Puerta no pudo sonreír

Kuerten, el máximo favorito, lo superó por 7-6 (7-3) y 6-3 en la final en Santiago.
(0)
6 de marzo de 2000  

SANTIAGO.- Dio lucha, lo entregó todo, pero el cansancio producido por jugar dos semanas al límite pesó más. No hubo celebración argentina en esta ciudad. En la final del torneo de Santiago, que repartió 375.000 dólares en premios y puntos para el ranking de la ATP, Mariano Puerta cayó ante el brasileño Gustavo Kuerten, máximo favorito, por 7-6 (7-3) y 6-3, en 1h38m.

Fue la segunda final consecutiva para Puerta, de 21 años, que el domingo anterior había perdido con Juan Ignacio Chela, en México. Esta vez, el cordobés no pudo encontrar el desquite. En el match decisivo, ante 2500 espectadores, Puerta dejó el corazón y peleó hasta el último punto, pero no consiguió superar la solidez de Kuerten, un auténtico top ten más allá de no figurar en ese lugar en la Carrera de Campeones.

A pesar de no estar en su mejor forma, Kuerten fue un poco más. Mostró un servicio demoledor (18 aces y el 81% de eficiencia con su primer saque), que le permitió salvar varios errores, y supo imponerse en los puntos decisivos.

El primer set fue bastante parejo, con un quiebre para cada lado. Había empezado mejor Guga, pero luego el cordobés equilibró el juego. En el tie-break, Puerta sólo ganó un punto con su saque. Fue el principio del fin. Agotado, el argentino quedó rápidamente 0-3. Su espíritu de lucha le permitió disponer de varias pelotas de break (nueve en todo el parcial, cuatro en el decisivo séptimo game), pero Kuerten sacó puntos de la galera y siempre se las arregló para mantener su saque.

En el noveno game, Puerta echó el resto. Salvó un match-point con una volea y tuvo un par de ventajas para el quiebre, pero Kuerten apareció con un saque ganador y una volea para terminar con la resistencia y empezar el festejo, acompañado por unos 150 espectadores vestidos con la clásica casaca verdeamarelha.

Por esta actuación, Puerta se llevó 25.000 dólares y sumó 24 puntos para la Carrera de Campeones de la ATP, por lo que desde hoy quedará cerca del 15° puesto (estaba 34°), y será el argentino mejor ubicado. En el ranking de entrada a los torneos (el sistema anterior) se ubicará 72°. Fue la cuarta final de su carrera (ganó el título en Palermo 98 y perdió en San Marino, ese mismo año), y seguramente será convocado por Franco Davin para integrar el equipo argentino de la Copa Davis que, del 7 al 9 del mes próximo, se medirá con Chile, aquí mismo, por la semifinal de la Zona Americana de la Copa Davis.

Para Kuerten, de 23 años, fue el primer título del año y el sexto de su carrera; embolsó un premio de 50.000 dólares y también venció en el dobles. Junto con su compatriota Antonio Prieto, derrotaron a los sudafricanos Ian Bale y Piet Norval por 6-2 y 6-4. En el historial consiguió su tercer triunfo sobre Puerta en cuatro partidos: el argentino sólo pudo ganar la primera vez, en Umag 98.

La segunda semana inolvidable del tenis argentino se cerró con el protagonismo de Puerta. Más allá del traspié decoroso en la final, es destacable su recuperación tras un 99 para el olvido. El tenis nacional sigue dando lucha en el duro circuito y cada vez con mejores resultados. Trabajando así, los éxitos pueden repetirse en cualquier momento.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?