Suscriptor digital

"No hay solidaridad con la tortura"

Daniel Gallo
Daniel Gallo LA NACION
El brigadier general Schiaffino realizó la autocrítica de la Fuerza Aérea por la participación institucional en la dictadura
(0)
10 de marzo de 2006  

El propio brigadier general Eduardo Schiaffino calificó el momento como un punto de inflexión. En la voz de su jefe, la Fuerza Aérea realizó ayer una fuerte autocrítica por su participación institucional en la dictadura. A casi 30 años de ese 24 de marzo en el cual las Fuerzas Armadas tomaron el poder, Schiaffino definió: "No hay solidaridad con el delito, no hay solidaridad con la tortura y no hay solidaridad con la cobardía".

El mensaje de Schiaffino fue escuchado por los jefes de unidades aéreas, convocados al acto de comienzo del año militar. Esos mandos leerán hoy el discurso en sus formaciones. En el helipuerto del Edificio Cóndor también estuvo la ministra de Defensa, Nilda Garré, que dijo estar "muy satisfecha" por las palabras de Schiaffino, que conocía antes de hacerse públicas.

"La Fuerza Aérea, que hoy me toca conducir, asume la obligación moral ante la Nación de reconocer los hechos contra la dignidad del hombre cometidos por integrantes de nuestra institución en aquellos días", expresó Schiaffino al leer uno de los párrafos más importantes de su escrito.

Luego, después de un abrazo, le reconocería al secretario de Asuntos Militares, Vázquez Ocampo: "Hice un piff [sic], la frase era reconocer y repudiar los hechos". Frente a los micrófonos periodísticos, el jefe de la Fuerza Aérea repitió la frase completa para dar mayor contundencia a la autocrítica.

Además de la cúpula de la aeronáutica militar, asistieron al acto -en conocimiento del mensaje que iba a transmitirse- muchos altos oficiales retirados en los últimos años.

Después de trazar los objetivos básicos para el año militar, Schiaffino entró de lleno en el tema que LA NACION anticipó ayer. "Quisiera detenerme y reflexionar sobre el respeto a la ley y hacerlo en relación con lo que significa el próximo 24 de marzo, cuando se cumplan 30 años de un hecho doloroso para los argentinos, ya que no se puede obviar la responsabilidad que la Fuerza Aérea tuvo en el mismo."

Y agregó: "En ese entonces tuvieron lugar acciones que dejaron de lado los valores morales y éticos que históricamente fueron la fortaleza de la sociedad argentina. El quebrantamiento de la ley y el no respeto de esos valores dieron como resultado excesos agraviantes a la dignidad humana que están siendo investigados por la Justicia".

Hizo propia Schiaffino una idea-fuerza que el presidente Néstor Kirchner difunde cada vez que se refiere a las violaciones de los derechos humanos. "El cumplimiento de la ley no es una elección, es una obligación, en el convencimiento de que sólo en el marco de la verdad y la justicia se podrá alcanzar la cohesión necesaria para concretar el proyecto de Nación que pretendemos y merecemos", indicó el jefe aeronáutico, que llegó a esa posición hace un año, cuando el caso Southern Winds derivó en el anticipado retiro de 15 brigadieres.

"Punto de inflexión"

Una de las premisas del mensaje de ayer fue marcar las diferencias entre aquellos que actuaron en la dictadura y los actuales oficiales. Por eso, Schiaffino fue directo: "Las nuevas generaciones tienen derecho a construir el futuro, orgullosas de su esfuerzo, sin cargar sobre sus espaldas con los errores del pasado".

"Hechos luctuosos como los acontecidos hace 30 años deben servirnos, fundamentalmente a las nuevas generaciones de argentinos, para emprender el firme compromiso de evitar y aborrecer el odio y la lucha entre hermanos. Este es un punto de inflexión en nuestra historia, signado por una necesaria visión autocrítica; hago votos por el reencuentro, la concordia y la hermandad entre argentinos", afirmó Schiaffino.

Escucharon de cerca el discurso el jefe del Estado Mayor Conjunto, brigadier general Jorge Chevalier; el jefe de la Armada, almirante Jorge Godoy, y el subjefe del Ejército, general de división Néstor Pérez Vovard.

Con las palabras de ayer se completó el círculo de autocríticas militares. La opinión general de los uniformados es que no queda mucho más por decir desde su lado. El Gobierno espera otra cosa: que ese reconocimiento de violaciones de los derechos humanos se produzca también entre quienes participaron de la lucha contra la subversión.

La Casa Rosada busca contra reloj archivos de la dictadura para presentarlos al repudiar el golpe de Estado. El secretario de Derechos Humanos, Eduardo Luis Duhalde, reconoce que esos documentos no están en manos de las fuerzas, pero está seguro de que no fueron destruidos.

Instituto y museo sobre Malvinas

  • La ministra de Defensa, Nilda Garré, calificó de "muy positivo" el viaje a las islas Malvinas que programan realizar los familiares de ex combatientes que integran la Comisión de Caídos en ese conflicto bélico. Y sostuvo que "la causa Malvinas es absolutamente legítima de todos los argentinos, un compromiso profundo de toda la Nación y una deuda. La forma ilegítima e irresponsable en cómo se preparó la guerra no debe ser un impedimento para contemplar la eficacia y el heroísmo de oficiales y soldados". La agrupación también le anunció que fundará, en Once, un instituto y un museo sobre Malvinas.
  • ADEMÁS
    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?