Suscriptor digital

Piedritas celebra su centésimo aniversario

(0)
26 de noviembre de 2005  

Como tantos lugares de la pampa gringa, Piedritas es una de las centenares de cuentas del largo rosario de pueblos dependientes del progreso del campo. Porque este pueblo bonaerense nació y vivió siempre, y hasta el día de hoy, de los frutos de la riqueza y la abundancia de las tierras pampeanas.

Piedritas está enclavado en el partido de General Villegas, a 480 kilómetros de la Capital Federal. Tiene en la actualidad una población de 2600 personas, incluida la zona rural.

Su economía, con el resto de la región, depende del sector agropecuario y el pueblo está rodeado de grandes estancias.

Este pueblo, nacido hace casi 100 años, el 30 de noviembre de 1905, hoy es un lugar próspero y con instituciones consolidadas. Así, tiene su cooperativa eléctrica, su comisión de fomento, la casa de la cultura Santa Teresa, la biblioteca popular Benito Lynch y varias escuelas. Todas, creadas y mantenidas por los descendientes de los colonos que llegaron a partir de 1905 a habitar este pequeño poblado, nacido alrededor de la estación de tren.

A partir de 1880, Buenos Aires había quedado libre del acecho del indio y, con Roca en la presidencia de la República, hay varios proyectos de expansión territorial en marcha. En este contexto es que el partido de General Villegas es dividido en nueve partes de 10.000 hectáreas, que se ponen en venta o dan en concesión para construir colonias agrícolas. En uno de ellos, más precisamente en el lote número 11, es donde se levantaría el pueblo de Piedritas.

La génesis de Piedritas se produjo en 1902, cuando el Congreso concede a la Empresa de Ferrocarril Buenos Aires al Pacífico el derecho de construir y explotar el ramal Alberdi-Buchardo. Así, el tramo que va de Pichincha a Emilio Bunge es inaugurado el 30 de noviembre de 1905 (fecha que se toma como la de fundación del pueblo), y en su kilómetro 119,644 se construye la estación Piedritas.

Un nombre curioso

El nombre de Piedritas se origina por una cercana estancia llamada Las Piedras, que poseía también los puestos Las Piedras Chicas y Las Piedras Grandes. Al comprar parte de estas tierras, la Sociedad de Acciones de Bienes Rurales forma un establecimiento rural con el diminutivo Piedritas, nombre que toma la empresa del ferrocarril para designar a la estación. Las tierras ubicadas al norte de la estación eran de Fernando Moussompés, que las había comprado en 1893 a la firma Bustamante y Casal.

A partir de 1903, Moussompés y su hijo Juan comenzaron a vender sus tierras a las empresas inglesas que efectuaron el trazado de la estación. Cuando ven concretado el proyecto, conciben la idea de formar un pueblo sobre la estación que se iba a construir. Lentamente, este sueño comienza a cumplirse y coincide su terminación con la inauguración de la estación. Paralelamente se comienzan a hacer las primeras ventas de solares, sobre la base de un plano que tenía 10 manzanas, con 8 lotes cada uno, y 14 quintas de distintas dimensiones que se comienzan a escriturar en 1906.

De a poco, llegaron las familias adquirentes arribadas de distintas zonas y se afianzaron en el pueblo. Su sueño es hoy perpetuado por sus descendientes, que siguen trabajando por el futuro de este pequeño poblado del interior bonaerense.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?