Carrasco murió por error de los médicos, según Brailovsky

Mala atención: el perito de la causa señaló como responsables al capitán traumatólogo Corvalán y al cardiólogo civil Kurchan.
(0)
23 de septiembre de 1997  

Omar Carrasco no murió la tarde del domingo 6 de marzo de 1994 en el cuartel de Zapala por un golpe en el pecho, sino 48 o 60 horas después, debido a la atención clandestina y con diagnóstico equivocado que habría recibido del capitán traumatólogo Jorge Corvalán, del cardiólogo civil Norberto Kurchan, de la subteniente enfermera Patricia Troncoso y de la sargento Mabel de Verón.

Estas conclusiones que chocan con la historia oficial del crimen por el que se condenó al subteniente Ignacio Canevaro y a dos ex soldados figuran en la ampliación del informe que el 10 del corriente entregó el médico legista de la Policía Federal, Alberto Brailovsky, al juez Guillermo Labate en su calidad de perito de la causa de los encubrimientos.

Corvalán, Troncoso y otros sospechosos que señala Brailovsky, como el teniente primero (neurólogo) DanielTemi y la subteniente enfermera Claudia Peralta, se desempeñaban en el hospital de la guarnición. Temi y Kurchan trabajan, además, en la clínica Huinca Lahuen. Temi declaró que en esas fechas no estaba.

Brailovsky amplió en 110 fojas su informe del año último. El perito analizó las actas de las autopsias, 14 recetas adulteradas en el hospital entre el 6 y el 9 de marzo de 1994 y otros registros para concluir que el soldado no sufrió fracturas de costillas ni un gran derrame interno, como dice la historia oficial.

El perito agrega que, con una asistencia adecuada, Omar hoy viviría.

"Corvalán lo asistió"

A 13 días de recibir el informe, el juez Labate aún no ordenó las medidas que le propuso el perito.

Cuando el Tribunal Oral de Neuquén juzgó el homicidio se negó a escuchar a Brailovsky. Paradójicamente, esa sentencia obliga a Labate a investigar si hubo asistencia. Brailovsky dice que sí, pero que de ella surgen otros autores del crimen. Es decir: si Canevaro y los soldados lo golpearon, no lo mataron. De probarse, obligaría a revisar el caso.

SegúnBrailovsky, Corvalán firmó siete de las 14 recetas falsas.

"Todas las anormalidades ocurren sólo del 6 al 9 de marzo en las recetas de los médicos nombrados para justificar el uso injustificado de medicamentos. Es raro -señala- que el domingo 6 de marzo Corvalán, Kurchan y Temi fueran al hospital por simples patologías sin estar de guardia."

Agrega que se fraguaron enfermedades, se inventó la paciente María Gómez y se adulteró la historia clínica de José Alfaro.

"No me quedan dudas de que Carrasco recibió atención médica con un diagnóstico equivocado. Un tratamiento inadecuado lo llevó a la muerte por una hemorragia interna de mediana intensidad y una contusión pulmonar que produjo una insuficiencia respiratoria con cianosis" (falta de oxígeno en la sangre).

"Corvalán -explicó- concurrió el 6 al hospital, no para tratar tres gangliones inexistentes, sino para asistir a Carrasco."

La ficha médica del soldado señala que recibió la vacuna antitetánica el 8 de marzo, dos días después de su "muerte oficial". La pidió Kurchan en una receta a nombre de Orlando Costa, vacunado varios días después.

Se ignora qué hará Labate, que dispuso la falta de mérito de la subteniente Troncoso pese a que ella no explicó el empleo de material médico.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?