La opción legal para bajar música

Ya hay dos sitios en Internet
(0)
23 de diciembre de 2005  

Con el lanzamiento de 10.musica.com y voymusic.com se abrió la etapa de la música digital legal en la Argentina.

Detrás de este sitio, que es un portal integral de contenidos musicales, irán sumándose otros, como el de Epsa, que se llamará Zapmusica; el de DBN, a través del portal de "CQC"; www.musimundo.com y www.voymusic.com .

Mientras se ultimaban detalles de la presentación de la tienda del portal, su directora, Viviana Zocco, señaló a LA NACION que el sitio es mucho más que una tienda donde se puede comprar música, pues además de tener un editor periodístico, tiene canal de videos, radios y biografías de los artistas con su discografía completa.

"Proponemos un concepto de renovación en el portal que podemos decir que es integral. Tiene, incluso, la posibilidad de transmitir conciertos en vivo, como sucedió con el Cosquín Rock, en el Bue Festival, en el Personal y en el Pepsi Music", explicó la ejecutiva.

Frente al auge de la piratería musical, los sitios legales no esperan cambios importantes en la tendencia. En realidad, lo que hay es una intensa campaña de concientización respecto de la conveniencia de utilizar sitios legales, pero nadie espera demasiados resultados en el corto plazo.

"La piratería es un trabajo para la Justicia; la tienda apunta a brindar servicios que hoy no hay en la Argentina", agrega Zocco, que calculó el costo del portal en alrededor de un millón de dólares, entre la inversión tecnológica y el desarrollo de la plataforma.

Para la ejecutiva, la mayor demora para lanzar este tipo de sitios provino de los contratos con las compañías discográficas, que fueron complicados. Ahora, por ejemplo, en 10musica.com se podrá bajar una canción tres veces a computadoras, tres veces a CD y una a mp3. Mientras que 10musica.com tomó la delantera en lanzarse oficialmente como tienda de música legal, Epsa con su Zapmusica trabaja en los detalles para salir al mercado.

La expectativa de los sitios legales es superar en calidad de audio de los piratas, un fácil manejo y la posibilidad de poder bajar música sin temor a los virus que supuestamente pueblan aquellos sitios.

Un tema decisivo en cuanto a sitios legales es el precio internacional que rige para los tracks bajados, que es de 99 centavos de dólar, y que plantea una verdadera barrera para la demanda de este tipo de servicios.

Es en término de promociones donde los sitios legales podrán competir entre sí, pues con precios tan poco atractivos frente a la piratería que es gratuita, será a través de ofertas y ventajas comparativas donde se desarrolle su lucha.

Promociones en tapas de gaseosas, en vestimenta, en compra de electrodomésticos, consultas en concesionarias para la compra de un automóvil y un largo etcétera son las estrategias para ir conduciendo al público, que consume música digital y aquel que aún no lo hace, hacia este tipo de propuesta.

"Estamos trabajando en estas promociones, pero también en el sistema con tarjetas de pago que estarán en venta en Garbarino y Compumundo", dijo Zocco.

Los aprestos llegan también a voymusic.com, un sitio especializado en música en castellano, con unos 30.000 tracks y que tiene además capacidad para interactuar con artistas, que ya se encuentra funcionando.

Esta plataforma reúne, además, la mayor cantidad de radios latinas gratuitas por Internet, nada menos que 23 estaciones pueden ser captadas desde el sitio.

Epsa y DBN

En tanto, las otras dos grandes empresas que tendrán o abastecerán tiendas de música, es decir, Epsa, mediante su sitio de ventas www.zapmusic.com y DBN, a través de varios portales, entre ellos, el de "CQC", están por lanzarse.

Respecto de musimundo.com, de la disquería que lleva ese nombre, estaría funcionando hacia fines del primer trimestre de 2006.

Al parecer, los principales inconvenientes que encuentran estos sitios de música legal son los contratos con las empresas discográficas internacionales y sus cláusulas de venta de música.

Una fuente del sector señaló que el tema de la protección -es decir del DRM, Digital Rights Management-, está muy adelantado, sin embargo, las dudas subsistirían respecto de la comprobación de las ventas. "Este punto atrasa las negociaciones, pero en el fondo no hay ningún problema que detenga esto", señaló.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?