Suscriptor digital

Larrabure: "Si no se sabe toda la verdad no se puede crecer"

Escribió un libro para "contribuir al esclarecimiento de la violencia política"
(0)
5 de marzo de 2006  

"Me duele mucho que el mensaje de paz y reconciliación de mi padre no se haya entendido. Abrir el caso Larrabure, después de 30 años, a la opinión pública es volver a poner sobre el tapete las miserias tan claras que ha vivido el país."

Quien habla así es Arturo Cirilo Larrabure, el hijo del coronel Argentino del Valle Larrabure, secuestrado el 10 de agosto de 1974, mantenido durante 372 días en una "cárcel del pueblo" y asesinado por el Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP).

Arturo Larrabure ha publicado a fines de 2005 su primer libro -"Un canto a la Patria"-, en homenaje a su padre y para intentar contribuir al esclarecimiento de la violencia política que asoló a la Argentina en los años 70. Su padre había sido secuestrado en la Fábrica Militar de Villa María y su cuerpo apareció en Rosario, el 23 de agosto de 1975.

Con tono calmo y una mirada infinitamente triste, Larrabure desgranó en una larga conversación con LA NACION las razones que lo impulsaron a difundir la obra. Nadie puede animarse a contradecirlo cuando asegura que su vida "empezó a cambiar" el 11 de agosto de 1974, la mañana siguiente al secuestro de su padre y que el 24 de marzo de 2004 otra vez se le reabrió la herida que carga desde la adolescencia.

Es que el 24 de marzo de 2004 el presidente Néstor Kirchner anunció la creación del Museo de la Memoria, que se erige en el predio de la ex Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA), tristemente célebre por haber funcionado allí un centro clandestino de detención durante la dictadura.

"Ese día [el 24 de marzo de 2004] tuve mucho dolor porque vi que se quería mostrar sólo una parte de la historia. Y si no se sabe toda la verdad no se puede crecer", dice Larrabure sin una pizca de resentimiento, como una víctima más de la violencia de los 70.

En las casi 480 hojas del libro, el lector se enfrenta a un relevamiento minucioso de las publicaciones periodísticas, de los documentos difundidos por el ERP, incluido un documento inédito de Mario Roberto Santucho, fotos de distintos momentos de la vida del militar, cartas en las que insta a su familia a perdonar a sus captores y les da consejos para seguir adelante sin él, y testimonios de quienes lo conocieron desde distintas facetas.

Arturo Larrabure, casado y padre de cinco hijos, también volcó en el papel la historia que lo atormenta para que su propia familia pudiera comprenderlo. "Cada uno de mis hijos tiene un ejemplar del libro. Algunos lo leyeron todo, otros han tenido que dejarlo porque los angustia. Pero lo importante es que allí está el abuelo que no pudieron conocer".

-¿Por qué escribir la vida de su padre?

-Si no escribía un libro así, las personas de 40 años o menos no iban a hablar ni a conocer lo que sucedió en aquella época. Una de mis grandes preocupaciones era cómo hacer que los jóvenes se enganchen en la cuestión, teniendo en cuenta que tienen información parcializada sobre la década del 70. Abrir el caso Larrabure después de 30 años a la opinión pública es volver a poner sobre el tapete las miserias tan claras que ha vivido el país.

-¿Por qué no se ciñó específicamente al extenso cautiverio y a la muerte su padre?

-No me quedé cerrado en el tema de la muerte de mi padre, sino en el mensaje que nos legó. Ojalá sirva para ver la terrible guerra de los 70 con una visión justa, con objetividad, con crudeza y con ecuanimidad.

-¿Cuál es el mensaje que quiere transmitir con la difusión de las cartas y el diario?

-No me quise quedar con el tema de su muerte, sino con su mensaje. El nos dio el ejemplo porque en su diario escribe que perdona a sus captores. Uno debe crecer con la verdad y lo que busco con el libro es decir toda la verdad, que otros se sinceren y que escriban lo que vivieron.

-¿Se sentaría a dialogar sobre la violencia en la década del 70 con el hijo de un desaparecido?

-Lo he pensado. Me sentaría si fuera desde la sinceridad. Yo busco con el libro defender la vida, la paz, el perdón y la reconciliación. Es necesario el diálogo sincero entre todas las partes [que protagonizaron la violencia en los 70].

Cuando cierro los ojos y pienso lo que me pasó a mí con mi papá, creo que no puede ser verdad. No imagino que a una persona le pueda caer la desgracia de ser secuestrada por una banda de violentos, de asesinos. No puedo creer que haya sido el caso de mi padre.

-¿Qué le deja el libro en lo personal?

-Recuperé a mi papá e hice la catarsis que debía hacer. Descubrí muchas facetas de él que no conocía. Reconstruí diálogos, anécdotas. Logré la paz que yo buscaba.

Mensaje de reconciliación

"Un canto a la Patria" fue costeado por el propio de Arturo Cirilo Larrabure y fue editado por Edivern.

"Está en muchas librerías y yo me voy a encargar de llevarlo a todo el país. Me he cargado el libro sobre mis hombros para difundir junto con mis hijos el mensaje de reconciliación de mi padre", cuenta Larrabure.

Y agrega que también los vende por correo electrónico, con el fin de "recaudar el dinero -dice- que se requiere para alimentar la cadena de impresión".

La primera edición fue de tres mil ejemplares y afortunadamente para él quedan pocos sin vender.

"Ahora tenemos que ver cómo seguimos imprimiendo porque esa cantidad de ejemplares para un país tan grande y con tanta gente es muy poco", dice, y pide permiso para que el lector sepa que puede adquirirlos enviando un correo electrónico a alarrabure@hotmail.com

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?