Suscriptor digital

Quedaron detenidos otros tres paparazzi

Buscados: los fotógrafos habían abandonado el lugar del accidente antes de la llegada de la policía; sus declaraciones podrían ser un testimonio clave.
(0)
5 de septiembre de 1997  

PARIS, 4 (Reuter).- La investigación del accidente que causó la muerte de la princesa Diana se amplió hoy, cuando la policía francesa interrogó a otros tres fotógrafos, en un esfuerzo por llegar a los paparazzi que abandonaron el sitio antes de que siete de sus colegas fueran detenidos.

Fuentes judiciales dijeron que tres fotógrafos independientes, conscientes de que eran buscados por las autoridades, se entregaron a la policía la tarde de hoy.

Un motociclista y seis fotógrafos están bajo investigación por posible homicidio involuntario, daños personales y no prestar ayuda a personas en peligro.

Varios de ellos, sin embargo, dijeron que llegaron al sitio después del accidente que mató a Diana, su acompañante Dodi al-Fayed y su conductor, en un túnel cerca de la Torre Eiffel, en París.

Elemento crucial

Este es un elemento crucial en la argumentación presentada por Mohamed al-Fayed, padre de Dodi y dueño del Hotel Ritz, para el que trabajaba el conductor, Henri Paul, en el sentido de que los paparazzi persiguieron el Mercedes Benz y pudieron haber causado el accidente.

La policía, mientras tanto, confirmó que un equipo de la policía británica de Scotland Yard llegó ayer a París para participar en la investigación como parte de la "cooperación técnica internacional".

Una fuente judicial dijo que el informe confidencial de la policía, de 350 páginas, incluye declaraciones de testigos que afirman que un auto, aparentemente de los paparazzi, iba delante del Mercedes tratando de hacer que disminuyera la velocidad.

La familia Al-Fayed ha sostenido que una motocicleta zigzagueó enfrente del Mercedes, pero según la fuente esto no está mencionado en el reporte.

Todavía no estaba claro hoy cuántos de los paparazzi, que tomaron fotografías de la princesa mortalmente herida, siguen ocultos.

"Fue simplemente horrible"

Uno de ellos, un fotógrafo francés entrevistado por la cadena de televisión Pro Sieben, de Alemania, aseguró que "vimos esta tragedia con nuestros propios ojos".

"Diana todavía se estaba moviendo, tenía la cabeza sobre el pecho y sus brazos se movían. No creo que estuviera consciente, parecía en estado de shock. Fue simplemente horrible", declaró.

El fotógrafo, que no fue identificado y que hablaba en francés, dijo que "muy nerviosamente tomé unas cuantas fotografías, cuando vimos toda la gente que se acercaba nos fuimos".

Uno de los fotógrafos que está siendo investigado, Laszlo Veres, describió para Reuter lo que vio pero que no fotografió cuando la policía lo detuvo en el sitio del accidente.

"Mientras era conducido por la policía, pasé por el auto y sólo entonces pude echar un vistazo a Diana. Estaba atorada entre los dos asientos delanteros, con el cuerpo mirando hacia la parte de atrás y las piernas en el aire", señaló.

Ayer, víctimas; hoy, victimarios

Cuando el 25 de enero de 1997 apareció en una cava de Pinamar el cuerpo carbonizado de José Luis Cabezas, para el consenso popular todos los reporteros gráficos fuimos víctimas.

Hoy, con la muerte de Lady Di, para mucha gente los reporteros gráficos somos victimarios.

Nuestra función específica en un medio de prensa es informar; en nuestro caso, por medio de imágenes que deben reflejar, con la mayor veracidad y objetividad posibles, los hechos periodísticos que suceden a diario.

En una misma jornada podemos estar fotografiando por la mañana a Valeria Mazza, en un desfile de modas y, por la tarde, una villa miseria que se está incendiando.

Mucho se habla sobre la ética profesional de los periodistas gráficos, y sería muy extenso referirnos al tema en estas líneas. Sí cabe, empero, una consideración que quizás aclare algunas cosas respecto de nuestra específica función informativa.

Una promesa

He viajado mucho en aviones comerciales; siempre lo hice con mi cámara fotográfica a mano.

Fotografié, a través de las ventanillas de las naves, desde formaciones de nubes dignas de un cuento de hadas hasta vistas aéreas de muy diversas ciudades.

Y no tengo dudas de que, si alguna vez me tocara estar en un avión en emergencia y el aparato se desplomara, cuando busquen mi cámara fotográfica, en ella van a encontrar fotos de lo que sucedió en ese trance de muerte.

Admiten haber tomado fotos de Diana herida

BONN, 4 (Reuter).- Un fotógrafo francés admitió hoy que tomó fotos de la princesa Diana cuando estaba herida de muerte en el automóvil en que viajaba, tras haberla seguido en una motocicleta. Sin embargo, dijo que estaba conmocionado y que sólo cumplía con su labor.

En una entrevista concedida a la cadena de televisión alemana Pro-7, el "paparazzo" (fotógrafo de celebridades) no identificado declaró que el Mercedes Benz de Dodi al-Fayed cruzó un semáforo con la luz roja y viajaba a alta velocidad a una gran distancia de un grupo de fotógrafos, cuando entró en el túnel y se estrelló.

"Era verdad que Diana todavía estaba viva", expresó el paparazzo, quien apareció de espaldas a la cámara y con la voz distorsionada.

"Ella estaba moviéndose. Bien, nosotros tomamos fotos sin pensarlo. ¿Pero qué iba yo a hacer? No soy médico ni bombero. Mi trabajo es tomar fotografías. Fue tan trágico. Entonces dije que dejáramos de hacerlo. Mi amigo y yo dejamos de hacerlo y nos alejamos", relató el fotógrafo que, según la cadena alemana, estaba escondido. Agregó que ya no tiene la película con las fotografías porque pertenece a la empresa que lo contrató. Asimismo, afirmó que no trató de vender las fotos y dudaba de que fueran publicadas.

"Vimos esta tragedia con nuestros propios ojos. Fue como una película. Cuando miramos el automóvil accidentado, dije que esto no puede ser verdad", añadió.

"Diana todavía estaba moviéndose. Tenía su cabeza sobre el pecho. Sus brazos todavía se movían, pero creo que no estaba consciente. Fue horrible", subrayó.

El fotógrafo, que concedió la entrevista en francés, dijo que tomó "muy nerviosamente unas cuantas fotos, pero todo fue muy rápido".

Desafiados por el chofer

"No pensamos acerca de lo que estábamos haciendo. Me quedé perplejo. Uno no está acostumbrado a estas situaciones", apuntó. Además, declaró que cuando vio que más personas llegaron a la escena, él y su colega decidieron abandonar el lugar.

Según el fotógrafo, el conductor del Mercedes Benz había desafiado a los motociclistas antes de salir del hotel y les dijo que sus vehículos no eran tan poderosos para alcanzar al automóvil.

"El automóvil viajaba cada vez más y más rápido. Dijimos que el chofer estaba conduciendo realmente demasiado rápido. No pudimos seguirlo más. Algo que está claro es que no era normal la manera en que estaba manejando. Nunca vi a nadie arrancar así. Manejaba como un pandillero. Increíble", señaló.

El fotógrafo dijo que estaban a punto de desistir de perseguirlos cuando el automóvil cruzó el semáforo con la luz roja y entró en el túnel.

Además, afirmó que logró tomar fotos de Diana cuando el Mercedes Benz comenzó su viaje. "Lucía un poco cansada, pero no nerviosa", agregó.

Vieron cruzarse una moto

PARIS, 4 (Reuter).- Un hombre que dice haber conducido justo al frente del auto en el que la princesa Diana murió el jueves dijo que vio a una motocicleta atravesarse bruscamente frente al Mercedes, haciéndolo perder el control.

"En mi espejo retrovisor, vi el automóvil en el medio del túnel con la motocicleta a su izquierda, pasándolo y luego girando bruscamente a la derecha directamente frente al auto", relató Francois Levi desde su casa en el puerto de Rouen, en Normandía.

"Mientras la motocicleta giraba y antes de que el auto perdiera el control, hubo un destello de luz. Pero en ese momento salí del túnel y sólo escuché, no vi, el impacto", dijo a Reuters.

"Inmediatamente detuve mi auto, pero mi esposa me dijo "vámonos de aquí. Es un ataque terrorista"", señaló. Levi dijo que había dos personas en la motocicleta.

Los abogados de la familia Al-Fayed dijeron a Reuters que Levi se había comunicado con ellos el domingo y habló con empleados del Hotel Ritz de París, donde Diana y su acompañante Dodi al-Fayed iniciaron el viaje que los llevaría a la muerte.

En el hotel le aconsejaron que diera su información a la policía y Levi dijo que lo hizo posteriormente.

Los abogados de la familia Al-Fayed afirmaron que el relato de Levi confirmaba las declaraciones de otro testigo incluido en el informe de la fiscalía y que llevó a la investigación de siete hombres, seis de ellos fotógrafos, por homicidio involuntario y por no ofrecer ayuda a personas en peligro.

El relato de Levi no fue incluido en el informe de la fiscalía del miércoles, pero los abogados dijeron que asumían que pronto sería incorporado.

La policía se negó a responder todas las preguntas relacionadas con el contenido de sus investigaciones o a quiénes había interrogado .

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?