Suscriptor digital

Hay más de 12 parajes aislados en Formosa

Los damnificados ya superan el millar
(0)
14 de abril de 2006  

FORMOSA.- Los desbordes del río Bermejo aislaron más parajes en la zona sudoeste del territorio provincial y aumentaron el número de pobladores aislados, ya que las riadas incrementaron el caudal del arroyo Teuquito que salió de madre y ha aislado a una docena de parajes y colonias habitados por aborígenes y criollos.

El intendente de Ingeniero Juárez y jefe del comando de emergencia, Cristino Vidal Mendoza, reconoció: "Nos preparamos para lo peor, porque no sabemos cómo va a impactar el «pico» de la creciente en estos días". Probablemente ocurra mañana (por hoy), aunque por ahora sus inquietudes están centradas en las nuevas áreas en emergencia que llevó a casi un millar el número de damnificados.

La ayuda se realiza con la colaboración de un verdadero ejército de canoas mediante las que se entregan víveres y medicamentos. El arroyo Teuquito cortó la ruta 39 -que tiene más de un metro de agua en varios tramos-, lo que aisló totalmente a los parajes Las Lagunitas, Bolsa de Palomo, El Mistolar, El Algarrobal, Isla Cuba, Potrerito, El Azotado, Las Piedras, La Corzuela, Churcal, Ensenada, Santa Rita, Ojo Negro, Palmar Sur, Pozo La Yegua y Divisadero.

El temor del funcionario se centra en la estabilidad de un puente Bailey tendido sobre El Teuquito a la altura de La Florencia, al sur del departamento Matacos, porque la fuerza del agua arremete contra las barrancas y amenaza con afectar las cabeceras de la estructura metálica. De producirse su caída, el aislamiento de esa zona será total y complicará las operaciones de asistencia.

Para que se tenga idea de los inconvenientes que causan los anegamientos en las rutas, el jefe comunal dijo que, en el caso de Misión Yacaré, llega en Unimog o tractores hasta 10 kilómetros antes de ese pueblo. "A partir de allí debemos avanzar a pie o en canoa, según cómo se comporte el agua. Tardamos dos horas para cubrir esos 10 kilómetros", comentó.

Dijo que la situación sanitaria está bajo control de tres médicos que diariamente recorren las zonas en emergencia. Las clases quedaron suspendidas en la escuela 420 de Misión Yacaré para evitar la incidencia de algún tipo de enfermedad como cólera, paludismo o dengue.

Todos los organismos de Defensa Civil con asiento en Juárez están intercomunicados por radio, y también con los parajes aislados por lo que cualquier contingencia es respondida de inmediato por los brigadistas. "Por suerte, hemos recreado una tarea articulada con la provincia, que nos envía ayuda", dijo el funcionario.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?