Divine Brown: la prostituta de Hollywood

(0)
27 de febrero de 2006  

1995

Era muy difícil que a ella, prostituta y de raza negra, la fortuna y la fama le sonrieran. Pero la noche del 27 de junio de 1995 su vida dio un giro de 180 grados cuando la imagen de sus labios carnosos y de su cara demacrada dio la vuelta al mundo.

Divine Brown, obligada a madurar antes de tiempo -ha dicho que tuvo que salir a la calle por no tener dinero para pagar las cuentas y para darles de comer a sus hijas-, acababa de ser sorprendida dentro de un lujoso BMW en Sunset Boulevard, en pleno Hollywood, mientras le practicaba sexo oral al actor inglés Hugh Grant, que por ese entonces tocaba el cielo con las manos gracias al éxito de la película "Cuatro bodas y un funeral", filmada en 1994. El iba a pagarle 45 dólares a ella por el servicio.

Ambos fueron arrestados inmediatamente. El, juzgado por conducta depravada y condenado a pagar 1180 dólares de multa, prestó además dos meses de servicio de rehabilitación y tareas comunitarias en un centro de prevención del sida y estuvo dos años bajo la vigilancia de las autoridades estadounidenses para que no reincidiera en el delito.

"Hice algo abominable", dijo en el show de Jay Leno, en la NBC, cuando se disculpó días después del incidente.

Además, Grant tuvo que enfrentar durante varios meses a un horda de periodistas que lo perseguían a él y a su novia, la actriz Elizabeth Hurley, hasta el lugar más íntimo, y se vio condenado a un ostracismo de casi tres años sin hacer cine.

Brown, en cambio, fue condenada a sólo cinco días de servicio comunitario, supo sacarle provecho a sus "15 minutos de fama" y encontró en su fugaz arresto y en el escándalo posterior una pequeña mina de oro. "Todos mis clientes quieren lo mismo que Hugh Grant tuvo, pero tendrán que pagar un poco más para tenerlo", dijo poco después del bochornoso incidente con el actor en Los Angeles.

2006

Pero no fue lo único. También le vendió a una editorial la historia de su aventura, hizo circular un video alusivo a su breve encuentro con el actor y posó, entre otros, para una marca de ropa interior femenina y una revista de hombres.

Divine -cuyo nombre verdadero es Stella Marie Thompson- se creyó el cuento de la fama y no paró de dar entrevistas durante mucho tiempo. Los tabloides y los talk-shows más populares de Estados Unidos y de Inglaterra se peleaban por tenerla.

En poco tiempo, los honorarios por la serie de publicaciones que narraban los detalles de su encuentro con un cliente tan especial le generaron más de un millón de dólares. Con esos dividendos, compró una casa e inscribió a sus dos hijas en un importante colegio privado.

También viajó por el mundo recibiendo el mismo trato que se les da a los más ricos y famosos y pensó que ese era el trampolín perfecto para dar el gran salto y cumplir su sueño: ser actriz y cantante.

Su primer paso fue en 1996, cuando protagonizó "Sunset & Divine", una película pornográfica basado en su propia experiencia. Después le ofrecieron un papel protágonico en la famosa serie de televisión norteamericana "Married with Children" (Casados con hijos), pero nunca pudo firmar contrato porque, según ella, los productores se negaban a pagarle lo que ella merecía.

Su última aparición en la pantalla chica fue el año pasado, en el show danés "Negermagasinet".

El problema es que realmente nunca pudo alejarse de las calles. En varias ocasiones volvió a ser arrestada por prostitución, en Las Vegas, y una vez fue detenida por robo, en San Francisco, hace cuatro años. Después, Divine empezó a despilfarrar el dinero.

Hoy, divide su tiempo entre algunos burdeles de Las Vegas y las famosas esquinas de Sunset Boulevard, donde fue descubierta con Grant hace nueve años. En una entrevista reciente, Divine, de 37 años, dijo que sus dos hijas "están totalmente alejadas de este negocio" y dijo que gracias a ese famoso episodio de 1995 se puede dar el lujo de cobrar tarifas que empiezan en los 2000 dólares y que son aún mayores para los hombres que tengan en sus dedos una alianza de matrimonio.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?