El mayor legado educativo de Alberto Larroque

Por el Colegio de Concepción del Uruguay pasaron personalidades destacadas
(0)
3 de diciembre de 2005  

CONCEPCION DEL URUGUAY.- El Colegio Superior del Uruguay fue creado por el general Justo José de Urquiza en Concepción del Uruguay en 1849. Hasta entonces existían dos colegios secundarios: el de Buenos Aires y el Monserrat en Córdoba. Este fue el primer colegio laico del país. Desde sus inicios, el colegio de Concepción aplicó principios de la educación moderna, como gratuidad, obligatoriedad y popularidad. Sus impulsores creían que la educación era factor de progreso y debía llegar a todas las clases, por lo que las becas de estudio permitieron el ingreso de los más humildes.

El 28 de julio de 1849 dio comienzo a sus actividades con la dirección de Lorenzo Jordana, en una amplia casona dos cuadras al oeste del actual edificio, que por sus dimensiones podía albergar a más de quinientos jóvenes.

En 1851 fue habilitado el nuevo edificio bajo la dirección del presbítero Manuel Erausquin. El plan de estudios entonces comprendía las asignaturas de Latín, Filosofía, Matemáticas, Francés, Inglés, Música, Teneduría de Libros, Jurisprudencia, Teología y Cánones. Los primeros pasos estaban dados para lo que más tarde sería la Epoca de Oro, con el rectorado de Alberto Larroque.

Los alumnos vivieron intensamente los acontecimientos históricos que se venían sucediendo por aquellos días: Caseros, el Acuerdo de San Nicolás y el ataque el 21 de noviembre de 1852 a Concepción del Uruguay, del cual fueron protagonistas. Esto último gracias a que el 21 de noviembre de 1852, desde el mirador del colegio, se avistó al invasor. Por eso se organizó la defensa de la ciudad, de la que participaron alumnos y personal del establecimiento. Se seleccionaron 35 estudiantes, de los cuales 18 fueron al mirador y el resto hacía fuego desde las ventanas del Gran Salón de Estudios. El enemigo fue rechazado y el congreso pudo seguir sesionando.

En 1854 se hizo cargo del rectorado Alberto Larroque, quien promovió una serie de importantes reformas en la enseñanza, lo que inició una etapa fecunda que lo llevó a ganar prestigio en pocos años. Los planes de estudios preparatorios se orientaron en los años superiores hacia una carrera literaria o hacia una carrera de comercio. Además, se creó la Escuela de Derecho y más tarde la Sección Militar.

Se incorporaron profesores como Alejo Peyret, Luis Lavergne, Alfredo Pasquier y Manuel Mallada. Muchos de ellos de origen francés, emigrados que debieron abandonar su patria ante el fracaso de la república allí y trajeron su prédica al colegio. Otros destacados fueron Martín Ruiz Moreno y Lino Churruarín.

Años después de lograr el esplendor máximo del colegio y con la unificación de los programas de los colegios nacionales, Larroque presentó su renuncia en 1864.

Desde su fundación, pasaron por las aulas del colegio los presidentes Julio Argentino Roca, Victorino de la Plaza y Arturo Frondizi, por citar algunos.

Con la colaboración deOscar Urquiza Almandoz

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?