Se suicidó ayer Ramiro Castillo

Sin salida: el jugador boliviano no soportó el dolor por la muerte de su hijo, fallecido hace tres meses, y se ahorcó.
(0)
19 de octubre de 1997  

LA PAZ (EFE).- No soportó más tanto dolor. El futbolista Ramiro "Chocolatín" Castillo se ahorcó en la madrugada de ayer en esta capital con una corbata, tras padecer en los últimos tres meses una profunda crisis depresiva desde la muerte de su pequeño hijo José Manuel, de siete años, el último 29 de junio, justamente pocas horas antes de la final de la Copa América entre Bolivia y Brasil, que obviamente en esa ocasión el futbolista no pudo disputar.

El fiscal Rodolfo Gutiérrez fue el encargado de confirmar las razones de la muerte tras la realización de la autopsia en el Hospital de Clínicas, de La Paz. Gutiérrez indicó que el cuerpo de Castillo, de 31 años, colgaba de una corbata en una de las habitaciones de su domicilio, ubicado en el barrio residencial de Achumani. Por otra parte, el mismo Gutiérrez también informó que los médicos que realizaron la autopsia no hallaron rastros de alcohol ni de drogas Castillo era el capitán del seleccionado boliviano y había desarrollado una extensa campaña que incluyó su paso por el fútbol argentino, en los clubes Instituto, de Córdoba, Argentinos Juniors, River, Rosario Central y Platense. Además, el volante jugó en The Strongest, de Bolivia; en Everton, de Chile, y actualmente había regresado a La Paz para jugar en el otro grande, Bolívar.

Hacía algo más de tres meses que Castillo estaba hundido en un grave estado depresivo. La muerte del pequeño José Manuel, víctima de un fulminante cuadro de hepatitis, lo condujo a una situación desesperada, que trágicamente acabó ayer al quitarse la vida -después de tres intentos-, justamente un día después que su hijo hubiese celebrado su cumpleaños número ocho.

Duelo nacional de 30 días

A raíz de la muerte de Castillo, los jugadores de Bolívar y The Strongest decidieron no jugar el clásico que los iba a enfrentar hoy y postergarlo para el próximo miércoles, mientras que el gobierno boliviano decretó duelo nacional por 30 días.

Iván Castillo, futbolista de Gimnasia, de Jujuy, y hermano de Ramiro, en principio ayer no había conseguido vuelos para asistir al multitudinario velatorio que anoche se ofrecía en la sede del club Bolívar, pero la fuerza aérea boliviana le envió un avión para poder estar presente.

Las condolencias comenzaron a llegar desde todos lados. Entre otros, el presidente de la Confederación Sudamericana de Fútbol, Nicolás Leoz; el vicepresidente de Bolivia, Jorge Quiroga; el ex director técnico del seleccionado boliviano, Xabier Azkargorta; el presidente de la Academia Tahuichi, Rolando Aguilera, y el defensor boliviano Juan Manuel Peña, que juega en Valladolid, expresaron su dolor. En tanto, en el municipio de Coripata -a 96 kilómetros al noroeste de La Paz-, donde nació el futbolista, se declaró un duelo de tres días, con suspensión de las actividades. Por estas horas, todo Bolivia llora la pérdida de Chocolatín.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios