Suscriptor digital

Darío Bottinelli: "Me dijeron que estoy loco por definir así"

Lo dijo el jugador de San Lorenzo, de 19 años, autor de un golazo ante Boca que selló el éxito en la Bombonera; "la recuperación es posible", confió
(0)
21 de febrero de 2006  

“A ver... Fue una jugada de Rivero por la derecha; la metió adentro para Barrientos, que la dejó pasar. Yo quedé solo con el Pato y la piqué por encima de él”. Ayer, Jonathan Bottinelli repitió el speech una y mil veces, porque fue un lugar común para la prensa, los amigos y hasta la familia pedirle que les refrescara el golazo que le hizo a Boca.

“Mis compañeros me felicitaron, pero me dijeron que estoy loco por haber definido así. En ese momento me sentía tranquilo. A veces me apuro cuando estoy cerca del gol, pero esta vez tuve un par de segundos para pensar y me salió bien”, cuenta uno de los seis hermanos de una familia numerosa cuyo lugar en el mundo es Caseros, y en cuya identidad hay tradición futbolística: además de Darío y el zaguero Jonathan, Juan –mellizo de Darío– es el arquero de la cuarta división de San Lorenzo. Una cuestión hereditaria, porque Juan Carlos, el padre, fue guardavalla de Racing hasta la tercera división. Conminado por sus padres, el hombre se dedicó al estudio y se recibió de ingeniero; el fútbol le quedó como una asignatura pendiente, que cumplieron sus hijos.

Parte del clan Bottinelli –se completa con la madre, Liliana, y otras tres hermanas: Florencia, Paola y Joana– terminó de almorzar en el lunes de calor opresivo y Darío sale a la vereda para hacer las fotos. En la siesta de Caseros, en la calle Villegas, unos vecinos saludan y felicitan a este jugador atrevido, de 19 años, que se define como “un volante con mucha voluntad para marcar y atacar”. A la tarde, Darío caminará cinco cuadras para seguir acondicionando la casa a la que a fin de mes piensa mudarse con su novia, Carla, embarazada de cuatro meses.

En la incipiente carrera de los Bottinelli hay un detalle bien llamativo para estas horas: los tres hermanos empezaron a jugar en Boca. Pero por esos tiempos, Alberto González (el recordado Gonzalito), coordinador de las inferiores xeneizes, llevó al club a varios chicos de Parque y los que estaban perdieron lugar. Un día, cuando jugaban al baby para Villa Luro, Gabriel Rodríguez –que dirigía a Parque Chas y trabajaba en el Ciclón– los vio y les ofreció pasar a San Lorenzo. Irónico el destino de Darío, cuyos dos goles en primera división se los hizo a Boca (el anterior, en el 3-2 del Apertura). “Pero aunque me tocó contra Boca, se pueden hacer en cualquier partido. Simplemente se dio así”, dice.

–¿Qué valor tiene haberle ganado a Boca en la Bombonera, en este momento?

–Nos pone muy contentos. Es una victoria importante, en una cancha muy difícil y tan especial como la Bombonera. Estos tres puntos nos sirven para progresar en el Clausura y para sumar puntos para entrar en la Copa Libertadores.

–¿En qué cambiaron en estos pocos días, con Ruggeri?

–No te diría que fue un gran cambio, pero ayer (por anteayer) fue importante la actitud del equipo. Con Oscar se trabajó en eso, pero la mentalidad de cada jugador, lo que tiene que hacer, es de cada uno.

–Te ganaste un buen lugar en la consideración del DT.

–Yo lo tomo tranquilo. Depende del jugador, de entrenarse al ciento por ciento y ser responsable.

–¿Esto puede ser un punto de despegue para el equipo?

–Es posible la recuperación. Tuvimos un arranque flojo, pero con este envión podemos llegar a pelear el Clausura y anotarnos en las Copas.

–Insistís con la Copa. Parece que se han puesto esa meta.

–Así tiene que ser. San Lorenzo es un club grande y debe estar jugándola siempre.

Esperando por los lesionados

Hoy, cuando San Lorenzo vuelva al trabajo tras un día franco, se evaluará la lesión de Paolo Montero, que ante Boca apenas jugó tres minutos. El uruguayo se resintió de una contractura en el muslo derecho; se verá si el problema no se agravó o si es un desgarro. Lo mismo se hará con José Saturnino Cardozo, que se torció una rodilla. Ezequiel Lavezzi trabajará con el resto del plantel y se estima que podrá regresar al equipo ante Rosario Central, el domingo próximo.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?