La UCR pidió más transparencia en el escrutinio definitivo

Corach: el comité nacional le envió una carta al ministro; denuncian irregularidades en cinco provincias; tiempo de festejos para la Alianza.
(0)
29 de octubre de 1997  

La mesa ejecutiva del comité nacional de la UCR resolvió ayer enviar una carta al Ministerio delInterior a fin de "notificarlo sobre los errores, omisiones o irregularidades denunciadas por las autoridades de la UCR de San Luis, La Rioja, Santiago del Estero, Misiones y la provincia de Buenos Aires", y "reclamarle que garantice la corrección y la transparencia del escrutinio definitivo".

Aunque algunos de los representantes de las provincias en las que no se selló el acuerdo con el Frepaso pensaban plantear ayer la situación de sus distritos y aprovechar la oportunidad para interiorizarse sobre las reglas de funcionamiento del interbloque que integrarán con los legisladores frepasistas, las supuestas irregularidades que se habrían registrado en varios distritos se transformaron en el tema excluyente del encuentro que semanalmente mantienen los integrantes del comité nacional.

En la misiva que le enviaron al titular de la cartera política, Carlos Corach, los radicales demandan que se asegure "la inviolabilidad de las urnas" y que se adopten todas las medidas necesarias que permitan un adecuado funcionamiento de las juntas electorales".

Más adelante agregan que solicitarán "al Ministerio del Interior y/o a la firma Indra (la empresa española que se encargó del escrutinio electrónico) las aclaraciones pertinentes respecto de los errores, omisiones o irregularidades detectadas en el escrutinio provisorio".

Semana "mediática"

Por otra parte, la mesa chica de la Alianza, integrada por Raúl Alfonsín, Fernando de la Rúa, Rodolfo Terragno (por la UCR), Graciela Fernández Meijide y Carlos "Chacho" Alvarez (por el Frepaso), no se reuniría esta semana.

Además de esperar que el ex presidente de la Nación termine de recuperarse de una bronquitis que lo obligó a internarse en el Hospital Italiano el último domingo, tres de los principales referentes de la coalición opositora que fueron candidatos en los últimos comicios (Fernández Meijide, Alvarez y Terragno) dedicarán la mayor parte de su tiempo a recorrer los diferentes medios de comunicación.

Será, sin duda, una semana de incesantes recorridas por los medios, una semana "mediática", comentó una de los integrantes de la coalición, que para explicar la situación de los candidatos dijo que estaban "acosados" por los medios.

El raid incluye programas televisivos, recorridas por radios y entrevistas con los diferentes medios gráficos. Pero los compromisos no se limitan al orden nacional. Ayer, por ejemplo, Fernández Meijide y Alvarez, mantuvieron una larga charla con varias agencias de información extranjeras.

Los frepasistas aprovecharon la oportunidad para reiterar que ejercerán una "oposición responsable" y que actuarán como un control del gobierno del presidente Carlos Menem hasta las elecciones generales de 1999. La senadora se pronunció en favor del "diálogo" entre la oposición y el Gobierno.

Fernández Meijide dijo que no hay por qué temer que el Presidente vea mermada su capacidad de gobierno hasta que, en 1999, termine su segundo mandato consecutivo, y que no va "a apostar a que este gobierno pueda tener un final caótico".

Una vez más, reiteró: "Cometeríamos un error garrafal si planteásemos el tema de la candidatura (presidencial) ahora. Eso es lo que menos le interesa a la gente".

Pero, tal vez, más allá de las declaraciones públicas que realicen, la frase que mejor refleja el ánimo que se respira por estas horas en las filas de la coalición sea la que utilizó uno de los operadores frepasistas cuando se lo consultó sobre la actividad de los "pesos pesado" de la Alianza en los próximos días.

"Los triunfos se planifican, se ejecutan y se gozan", sentenció la fuente. Los líderes de la Alianza parecen haber decidido poner en práctica la última parte de la frase durante esta semana.

En Lomas de Zamora se repitió la historia

"En Lomas de Zamora no hubo yapa por ser la cuna de Chiche Duhalde", dijo un dirigente del PJ que prefirió el anonimato, como los demás, por tratarse de un distrito caro al gobernador.

Este gran partido del Sur, que nace geográficamente en el primer cordón del conurbano bonaerense y se interna en el segundo, no pudo sustraerse a la influencia capitalina: el electorado sufragó con visión nacional.

Una semana antes de las elecciones, el PJ, según sus encuestas, daba por perdida a Avellaneda, Quilmes cabeza a cabeza y aseguraba que Lomas contaba con chance extra. Diversos fueron los análisis con que dirigentes justicialistas intentaron explicar la derrota en el bastión del matrimonio Duhalde y sede central de las agrupaciones políticas de dirigentes de la talla de Mércuri y Toledo. Pero las cifras oficiales de elecciones anteriores muestran a este distrito como un representante fiel de la media electoral de la provincia.

En 1993, por ejemplo, el promedio provincial de votos justicialistas fue del 49 por ciento; en Lomas, del 48,99. En 1995, la media provincial fue de 55 por ciento, y en Lomas alcanzó el 51,43 por ciento. El domingo último, los sufragios del PJ alcanzaron el 41,32 por ciento promedio; y en Lomas el 41,68.

Históricamente, el PJ perdió en Lomas centro, Temperley y Banfield; estas localidades de clase media y clase media alta se contrarrestaban con los votos de Cuartel Noveno, Ingeniero Budge y Monte Chingolo, por ejemplo. Pero alguien dijo acertadamente que a la tendencia capitalina que "atrapó al primer cordón se le sumó la rebelión morena, algo así como un sentimiento de hartazgo, que quebró el voto cautivo de los sectores humildes".

Fuentes de la Alianza interpretaron que, sobre todo en el segundo cordón, la desocupación, la pobreza y el temor hicieron que los más castigados levantaran la cabeza y vieran una dirigencia "soberbia y frívola" en el orden nacional y un gobernador que gastaba mucho en propaganda, y, al bajarla, encontrara en la Alianza un dique de contención.

Otra gran sospresa fue el grado de ausentismo

Resulta indudable que las elecciones del domingo último trajeron consigo varias sorpresas. Entre ellas figura un notable ausentismo del electorado. El desinterés por el acto comicial provocó que, con el escrutinio provisional finalizado y relevado el 98,75 por ciento de las mesas, 5.049.224 personas, es decir, el 21,78 por ciento del total del padrón, no fueran a votar.

Si bien las elecciones legislativas suelen despertar en la gente menor interés que las presidenciales, las deserciones no alcanzaban, hasta esta última, el 20 por ciento.

Durante la era menemista hubo un ausentismo del 14,71 por ciento en 1989; del 19,65, en 1991; del 19,67, en 1993, y del 17,92 por ciento en las presidenciales de 1995. De esta manera, las cifras del domingo constituyen el porcentaje más elevado de deserción en los últimos 60 años, ya que en 1937, cuando fue consagrada la fórmula integrada por el radical Roberto Ortiz y el conservador Ramón Castillo.

Los motivos del ausentismo pueden ser variados. Distancia, enfermedad, impedimentos legales, o no sentirse representado por ningún candidato.

Pero, sin duda, en muchos casos, esta falta de interés se apoya en la desilusión de la gente por la clase política vernácula.

Los dirigentes políticos no pudieron o no supieron, hasta ahora, tanto desde el Poder Ejecutivo como del Legislativo, dar respuesta a las asignaturas pendientes que reclama la sociedad, tales como empleo, transparencia o seguridad. Por ese motivo, la ciudadanía, por un lado, le hizo un llamado de atención al Gobierno al votar a la Alianza y, por el otro, los más desilusionados plasmaron su disconformidad no votando.

Las mesas que faltan

El resultado en las poco más de 1000 mesas que faltan se conocerá en un plazo de 30 días.

La subsecretaria de Asuntos Institucionales de dicho ministerio, Liliana Gurdulich de Correa, explicó: "Cuando surgen dudas porque en algún acta hay un problema, como, por ejemplo, que sea ilegible, el dato no se carga en el sistema, ya que nosotros no estamos autorizados a resolver ese tipo de problemas. Estas dudas se aclaran cuando se abren las urnas en el Congreso". Con el total de las mesas escrutadas se conocerá el número definitivo de abstenciones.

Dudas por el resultado de las elecciones

Finalmente, el PJ derrotó a la Alianza. Por lo menos, eso es lo que se deduce de la última información de la Subsecretaría de Asuntos Institucionales.

El escrutinio de los votos obtenidos por el PJ en el nivel nacional (24 distritos) arroja una cifra de 6.186.617, apenas 442 más que los que obtuvo la Alianza en los 12 distritos en los que logró conformarse.

El hecho curioso es que éstas no eran las cifras que la misma subsecretaría repartió entre los diversos medios de comunicación al día siguiente de la elección. Según los datos iniciales, la Alianza había sido la triunfadora con 46.729 votos más que el PJ. Ambas cifras, las que consagran a la Alianza como triunfadora y las que no, son aún provisionales.

Todavía faltan los datos definitivos, pero la inclusión en la mañana posterior a los comicios de votos de Formosa, Jujuy y Salta (que no habían entrado cuando se cerró el centro de cómputos en la madrugada de anteayer) hicieron que el escrutinio diese un vuelco inesperado. En esas tres provincias ganó el PJ y, al aumentar el porcentaje de los votos escrutados en esos lugares, se modificó el resultado de una elección que resultó muy pareja.

La pequeña diferencia en favor del PJ no altera la distribución de las bancas. Este sigue contando, en total, con 51 diputados y la Alianza, con 46, a los que hay que sumarle las bancas obtenidas por la UCR y por el Frepaso en otras 12 provincias.

Más sorpresas

Este vuelco no es la única sorpresa que registra el escrutinio. En La Rioja, el gobernador Angel Maza (PJ) admitió anoche que "es probable" que el PJ pierda una banca a manos de la UCR.

En principio, la información oficial consignaba que ambas bancas habían sido ganadas por el PJ. Sin embargo, la UCR local denunció el fraude.

La admisión de Maza se produjo luego de abrirse la primera de las 16 mesas observadas por la oposición. En ella, el candidato radical, Enzo Herrera Páez, sumó 17 votos; en el acta del comicio figuraba ninguno. Habrá que esperar entre 10 y 20 días para obtener las cifras definitivas. Mientras tanto, las dudas amenazan con seguir .

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?