Otro gesto de un Estado más activo en la economía

El Correo y un tren son los antecedentes
(0)
22 de marzo de 2006  

La rescisión del contrato de Aguas Argentinas no es el primer paso que da el Gobierno hacia una mayor intervención del Estado en la economía.

Antes de que se conociera esta decisión de terminar con la concesión que estaba en manos del grupo francés Suez, la administración de Néstor Kirchner ya había avanzado en otros proyectos de reestatización en distintos sectores de la economía.

Hace dos años, el gobierno de Néstor Kirchner le retiró la concesión del Correo Argentino al grupo Macri, debido a una serie de incumplimientos, como el no pago del canon. La privatización de la empresa postal se había concretado en 1997, y cuando se hizo cargo de la concesión el Gobierno señaló que su intención era intervenir el Correo por 180 días para luego volver a privatizarlo. Hasta ahora, nunca se concretó el llamado para una nueva adjudicación.

En septiembre de 2004, el Gobierno decidió quitarle la concesión del ex ferrocarril San Martín a la empresa Metropolitano. Inicialmente, la intención oficial también era realizar un nuevo llamado a licitación, pero el ramal hoy sigue en manos estatales.

En forma paralela, en los últimos años también se avanzó con la creación de empresas estatales en rubros que habían quedado íntegramente en manos privadas durante los años 90.

En este caso, los proyectos más importantes fueron la creación de la petrolera Enarsa y la aerolínea Lafsa. A casi dos años de su presentación, Enarsa recién está encarando algunos proyectos para generación de energía eólica y firmó los primeros acuerdos para proyectos de exploración petrolera off-shore.

Por su parte, Lafsa no fue fundada por la administración Kirchner, sino durante la presidencia de Eduardo Duhalde, para absorber a los empleados de LAPA y de Dinar. A más de tres años de su creación, la aerolínea nunca llegó a volar y se encamina a su liquidación.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios