina, su hija de 12 años.

Con esa afirmación, la defensa de Oltra entró en abierta contradicción con los dichos de la ex primera dama Zulema Yoma, para quien la muerte de Menem (h.) se debió "a un atentado".

Arturo Golstraj, uno de los abogados, indicó: "Nosotros no estamos para nada de acuerdo con la teoría del atentado. Seguimos pensando que esta tragedia es producto de la negligencia".

Tanto Menem (h.) como Oltra murieron el 15 de marzo de 1995. Pero desde un primer momento la familia del corredor optó por el bajo perfil y no hizo mayores consideraciones públicas sobre el caso.

Ahora, no sólo su defensa contradijo la tesis de la señora Yoma sino que, además, la hija del corredor inició una demanda civil por daños y perjuicios contra el presidente Carlos Menem, la ex primera dama y la empresa Bell, fabricante del helicóptero que se precipitó a tierra.

La demanda fue presentada por el abogado Gustavo Gettar, representante de la hija de Oltra, y fue acogida por el juez Gerardo Santiago.

"Nosotros sostenemos que fue un homicidio culposo, por lo que reclamamos una indemnización", dijo el patrocinante de la pequeña Carolina.

"Entendemos que está afectada la familia del Presidente, pero también existe la familia de Silvio Oltra y la personalidad de una chiquita que está muy afectada por el tema", indicó Gettar.

En tanto, la señora Yoma se trasladó durante el fin de semana a San Pedro para entrevistarse con dos policías que le brindaron datos sobre la muerte de su hijo.

Antes de iniciar una semana de descanso, el juez que lleva la causa en San Nicolás, Carlos Villafuerte Ruzo, objetó la actitud de Yoma de llevar adelante una suerte de "investigación paralela".

Para familiares de Oltra, no fue un atentado

Sus abogados contradijeron la posición de Zulema Yoma e iniciaron juicio.

La familia de Silvio Oltra cree que la muerte del corredor se debió a un accidente causado por la imprudencia. El deportista perdió la vida junto a Carlos Menem (h.) cuando cayó el helicóptero en el que viajaban el 15 de marzo de 1995.

En franca contradicción con la hipótesis de la ex primera dama Zulema Yoma, uno de los abogados de Elena Fortabat -la primera esposa de Oltra- consideró que durante la investigación se cometieron irregularidades porque una de las víctimas fue el hijo del Presidente y cree que hay testimonios en el sumario que buscan desviar la pesquisa.

Sostuvo que la familia Oltra merece la misma respuesta que los parientes del primer mandatario y aclaró que, aunque existe el mismo deseo de llegar a la verdad, a los muertos hay que enterrarlos de una buena vez.

El dato sobre la posición de los Oltra se conoció en momentos en que peritos aeronáuticos insisten en señalar como una "imprudencia" el hecho de que la máquina que conducía el fallecido hijo del Presidente volara a tan baja altura.

Negligencia

En esa posición, la hija que el automovilista tuvo con la modelo, Carolina, de 12 años, se presentó en la causa representada por su madre e invocó su carácter de víctima para tener acceso al sumario de lo que consideran se trató un homicidio culposo.

"No estamos para nada de acuerdo con la teoría de un atentado. Nosotros seguimos pensando que esto sigue siendo producto de la negligencia", dijo en diálogo con La Nación, Arturo Goldstraj, abogado de Fortabat.

-¿Por qué afirma eso?

-Los testimonios de las personas que llegaron primero hasta los cadáveres no hablan de una tercera persona. Nos parece muy raro que a dos años del hecho surjan estas cosas raras en la causa.

-¿A qué se refiere?

-A la presentación de testigos espontáneos, que con sus dichos, más que aclarar el panorama dificultan la investigación.

Además, en un país donde hay tan poca conciencia de la obligación de presentarse a declarar en un juicio, es muy extraño que aparezcan tantas personas deseosas de prestar testimonio sin que los llamen. Hay declaraciones de distintos testigos que son copias textuales.

-Pero el preinforme de los peritos de Gendarmería habla de la presencia de orificios y partículas metálicas compatibles con la composición de las balas.

-Esto también es discutible, porque sólo hay un 30% de las piezas del helicóptero. No puede ser que el resto de la máquina haya desaparecido o que se haya vendido como chatarra. Y lo que se recuperó estuvo sin custodia en un galpón. Cualquiera pudo manipular cualquier cosa. Es muy difícil llegar a determinar después de dos años si alguien le pegó un balazo.

-Pero las evidencias físicas son indiscutibles...

-Mire, se supone que antes del vuelo no recibió los disparos. Los que llegaron al momento de la caída no advirtieron nada, ni los días subsiguientes. Además es muy difícil pegarle a un blanco móvil a velocidad.

Los helicópteros no se derriban de un balazo, pueden, a lo sumo, perder altura. Y, si como especula la señora Yoma, se trató del ataque de una organización mafiosa, lo haría en forma evidente, con un misil.

-¿Qué otros elementos tiene para descartar la hipótesis de un atentado?

-El viaje de Silvio Oltra y Carlitos Menem en helicóptero no estaba planeado, fue decidido a último momento, por lo que no pudo haberse planificado un ataque con anticipación. En la causa declara uno de los colaboradores de Oltra que dice que, hasta la noche anterior, el corredor no sabía cómo iba a llegar a la carrera que debía correr en Rosario.

-¿Qué cree que sucedió?

-El 70% de los accidentes de helicóptero ocurren en los últimos 30 metros de altura y la máquina estaba volando muy bajo. Lo que sucede, según me dijeron expertos en el tema, es que el placer del piloto es volar bajo, lo que le produce cierto vértigo y ahí se producen las desgracias.

-¿Qué opinión tiene de cómo se condujo la investigación?

-Esta causa es un símbolo de cómo se manejan los asuntos en los que un poder está próximo. Se manejó desde un principio con criterios excepcionales. Es una muestra de la negligencia con la que se trabaja, de la pereza judicial que dominó el inicio de la investigación. Tuvieron que pasar dos años para hacer las autopsias a los cadáveres. Los médicos suspendieron los exámenes a Carlos Menem porque se trataba del hijo del Presidente y también de quien lo acompañaba.

No es válida la excusa de que la causa de la muerte era obvia. Se dejaron agujeros negros que ponen la causa en la inseguridad absoluta. Me parece que es un tema que va a quedar en la eterna nebulosa.

-¿Que opinión le merece la actitud de Zulema Yoma en la causa?

-Es una mujer que ha sufrido muchas injusticias consentidas por todo el mundo, como cuando lo sacaron de la Quinta de Olivos por la fuerza. Detrás de esto, está el punto de conflicto entre ella y su esposo. La famila Oltra está en el medio y no deja de merecer la misma respuesta que la familia del Presidente. Carolina merece una respuesta cuando le pregunta a su madre qué le pasó a su papá.

-¿Qué piensa la familia de todo esto?

-Quieren llegar a la verdad, pero a los muertos hay que enterrarlos de una buena vez y punto.

Demanda

En forma paralela a la causa penal en la que se investigan las circunstancias en las que murió Carlos Menem (h) y Silvio Oltra, la hija del corredor de TC 2000, Carolina Fortabat de 12 años, inició una demanda civil por daños y perjuicios contra el presidente Carlos Menem, su esposa Zulema Yoma, y la empresa propietaria del helicóptero Hell Air, que pertenecería a Emir Yoma.

El abogado Gustavo Gettar, quien representa a la hija de Oltra explicó a La Nación que presentaron la demanda para evitar la prescripción de la acción, pues "los juicios civiles por accidentes aéreos prescriben a los dos años".

El juez civil porteño, Gerardo Santiago, hizo lugar a la demanda y solicitó al juez federal de San Nicolás, Carlos Villafuerte, datos para incorporar a la causa.

"Nostros sostenemos que se trató de un homicidio culposo, por lo que reclamamos una indemnización, aún no estimada", dijo.

"La demanda es contra la sucesión de Carlos Menem (h), sus padres, la empresa de helicópteros o cualquiera que fuese responsable de la muerte de Oltra", explicó el abogado, y pidió prudencia por las consecuencias que tiene para Carolina la forma en que se trata la información de la causa.

"Entendemos que está afectada la familia del Presidente, pero también existe la familia de Silvio Oltra y la personalidad de una chiquita que está muy afectada por el tema", indicó el abogado.

El letrado sostuvo que están accediendo a la causa penal para completar oportunamente la demanda civil y "enderezar eventualmente la petición a quienes aparezcan como responsables".

Zulema recibió nuevos datos

Pese al comienzo de la licencia por feria del juez federal de San Nicolás, Carlos Villafuerte Ruzo, Zulema Yoma no está dispuesta a aceptar que la investigación de las muertes de Carlos Menem (h.) y Silvio Oltra se detenga.

Como muestra de ello, se entrevistó en San Pedro con dos policías que le brindaron datos vinculados con la presencia de una supuesta tercera persona en el helicóptero en el que su hijo perdiera la vida.

En ese encuentro, los oficiales Marcelo Serrano y Ricardo Caramun le dijeron a la señora Yoma que, minutos después de la caída de la máquina, advirtieron la presencia de "un vehículo negro y una camioneta con vidrios polarizados", cuyos ocupantes habrían retirado "el cuerpo del tercer ocupante" de la aeronave.

Caramun reveló, además, que una persona encontró, cerca del lugar de la tragedia, vainas de proyectiles calibre 7.62. y que, días después de haberlas entregado en la comisaría, los policías recibieron la advertencia de "no meterse más en el tema".

Investigación paralela

Aunque la causa quedó momentáneamente en manos del juez federal de turno José María Acosta, Zulema Yoma y sus allegados no bajaron su tono crítico contra el juez Villafuerte Ruzo y el entorno del presidente Carlos Menem.

Después de calificar como un "mamarracho jurídico" la decisión del juez de impedir que los peritos volcaran en su último informe las conclusiones de sus exámenes, la ex primera dama adelantó que iniciará una "investigación paralela" de las causas de la muerte de su hijo.

Para el juez, esta iniciativa es "inadecuada" ya que, según su criterio, "toda la información debe volcarse en la causa penal" que lleva adelante.

En tanto, la ex primera dama afirmó que "el entorno del presidente Menem encubrió" el presunto atentado contra su hijo.

A la hora de identificar a los responsables de esa maniobra, la señora Yoma nombró al ministro del Interior Carlos Corach, el secretario de Seguridad Andrés Antonietti y el médico personal del Presidente, Alejandro Tfeli, a quien acusó por la supuesta profanación del cadáver.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?