Suscriptor digital

Las ventas de VCC y Mandeville cambian el mapa de la TV por cable

Cablevisión y Multicanal dominan el mercado e intercambian abonados.
(0)
27 de octubre de 1997  

Desde hoy, cuando se formalicen los contratos por la compra de Video Cable Comunicación (VCC) y Mandeville Cable, los abonados de la TV por cable serán parte de un nuevo mapa. Este mercado será controlado por dos grandes operadores -Cablevisión y Multicanal- y el servicio que hoy pagan los abonados sufrirá cambios en el corto plazo.

Detrás de estos gigantes, que antes de fin de año comandarán una masa de casi 3,2 millones de usuarios de TV cable, sobre un total estimado en 4,5 millones en toda la geografía nacional, se mueven tres grupos económicos.

Por el lado de Cablevisión, son Citicorp Equity Investment (CEI) y Telefónica Internacional SA (TISA). Por el de Multicanal, el Grupo Clarín, dueño del diario Clarín, la estación de TV abierta Canal 13 y la productora de contenidos Artear, entre otros medios.

VCC -empresa del Grupo Liberman, hoy dedicado al mercado editorial con la aparición de El planeta urbano, su primera revista- pasará a manos de Cablevisión y Multicanal por partes iguales. Esto significará no sólo la disolución de la firma de Samuel Liberman y la norteamericana US West, sino también el reparto de los 700.000 abonados que, por estos días, valen su peso en oro.

Por impacto de esta operación, ganan los que compran y venden, pero no los usuarios. La incertidumbre domina el ánimo de los abonados, dado que ningún representante de cada una de las tres empresas pudo explicar a La Nación cómo se hará la distribución de los suscriptores.

Los usuarios pierden

A las fusiones operadas en las últimas semanas se suma por estos días el canje de abonados que los grandes multiple system operator (MSO) -operadores de servicios múltiples- realizan con otros operadores independientes, con vistas a concentrar inversiones, lo que les permite potenciar las respectivas fusiones.

Hasta que ello se resuelva, los socios siguen adscriptos a la sigla ya vencida de VCC, a la espera de lo que resuelvan los nuevos dueños. Una alta fuente próxima a esta operadora contó a La Nación que sus abonados verán reducido el servicio de TV paga que hoy disfrutan.

Explicó que VCC es el único operador con tendido de fibra óptica bidireccional y un ancho de banda de 750 megahertz. Traducido, ello significa: capacidad para 114 canales en transmisión analógica (la TV actual) o más de 600 en TV digital (no tan remota en nuestro país). La disponibilidad de Cablevisión y Multicanal es menor, razón por la cual ambos no han desarrollado más que 65 canales en sus respectivos menús, contra los 75 de VCC.

La mala noticia para estos abonados es que, con motivo de la venta de VCC, corren el riesgo de ver reducida la oferta de señales a 65 y todo indica que por el mismo precio que hoy pagan: 33 pesos.

Los vecinos del interior

En la compra de Mandeville Cable, que opera en algunas localidades del interior, Cablevisión le ganó de mano a Supercanal Holdings, la empresa de televisión paga de la familia mendocina de Alfredo Vila y el empresario cubano anticastrista Jorge Mas Canosa (70% del paquete accionario), donde Multicanal controla el restante 30 por ciento.

Esta empresa acaba de comprar cinco pequeños operadores agrupados en United International Holdings (UIH), perteneciente a Supercanal. La razón de esta compra, a la que le seguirán otras de igual tenor hasta fin de año, es concentrar las inversiones tecnológicas. Multicanal otorgó una opción de compra por el 50% de las acciones adquiridas en esta operación en favor de Cablevisión. El canje se produjo entre abonados de Bahía Blanca y Santa Fe y usuarios de Mendoza y Salta.

A mayor distancia en esta carrera, pero a pie firme en el interior, se ubica la empresa de cable de la familia Vila. Alfredo Vila y sus hijos Alfredo Vila (h.) y Daniel Vila comenzaron su expansión en el mercado de los medios con la compra de Radio Nihuil. La expansión continuó con el Diario Uno, revistas especializadas, estaciones de TV abierta y cables en el interior del país, así como tradicionales diarios de familia en varias provincias.

Los Vila tienen dos empresas grandes, desde las cuales expanden sus negocios en el país. Una es Supercanal, cuyo principal socio es Mas Canosa. El empresario cubano, residente en Miami, hoy gravemente enfermo, es el alma mater de la Fundación Americano-cubana, que condecoró al presidente Carlos Menem, de quien Mas Canosa se dice muy amigo.

La otra firma, Grupo Uno, expande sus intereses en la TV abierta, la gráfica y la radio. Los Vila niegan a rajatabla que Mas Canosa tenga intereses en ella. En ambas empresas, José Luis Manzano, ex ministro del Interior de la gestión Menem, opera como asesor financiero.

Por su parte, el gerente de marketing de Multicanal, Ricardo Green, expresó que en marzo el sistema de cable instrumentará en nuestro país el llamado servicio premium, que incluirá el fútbol, unos diez canales de películas y dos eróticos. El sistema será codificado y costará entre $26 y $27. El básico, que bajará a 55 canales, costará $30.

Como reza, irónicamente, un graffiti popular: la buena vida es cara. Hay más barata, pero no es vida.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?