Suscriptor digital

"No entiendo qué le gustaba de ser policía"

La vida de Sayago, contada por su esposa
(0)
12 de febrero de 2006  

GOBERNADOR GREGORES, Santa Cruz (De una enviada especial).- "Nunca entendí qué le gustaba de ser policía, pero él me decía que era su trabajo, que había estudiado para eso porque le gustaba."

Todavía hoy, Lorena Castro no entiende por qué su marido se entregaba tanto a una profesión que le parece tan ingrata.

Jorge Sayago, que había nacido en Comodoro Rivadavia el 5 de octubre de 1975, pero que antes de cumplir un año se mudó con su familia a Las Lomitas, en Formosa, volvió a la Patagonia poco después de terminar el secundario. Cuatro de sus cinco hermanos lo imitaron. Solamente su hermanita se quedó en Formosa con sus papás.

Jorge sabía muy bien a qué venía: apenas llegó, el 1° de enero de 2002 entró en la Escuela de Policía de Río Gallegos, donde se recibió tres años más tarde.

Primero prestó servicio en la comisaría de Gobernador Gregores, hasta marzo de 2005, y actualmente prestaba servicio en el comando radioeléctrico de Caleta Olivia.

Aunque su mujer cree que no se conocía personalmente con el Presidente, su familia sabe que Kirchner visitaba esa escuela cuando éste era gobernador de Santa Cruz, por eso no descartan que lo ubique, de vista. Pero no eran amigos, coinciden todos.

En cambio, su mujer recuerda que el policía jugaba al fútbol y compartía asados con el intendente de Gobernador Gregores, Juan Vázquez, que hoy no puede creer lo que pasó.

Anteayer, el gobernador Sergio Acevedo anunció un ascenso post mórtem a comisario para el suboficial Jorge Sayago (y también para los otros policías que estaban en la comisaría de Las Heras que fue brutalmente atacada).

La promoción obedece a "la conducta asumida por Sayago en el cumplimiento de su deber policial", según se destaca en el decreto del gobierno santacruceño.

Era lo que él siempre había soñado. "Quería que dijeran que Marcia era la hija del comisario", recuerda Lorena. "Sinceramente, eso a mí ya no me importa", agrega.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?