Suscriptor digital

Adiós a un animador de raza

Condujo el programa en el que Sandro, en 1962, debutó en TV
(0)
17 de diciembre de 2005  

Con Julio Vivar, que falleció anteayer a los 75 años a causa de un paro cardiorrespiratorio en un hospital de esta capital, desaparece una de las más populares figuras de la locución y la animación televisiva en las décadas del cincuenta y sesenta, cuando los profesionales de su estirpe se convirtieron en los verdaderos protagonistas de un medio que comenzaba a crecer y a adquirir peso propio.

Nacido en Buenos Aires el 15 de octubre de 1930 como Julio Horacio Viviani, inició su carrera de locutor en Mar del Plata y pasó, como muchos otros, de la radio a la televisión con un seudónimo artístico que eligió como tributo a Rodrigo Díaz de Vivar, el Cid Campeador.

Al igual que Pinky, Adolfo Salinas, Nelly Trenti, Guillermo Brizuela Méndez, Ernesto Lerchundi, Edith Boado, Clarisa Gerbolés y muchos otros, Vivar fue uno de esos locutores que, en palabras de Carlos Ulanovsky en el libro "Estamos en el aire", se convirtieron "en personajes tan populares como confiables, tan espontáneos como eficaces y necesarios".

Con una voz clara y una sonrisa siempre cálida, Vivar fue uno de los más destacados "locutores-pasa avisos-vendedores" -según la definición de Ulanovsky-, que leían avisos en vivo durante las tandas publicitarias de la programación televisiva y gracias a esa tarea fueron los primeros rostros famosos de la pantalla chica.

Pero más allá de esa presencia tan recordada en avisos que hicieron historia (en especial cuando aparecía en pijama para comentar las bondades del sofá cama Gicovate), Vivar será recordado como el conductor del programa en el que Sandro hizo su primera aparición televisiva, junto a Los de Fuego. Fue en 1962, en "Aquí juventud", que convocaba desde Canal 7 a los protagonistas musicales de la etapa conocida como "la nueva ola".

Animador de tiempo completo

También fue un diestro coequiper en algunos clásicos programas ómnibus del fin de semana como "Sábados de la bondad" ( junto a Héctor Coire) y "El tango del millón" (acompañando a Juan Carlos Mareco) y "Feria de la alegría", con Brizuela Méndez, Colomba y Juan Carlos de Seta. También mostró su destreza y simpatía con los chicos al frente de "El club de Anteojito y Antifaz".

Conductor, de nuevo en la radio, de "Los principales", ciclo que se convirtió en el primer antecedente del hoy exitoso "Los 40 principales", Vivar discontinuó sus apariciones tras sufrir algunos problemas de salud en los años 80, y el último aporte a su vasta trayectoria tuvo lugar en 1992, como locutor y presentador de "Golo... sinas", el ciclo humorístico de Golo que emitía Radio Splendid, antes de un retiro prematuro al complicarse su salud por un accidente cerebro vascular. Los restos de Julio Vivar fueron sepultados ayer en el cementerio de Flores.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?