Suscriptor digital

Quinientos jueces, frente a frente por primera vez

La Corte impulsa el encuentro para fines de mes, en Santa Fe
Adrián Ventura
(0)
5 de marzo de 2006  

Quinientos jueces del país se verán las caras para hablar de independencia del Poder Judicial, uno de los temas más picantes de la agenda política de los últimos tiempos.

El encuentro, que se realizará en la ciudad de Santa Fe entre el 30 del actual y el 1° del mes próximo será multitudinario: nunca antes en la historia de la Argentina se reunieron en una misma ciudad tantos jueces.

En la Argentina hay 890 magistrados nacionales y más de 3000 provinciales, pero el entusiasmo que despertó la convocatoria obligó a la Corte Suprema de la Nación, que organiza la Primera Conferencia Nacional de Jueces, a poner un límite a la concurrencia.

La idea de organizar el encuentro fue del ministro de la Corte Ricardo Lorenzetti, que comenzó a motorizarlo hace más de un año, cuando el gobierno nacional todavía no había avanzado con la reforma de la ley del Consejo de la Magistratura.

La pretensión de la Corte, presidida por Enrique Petracchi, es la acercar el máximo tribunal, cabeza de uno de los poderes del Estado, a todos los jueces para darles un ámbito de contención y de participación; mostrar su interés por los problemas del sector y crear un mecanismo para que los magistrados expresen sus inquietudes y necesidades.

Elena Highton y Lorenzetti son, quizá, los magistrados con mayor predicamento en el interior y ambos tendrán una activa participación en la reunión, pero estarán presentes los siete ministros de la Corte y está previsto que también sean expositores Juan Carlos Maqueda, Raúl Zaffaroni y Carmen Argibay.

Hay, en el nombre de la reunión, "Conferencia", algo de sugestivo: en la década del treinta, en los Estados Unidos, para salir de la crisis en que estaba sumergido el Poder Judicial, la Suprema Corte norteamericana creó el mecanismo de la "conferencia": un sistema organizado por la Corte con la intervención de los tribunales inferiores y que está algo alejado del modelo del Consejo de la Magistratura que nació y se desarrolló en Europa y que fue tomado por la reforma constitucional argentina de 1994.

Claro que la "Conferencia" organizada por la Corte local no pretende sustituir al Consejo -cuyos representantes también fueron invitados a participar en la reunión-, pero uno de los jueces del máximo tribunal admite que "el Poder Judicial está en crisis y los jueces deben dialogar para fortalecer la Justicia" porque de ese modo "no será avasallada por otros poderes".

Sin politización

Lorenzetti comenzó a planear esta reunión hace un año, cuando el Gobierno no impulsaba aún la reforma del Consejo. Y en la Corte varios ministros coinciden en que no hay ninguna intención de politizar el encuentro, que se realizará bajo el lema "Jueces y sociedad", y en el que sólo tendrán la palabra magistrados. Más adelante se hará otro seminario con participación de representantes de la sociedad.

Los temas convocantes son cuatro: independencia judicial, ética, la situación de la Justicia frente a la prensa, de la que se quejan algunos jueces por las presiones que, a su entender, reciben de los medios de comunicación, y capacitación de los magistrados.

El temario es el habitual en los seminarios organizados por jueces y la Corte está muy preocupada en no dar margen a ninguna interpretación política. Pero lo cierto es que la reunión, que se repetirá todos los años, en esta ocasión se da en un contexto político que no es sencillo:

l Por un lado, el Gobierno finalmente impuso la reforma del Consejo, que maniata al organismo. Aunque no está previsto en ninguna de las cuatro comisiones que se vaya a hablar de este tema, el asunto está allí, latente.

Claro que los principales perjudicados por la reforma no fueron los jueces, sino los abogados, que no estarán representados en el megaencuentro.

l En segundo lugar, durante el año último muchos gobernadores redoblaron su ofensiva política contra los jueces, sometiéndolos a procesos poco transparentes de destitución; formulándoles durísimas críticas, como la que hizo recientemente el gobernador de Chubut, Mario Das Neves, o cuestionándoles los salarios que cobran o la exención de pagar ganancias de la que gozan los magistrados.

Esta situación se presenta en Neuquén, San Luis, Misiones, Santa Cruz, Capital, Tucumán, Mendoza y Salta, entre otras provincias. "El problema del avasallamiento y de la independencia surge con los gobernadores, pero también con los jueces que, para llegar a ser tales, necesitan contar con apoyo político. Hay que buscar una solución a este problema", dice Alberto Balladini, titular de la Junta Federal de Cortes.

Hasta ahora ya se realizaron reuniones preparatorias en Comodoro Rivadavia, Corrientes, Mendoza, Córdoba y Tucumán, y se harán otras similares en la provincia de Buenos Aires y en la Capital. El temario no será político, pero será ineludible que la política se filtre en cualquier interpretación para que los debates tengan correlación con las realidades del país.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?