Se reinauguraron tres estaciones de la línea D

A nuevo: las terminales subterráneas Palermo, Plaza Italia y Facultad de Medicina se suman a las ocho ya remodeladas.
(0)
25 de septiembre de 1997  

Tras siete meses de intenso trabajo, se reinauguraron ayer tres estaciones del subterráneo de la línea D -que une las estaciones Olleros y Catedral-, como parte del Programa de Remodelación Integral de Estaciones que lleva adelante la empresa concesionaria Metrovías.

Palermo, Plaza Italia y Facultad de Medicina son las terminales que recientemente se remodelaron.

Por tal motivo, se realizó un acto en la estación Plaza Italia, que contó con la participación del ministro del Interior, Carlos Vladimiro Corach -que concurrió en representación del presidente Carlos Menem-; del jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Fernando de la Rúa, y del titular de Metrovías, Aldo Roggio.

"Estas mejoras, que benefician a las más de 100.000 personas que a diario utilizan estas tres estaciones, no hubieran sido posibles sin la integración efectiva que se dio en el país entre los sectores público y privado", dijo Roggio en el acto inaugural.

El titular de Metrovías destacó el rol cumplido por el Estado en el otorgamiento de estas concesiones y aseguró que "los indicadores de satisfacción de los pasajeros crecen a diario y evidencian un reconocimiento al esfuerzo conjunto para lograr un mejor servicio". Los montos invertidos en la remodelación de las tres estaciones ascendieron a 2 millones de pesos, según informó una fuente de la empresa.

Discursos con diferencias

En su discurso, De la Rúa hizo hincapié en "el embellecimiento y mejoramiento que estos servicios públicos otorgan a la ciudad", y destacó que "la contribución del sector públicó sirvió para que Metrovías siga adelante con sus importantes emprendimientos".

El discurso de Corach transitó por otros caminos. No hizo mención a la remodelación de las estaciones subterráneas. Sin embargo, el titular de la cartera política señaló que "esto forma parte de la importante transformación por la que transita nuestro país".

Y agregó, con un marcado tono propio de campaña electoral: "Ahora, los empresarios se animan a invertir en la Argentina porque los tiempos de la hiperinflación ya han sido olvidados debido al buen accionar de este Gobierno."

Si bien hubo diferencias en el tono de las palabras de ambos funcionarios, cumplieron con las formalidades. Luego de las palabras, ambos procedieron al corte de las cintas, hecho que dejó inaugurada la estación situada frente al Jardín Botánico.

Así, estas tres estaciones se suman a las ocho ya terminadas: Leandro N. Alem, Florida, Uruguay y Callao (línea B); Retiro (línea C); Tribunales (línea D) y Bolívar e Independencia (línea E).

Antes de fin de este año, las autoridades de la concesionaria procuran inaugurar las estaciones Pueyrredón, Pasteur, Federico Lacroze y Gardel (línea B), y Constitución (línea C).

Refacciones

La tareas realizadas en el reciclado de las estaciones incluyeron la restauración de murales, el cambio de solados y la recuperación de revestimientos con mayólicas históricas.

También se potenció la iluminación de las terminales subterráneas y se procedió al acondicionamiento de las instalaciones sanitarias y a la colocación de bancos en las cercanías de los andenes.

En cuanto al sistema de señalización, se adoptó el mismo que se utilizó en las estaciones remodeladas anteriormente. Según la gente de Metrovías consultada por La Nación , similar decisión se utilizará para los futuros cambios que se produzcan en la red, lo que se concretará durante el año próximo.

Otro blooper

El jefe de la comuna porteña no empezó la semana con el pie derecho.

Después de la caída que sufrió el domingo último, en pleno Día de la Primavera, cuando inauguró junto con varios integrantes de su gabinete las promocionadas bicisendas en los bosques de Palermo, ayer volvió a ser víctima de un nuevo blooper.

Durante el trayecto en el tren que lo llevaría hasta el lugar del acto central de la inauguración, se encontró con una estación cerrada. Por tal motivo, el inicio se vio demorado. Nada menos que por la tardanza de De la Rúa y cuando finalmente llegó, se justificó: "Es que vine en subte, y cuando me quise acordar no se detuvo en la estación Plaza Italia; tuve que seguir hasta Palermo, y de ahí regresar en taxi".

El ministro Corach no desperdició la oportunidad de subirse al tren de las bromas, y le aconsejó al atribulado aunque risueño jefe de Gobierno: "La próxima vez busque un experto que lo asesore en los puntos fuertes de la red de subterráneos, en la que yo he transitado durante varios años".

Un detalle

En tanto que la comuna y la concesionaria Metrovías estudian distintas alternativas para prolongar los recorridos existentes, se aprecia que las estaciones de las cinco líneas tienen hoy un aspecto más atractivo.

La remodelación en marcha, que incluyó la adquisición de modernas unidades japonesas para la línea B (Federico Lacroze-Leandro Alem), no tuvo en cuenta, sin embargo, las necesidades de los discapacitados.

Ninguna de las estaciones recicladas cuenta con rampas para ellos ni otro tipo de facilidades de acceso. Algo para pensar.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?