Suscriptor digital

"Los gobernadores le tienen miedo al Presidente"

Ratificó que será candidato en 2007
Jaime Rosemberg
Diego Cabot
(0)
19 de marzo de 2006  

El gobernador de Neuquén, Jorge Sobisch, está orgulloso de su amplio despacho, ubicado en el piso 17 de la sede de la Fundación de Desarrollo Patagónico, a pocas cuadras de la Casa Rosada.

"Esto es muy lindo, pero en 2007 dejo esta sede, y también la gobernación... para ser presidente", dice riéndose el mandatario, derrochando optimismo, aunque no quedan dudas de que las elecciones del año próximo son su gran obsesión.

Muy crítico con el gobierno de Néstor Kirchner, el mandatario asegura a LA NACION que su ex colega, Sergio Acevedo, "pagó el precio de querer ser gobernador y tomar decisiones", que en el gobierno hay una "gran cuota de autoritarismo y ningún respeto por las instituciones [y que] los gobernadores no hablan porque le tienen miedo al Presidente, que tomen represalias económicas o les hagan operaciones de prensa".

Cauto, relativiza los conflictos en el espacio de centroderecha que comparte con Mauricio Macri y Ricardo López Murphy, aunque en velada crítica al líder de Recrear aclara: "Macri y yo ratificamos nuestros liderazgos en las urnas".

Reprueba que el próximo 24 de marzo haya sido declarado feriado por el Congreso y afirma: "Más que debatir lo que nos pasó en los setenta, necesitamos que la Justicia actúe en todos los casos".

Vestido con un sobrio traje beige y un prendedor en la solapa con la imagen de su provincia, Sobisch cuestiona la "falta de política energética" de la administración y acusa al Gobierno y a las empresas petroleras de quedarse con parte la renta de la provincial.

Al final, vuelve a la carga y pronostica: "En el 2007, enfrentaré a Kirchner; ellos desde la izquierda y yo en el centro".

-¿Por qué renunció el gobernador Acevedo?

-La muerte del oficial Sayago tal vez fue la gota que colmó el vaso, en una provincia con inestabilidad política. Todo tiene que ver con el manejo discrecional del poder que hace el Presidente. Hay una cuota muy grande de autoritarismo que se pretende instalar en el país. Por eso tenemos que construir una oposición con poder político para enfrentar este modelo.

-Entonces Acevedo se fue por no ser sumiso...

-Trató de ser un gobernador; ni más ni menos que eso. (Se ríe.) Poder licitar la obra pública, nombrar a sus ministros, cosas tan sencillas como esas, y obviamente no pudo. Atento al silencio de todos los gobernadores, que le tienen miedo al Presidente y no hablan por miedo a represalias, hay que levantar la voz para decir que no es nada bueno que el poder se concentre en pocas manos, en un camino que va desde Buenos Aires hasta Santa Cruz y viceversa.

-Habló de oposición. ¿Las dificultades que tiene el frente de centro que integra son graves?

-No creo. Hasta el 23 de octubre, estuvimos en un proceso de instalación en la sociedad. Ese día, tanto Macri como yo ratificamos nuestros liderazgos a través de los votos. Comenzamos ahora con la organización de esa opción.

-¿Y se llegará a conformar una opción con posibilidades en 2007?

-Estamos en eso. Uno puede tener propuestas, pero si en la provincia de Buenos Aires no tiene fiscales el día de la elección, a uno lo pasan por arriba. Estamos instalando al partido, y en paralelo trabajamos para saber lo que hay que hacer el día que lleguemos al poder.

-¿Habrá internas con Macri para definir la candidatura?

-Será lo más inteligente. Ya hemos dado muestras de que se puede convivir en un espacio, privilegiando un espacio de poder por sobre nuestras expectativas personales. Lo mejor sería que la gente opinara a través del voto, aunque no descarto otras alternativas.

-¿Y López Murphy? ¿Hay posibilidad de armonizar posiciones?

-(Interrumpe.) No tengo problemas con él; creo que después del 23 de octubre, es él quien tiene problemas conmigo, y cada tanto habla no muy bien de mí. Para mí, no es impedimento para sentarme y acordar. No tengo ningún problema en conversar con quien quiera construir una oposición seria, sólida, y con un continente que no se agote en una mera elección.

-¿Con sectores del PJ?

-Seguro que habrá del PJ, de la UCR, independientes. Hay tanta atomización en los partidos tradicionales y falta de liderazgo en la oposición, que aquel que logre ocupar ese espacio va a suscitar la atención del resto de la dirigencia. Aspiro a hacerlo yo.

-¿Con quién se ve compitiendo en 2007?

-Con Kirchner; es lo mismo que sea Néstor o Cristina. No es un problema de sexo, sino de ideas. Ellos están posicionados a la izquierda, y yo, en el centro.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?