Clásicos

Miguel Cantilo
(0)
1 de diciembre de 2005  

El repertorio del trovador al cuidado de las estrellas

Generalmente, la idea de "actualizar" temas grabados originalmente en los 70 con la tecnología actual no termina resultando una idea muy feliz; ya se sabe, nada como la primera vez. Sin embargo, este proyecto de Miguel Cantilo seleccionando un puñado de clásicos de su pluma se convirtió en un álbum extraordinario, en muchos sentidos. Acierta en la elección del repertorio, que bucea fundamentalmente en la obra de Pedro y Pablo, pero también de Punch, una etapa injustamente minusvalorada. La producción, a cargo de Sufián Cantilo (uno de los dos hijos de Miguel que integran su banda), elige sonidos orgánicos y arreglos que respetan las versiones originales sin clonarlas. También es acertado el casting de cantantes invitados, asignados a canciones que encajan con sus respectivos estilos. Es el caso de León Gieco y "Catalina Bahía", Ricardo Mollo y "Padre Francisco" (donde reproduce nota-por-nota el solo original de Kubero Díaz), Andrés Calamaro en "Che ciruja" y Rubén Rada en "Yo vivo en esta ciudad", por sólo nombrar algunos. Pero el toque de gracia lo constituyen la presencia de la guitarra de Kubero (quien tocó en discos fundamentales como el mítico Conesa y Apóstoles ) y la del propio Miguel, que conserva milagrosamente intacto el color inconfundible de su voz, así como también sus agudos imposibles. Escucharlo hacer malabarismos vocales junto a Fabi Cantilo en "Adonde quiera que voy", sumarse a las armonías de los Super Ratones en "La jungla tropical" y "Marcha de la bronca" (en la que participan todos los invitados), o elevar su voz sobre las de Cordera en "Gente del futuro" y Baglietto en "¿Dónde va la gente cuando llueve?", es un espectáculo aparte. Y todavía ni siquiera empecé a hablar de la poesía.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.