Uno de los policías heridos dijo que el ataque fue premeditado

Raúl Varela aseguró que los agresores tenían “clara intención” de matar al suboficial Sayago
(0)
10 de febrero de 2006  • 10:27

Raúl Varela, uno de los policías heridos de bala durante los incidentes ocurridos el martes en la localidad santacruceña de Las Heras, declaró hoy que el ataque en el que murió el agente Jorge Sayago "fue totalmente premeditado".

Varela coincidió además con el presidente Néstor Kirchner al declarar que "no fue casualidad" que los incidentes se produjeran en la provincia natal del jefe del Estado y admitió que él y sus compañeros se vieron desbordados por los manifestantes que llegaron a la comisaría, donde estaba detenido el dirigente sindical Mario Navarro.

"Eramos blancos seleccionados de parte de personas que se amparaban bajo la oscuridad", afirmó el agente en declaraciones formuladas esta mañana al canal de cable TN.

"La cara destrozada". Además estimó que los agresores tenían la clara intención de asesinar a su compañero, el suboficial Jorge Sasyago, que murió durante los disturbios tras recibir un disparo en el hombro y un fierrazo en la cabeza. "La intención fue quitarle la vida: no hay dudas sobre eso", apuntó.

"Le sacaron el casco para pegarle en la cabeza", recordó conmovido el policía, que aún está internado en el hospital de Las Heras por haber sido baleado en el antebrazo derecho. Añadió que cuando salió a tratar de auxiliar a Sayago lo encontró con "la cara destrozada".

Por otra parte, Varela negó que los graves incidentes del martes pasado hayan sido "una pueblada". "Calculábamos que había entre 200 y 300 personas que agredían constantemente con piedras y luego con armas de fuego y la mayoría de los habitantes del pueblo no está de acuerdo con asesinos y delincuentes", aseguró.

Oscuridad. Consultado sobre su situación durante el enfrentamiento, Varela relató: "No vi a los manifestantes armados porque disparaban amparados en la oscuridad. Yo ni me percaté de que había recibido un palazo, pensé que había sufrido un piedrazo, y recién en el hospital me enteré de que lo que tenía era una herida de bala".

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?