El último adiós a Iván Grondona

Fue pionero de nuestra televisión
(0)
28 de enero de 2006  

Iván Grondona -que falleció en esta ciudad, a los 83 años, a raíz de un paro cardíaco- será recordado por su amplia trayectoria en el mundo del espectáculo y por su decisión de mantener activo su compromiso con la divulgación cultural y la docencia.

Siempre se reivindicó como activo protagonista de la primera transmisión de TV que tuvo lugar en la Argentina, el 17 de octubre de 1951, y poco después protagonizó junto a Alma Vélez "Cielo negado", uno de los primeros teleteatros y hasta se animó a incursionar como cronista de exteriores en aquellos tiempos iniciales.

Cuando nació la TV, Grondona ya era un actor reconocido gracias a sus más tempranas apariciones en el cine, con títulos tan recordados como "El tambor de Tacuarí", "La novia de la marina" y "Emigrantes", a los que siguieron "Cuando los duendes cazan perdices", "La Quintrala", "La simuladora" y "Esquiú".

Alto, de porte elegante y natural distinción, Grondona se había dado a conocer en el teatro, cuando, en 1946, debutó con "Siegfrid". Más tarde se sumó a la compañía de Narciso Ibáñez Menta y se lució posteriormente en versiones de "Una noche con los demonios" y "Sangre verde", entre otras. También fue locutor en Radio Rivadavia.

En la TV alternó una activa tarea docente (enseñaba arte escénico) con apariciones en ciclos tan populares como "Estrellita, esa pobre campesina", "Los Campanelli" y "Malevo", pero su nombre estuvo en las décadas de 1970 y 1980 ligado a un microprograma que creó y condujo, "El país que no miramos", en el que volcó una serie de inquietudes culturales que luego desarrolló, ya retirado de la actuación, al frente del espacio que bautizó La Casona de Iván Grondona.

Casado con la actriz Perla Santalla, en la década de 1990 se convirtió en un activo defensor del patrimonio de uno de los barrios porteños con más historia, como presidente de la Asociación de Vecinos y Amigos del Casco Histórico de San Telmo. Sus restos fueron inhumados en el cementerio de la Chacarita.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?