Suscriptor digital

Los abogados dejarían de ser mayoría en Diputados

Los partidos incorporaron a referentes de otros sectores
(0)
25 de octubre de 1997  

La mayoría absoluta de abogados que hay en la Cámara de Diputados corre riesgo de desaparecer como tal, ya que vence el mandato de 36 de los 74 abogados que la componen.

De las 41 bancas que le vencen la UCR, 19 corresponden a letrados, sobre un total de 31 juristas que tiene. Al justicialismo, en cambio, le vencen 61 bancas, 12 son de abogados, sobre un total de 25 integrantes de esa profesión. De las cinco bancas que disputará el Frepaso, una corresponde a un abogado, sobre un total de nueve. Al resto de los partidos le vencen cuatro bancas de abogados.

Las principales fuerzas políticas reemplazarán algunas de esas bancas con referentes del empresariado, el agro y los jubilados, con el objeto de captar el voto de esos sectores.

De esta manera, por ejemplo, el trío de defensores mediáticos de los jubilados, María América González, Mirta Tundis y Carlos Imizcoz, son candidatos por la Alianza, Unión por Todos (de Patricia Bullrich) y la coalición Izquierda Unida, respectivamente.

La Alianza apostó al agro al incorporar en sus listas al empresario ruralista Guillermo Moore de la Serna y al líder de la Federación Agraria Argentina, Humberto Volando.

El sindicalismo no podía quedar fuera de la oferta de candidatos del PJ, por lo que el gobernador bonaerense, Eduardo Duhalde, incluyó en la lista que encabeza su mujer, Hilda "Chiche" Duhalde, al secretario general de la Unión Obrera de la Construcción (Uocra), Gerardo Martínez, y al cervecero y ex secretario general de la CGT, Saúl Ubaldini.

Pero como el duhaldismo no quiere estar al margen de los tiempos que corren, donde la economía de mercado es protagonista, también convocó a un importante referente de los sectores productivos, como es Rodolfo Frigeri, titular del Banco Provincia, entidad encargada de la adjudicación de créditos para la promoción industrial y apoyo del agro.

En esta misma línea, cabe recordar que también el empresario Claudio Sebastiani, titular de la Unión Industrial Argentina (UIA), intenta renovar su banca para el PJ.

Los que se van

Además de los abogados salientes, cuyos nombres más famosos son Enrique Mathov y José Horacio Jaunarena, por la UCR; María Laura Leguizamón y Miguel Angel Pichetto, por el PJ, y Alberto Natale, por el Partido Demócrata Progresista, vence el mandato de otros legisladores de distintas profesiones.

Dejará su banca el único enólogo, Hugo Bordín, que es del PJ mendocino -como no podía ser de otra manera-, y de la única radióloga, la radical Elisa Carca.

Otro diputado que cumple su mandato es el sindicalista del PJ Naldo Brunelli, que se hizo famoso por movilizar a la ciudad bonaerense de San Nicolás cuando se oponía a la gestión de María Julia Alsogaray como interventora de Somisa.

El Congreso editó un libro, "Perfil de los legisladores", en el que algunos diputados consignaron como profesión la política. A algunos de ellos, como los justicialistas María Leonor Casari de Alarcia y Ernesto Rolando Kaehler, también les vence el mandato. Otros afirmaron en el mismo libro que su profesión es el sindicalismo, por caso, el justicialista Roberto Digón.

Excepto que logren su reelección, la Cámara de Diputados se quedará sin sus cinco militares de carrera: Rodolfo Aldo Juncosa, del Partido Renovador de Salta; Aldo Rico y Pedro Morello, del Modín; José David Alberto Ruiz Palacios, de Acción Chaqueña, y Luis Nicolás Polo, del Movimiento Azul y Blanco.

Tres exponentes de distintas ramas del arte dejarán sus bancas: el único músico, el santafecino Raúl Enrique Llopis, de Participación y Justicia; la única escritora, Martha Mercader (UCR), y el único cineasta, Fernando Solanas, del Frente Grande.

A la solitaria "formadora de cuadros políticos", Mirta Elsa Rubini, del PJ, también le vence el mandato, igual que a una periodista justicialista, María Antonia Salino; a uno de los dos bioquímicos del PJ, Carlos Tenev, y al mayor de los diputados, el médico radical Atilio Oscar Viglione, de 83 años.

También dirá adiós a su banca el justicialista y único filósofo del Congreso, Miguel Angel Toma.

El más notable de los legisladores al que le vence el mandato es al propio presidente del cuerpo, el empresario justicialista Alberto Pierri, que en esta campaña hizo silencio de radio; perdón, de televisión.

El espectro de profesionales que deambula por el Congreso es bien amplio: docentes, médicos, psicólogos, escribanos, contadores, economistas, arquitectos, enfermeras, dentistas, comerciantes, empleados, administradores de empresas, ingenieros, martilleros... Pero sólo un licenciado en ciencias políticas.

Todos ellos han sido, y algunos seguirán siendo, los encargados de legislar los destinos del país.

Estudiosos

No son muchos los legisladores que tienen en su haber más de un título profesional. Pero el que más se destaca por haberse quemado las pestañas es Héctor Polino, del Partido Socialista Democrático, que ostenta los títulos de abogado, escribano, procurador y maestro mayor de obras.

En este ranking de títulos, le siguen dos mujeres: las justicialistas Hilda Norma Ancarani de Godoy, que es abogada, procuradora y escribana, y María Laura Leguizamón, que es abogada y escribana .

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?