Suscriptor digital

Un disco que ilumina el panorama folklórico

Es la segunda producción del ensamble
(0)
15 de diciembre de 2005  

Casi en silencio y al final del año, cuando todas las cartas parecían estar echadas, apareció una de las sorpresas del año en materia folklórica. Se trata del disco "Esencia", de María y Cosecha, un fino trabajo musical que suena tan clásico como moderno, y es el producto de años de riguroso trabajo, tanto en los estudios de grabación como en la creación de los arreglos.

Esta segunda producción independiente del ensamble que conforman la cantante María de los Angeles Ledesma y el grupo Cosecha de Agosto -integrado por Pedro Furió en guitarra, Matías Furió en percusión, Pablo Fraguela en piano y Sebastián Calá en contrabajo- viene a consolidar el rumbo artístico de este proyecto folklórico que nació en 1997.

Su primer CD, "Miradas", editado en 1999, fue galardonado por el Consejo Argentino de la Música Argentina de la Unesco, pero en su nuevo disco van mas allá, y además de integrar el sabor criollo de autores norteños como Tejada Gómez, Jaime Dávalos y José Oyola toman la nueva sonoridad que aportan Raúl Carnota y Carlos Marrodán; las canciones inéditas de Gustavo Kehoe-Roberto Calvo, Ricardo Cánepa-Georgina Hassan, o Dante Valdivieso, y le suman la poética de la trova cubana de Silvio Rodríguez y Pablo Milanés, con la que consiguen redondear una original estética folklórica fuera de todo clisé.

Los jóvenes músicos apostaron a una cuidadosa edición, que se destaca por el sonido logrado en estudio, con una dirección camarística que recuerda a Editus (ensamble de cuerdas de Costa Rica que trabaja con Rubén Blades) en la delicada atmósfera musical y una voz como la de María de los Angeles Ledesma, que está entre las mejores de su generación. Juntos arman un puñado de gemas musicales para descubrir. Así aparecen "El salitral", un delicado arreglo con un contrabajo ejecutado con arco que estremece por su hondura vidalera; el dúo de la cantante con el tucumano Juan Quintero en "Zamba del duraznillo"; las buenas versiones de "Si seco un llanto", de Silvio Rodríguez, o los maravillosos (re)descubrimientos de temas olvidados como "Coplera de las cocinas" y "La ollera", grabada en vivo durante la actuación del grupo en Venado Tuerto, de donde es oriunda la cantante.

Como aclaran en la tapa de "Esencia", éste es un disco de música argentina y latinoamericana, quizá porque es una manera de sintetizar sus diversas influencias urbanas y criollas, esas que estimulan su propia mirada y responden fielmente a un espíritu folklórico en perpetuo movimiento, que siempre tiene algo nuevo para decir.

PARA AGENDAR



“Esencia” , presentación del nuevo CD de María y Cosecha.

Peña del Colorado , Güemes 3657. Mañana, a las 22. Entrada: $ 8.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?