Kornblihtt, el candidato que eligió la izquierda

El biólogo quiere una UBA distinta
(0)
7 de abril de 2006  

Alberto Kornblihtt estrenó ayer su identidad de candidato a rector por la izquierda en un día agitado, que le exigió declaraciones públicas, negociaciones privadas y hasta pedirle prestado el teléfono celular a su hijo.

Biólogo especializado en biología molecular, investigador principal del Conicet, profesor titular plenario de la Facultad de Ciencias Exactas, Kornblihtt, de 51 años, insistió en presentarse como el candidato de un espacio político que lo eligió como "referente de un modelo distinto de universidad, ante el peligro de que puedan retornar el shuberoffismo y el radicalismo universitario, que significan el regreso de las políticas prebendarias".

"El hecho de que hayan pedido una asamblea con ingreso restringido es un reflejo del tipo de política que practican y proponen", dijo el investigador, en diálogo con LA NACION, en un bar cercano al Colegio Nacional de Buenos Aires, rodeado por los cuatro decanos que apostarán por su candidatura.

-¿Cuál es el modelo de universidad que representa su espacio?

-Una universidad pública, gratuita y laica, abierta a la sociedad y generadora de conocimientos. Creemos que la lucha por el presupuesto es genuina. La universidad está mantenida por los bajos salarios docentes y la baja inversión en infraestructura y equipamiento. La universidad necesita un presupuesto acorde con su masividad, que no es incompatible con la calidad. No hay que tener miedo a la movilización, que es genuina y no destructiva cuando está encabezada por las autoridades.

-¿Cuáles serían sus propuestas concretas de gestión?

-Estamos mucho más cerca de la universidad generadora de conocimientos que de la universidad profesionalista. Debe haber un aumento de las dedicaciones exclusivas, una solución para los docentes ad honórem, un desarrollo del pensamiento crítico.

-¿Qué opina de la gestión del rector Jaim Etcheverry?

-Tuvo aciertos y falencias. El rector, por sus características personales, no supo construir una base de sustentación en los sectores más sanos de la universidad. Se quedó un poco solo. Jaim Etcheverry se va por las cosas buenas que hizo. No se le perdona que no haya comprado ni vendido.

-¿Cómo se define políticamente?

-Soy de izquierda. Tengo una trayectoria, aunque no estoy afiliado a un partido. Para mí, eso significa, en cada situación, caer del lado del interés social y no del individual.

-¿Qué piensa de las objeciones que se hacen a Alterini?

-Alterini fue funcionario de la dictadura y sería una mala señal que fuera elegido, pero lo más importante es el tipo de política universitaria que representa. No cambiaría mucho que ganara otro candidato de ese espacio.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?