Suscriptor digital

La viuda de Sayago, con el Presidente

Estuvo en la Casa Rosada y le solicitó respaldo a Kirchner
(0)
14 de marzo de 2006  

En medio de un fuerte clima de tensión por la situación que se vive en su propia provincia, el presidente Néstor Kirchner recibió ayer a Lorena Castro, la viuda del policía Jorge Sayago, asesinado brutalmente la noche del 7 de febrero último, en medio de un enfrentamiento con un grupo de trabajadores petroleros que atacaron la comisaría de Las Heras para liberar a un detenido.

En la audiencia, que transcurrió en el despacho presidencial, la mujer le pidió a Kirchner que brindara todo el respaldo del Estado para garantizar el avance de la causa judicial, que tiene en vilo a los pobladores del pueblo. Ocurre que la jueza que instruye la causa, Graciela Ruata de Leone, ya apresó a un total de 18 personas, y se esperan aún más detenciones en las próximas horas.

Los detenidos, en su mayoría, están acusados de "coacción agravada, homicidio agravado y daño calificado". Castro asistió al encuentro de ayer acompañada por su hermana y llevó en brazos a su beba de meses, Abril Sayago. Del cónclave también participaron el ministro del Interior, Aníbal Fernández, y el ministro de Planificación Federal, Julio De Vido.

La viuda de Sayago se retiró de la Casa Rosada sin hacer declaraciones. Sin embargo, por la tarde, antes de llegar a la sede del Gobierno, la mujer había anticipado en declaraciones radiales que buscaría obtener respaldo político del primer mandatario para resolver el episodio. "Tengo que confiar en la Justicia, pero [el respaldo político] ayuda también", señaló Castro.

A la vez, la Casa Rosada recibió ayer por la tarde otra visita vinculada con la situación que se vive en Las Heras. Sandra Izaguirre, esposa de Avelino Andrade, un delegado de la empresa Indus que está detenido, pidió una audiencia al ministro del Interior, pero no fue recibida. La mujer obtuvo la colaboración de la titular de Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, y aspiraba a reclamar que liberaran a su marido.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?