La revolución humorística

Marcelo Stiletano
(0)
8 de marzo de 2006  

Fue la "revolución del Río de la Plata", según la certera definición de Jorge Nielsen en el segundo tomo de su documentada historia sobre nuestra pantalla chica titulada "La magia de la televisión argentina". O el momento de humor "más inteligente" de su tiempo, tal como lo recuerda Carlos Ulanovsky en el no menos riguroso "Estamos en el aire", en el que se explora al detalle el primer medio siglo de la TV argentina.

Se trataba de "una auténtica superproducción", según recordaba en este último libro una de las integrantes del primer elenco de una propuesta que desde allí no hizo más que perfeccionarse (aunque algunos memoriosos prefieran siempre al original) y a escribir algunas páginas excepcionales en la historia del humor televisado en la Argentina. "Cantábamos, bailábamos, tocábamos instrumentos. Los actores contribuíamos mucho, opinábamos y metíamos nuestras ideas sobre el humor. Ese programa se hacía con el cariño y la pasión de cuando se trabajaba en el teatro independiente", decía Henny Trayles sobre "Telecataplum", la extraordinaria primera incursión en la Argentina de aquel grupo que luego se conoció como "los uruguayos".

En palabras de Nielsen, la propuesta acercaba "un humor intelectual, moderno, con notables parodias musicales" y exigía del espectador, a partir de un lenguaje hasta allí desconocido, pero se ajustaba de lleno a las características y a las propiedades del medio, la necesidad "de concentrarse frente al televisor para no perder detalle de los gags y las ironías verbales".

En aquella primera experiencia, más de un observador se detuvo en los rasgos aparentemente "intelectuales" y "elitistas" del estilo practicado por esa troupe oriental. Con el tiempo y otros nombres, la columna vertebral de ese equipo supo actualizarse, recrear varias veces algunos de sus viejos éxitos y ganar popularidad, pero sin alejarse en el fondo de los cimientos que edificaron una de las obras más sólidas que haya conocido nuestra TV en materia de humor.

* * *

Pasaron "Jaujarana", "Hupumorpo", "Comicolor" e "Hiperhumor". Algunos de los miembros fundadores de ese plantel ya fallecieron (Raimundo Soto, en 1983; Enrique Almada, en 1990; Andrés Redondo, en 1993). Pero la impronta que todavía conservan en el recuerdo propio y en la memoria de los telespectadores sobrevivientes de aquellas primeras aventuras como Trayles, Berugo Carámbula, Gabriela Acher, Eduardo D´Angelo, Ricardo Espalter y Julio Frade (este último tan notable músico como humorista) justificaban con creces un digno tributo a esa gran estirpe del mejor humor.

A más de un año de su realización en las dos orillas del Río de la Plata por la productora Filmic (responsable del primer acercamiento admirativo al grupo en "Rescate emotivo", que emitió Canal 13 un par de temporadas atrás), finalmente podrá verse entre nosotros el ciclo de cuatro programas en el que Frade, Espalter, D´Angelo y Carámbula reciben el reconocimiento de algunos pares (Miguel Angel Rodríguez, Andrea Frigerio, Alfredo Casero, Fabián Gianola, Juan Carlos Mesa y Georgina Barbarossa, entre muchos otros), rememoran los viejos buenos tiempos y nos acercan ese estilo visualmente riquísimo y lleno de momentos inspirados que escasea en estos tiempos en los que se impone esa penosa comicidad chacotera hecha sobre la base de la humillación del prójimo.

La primera emisión de "Uruguayos (un homenaje con humor)" será mañana, a las 23, por Canal 9. Cómo no alegrarse por esta noticia.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios