Murió el cardenal Primatesta

El arzobispo emérito de Córdoba padecía una enfermedad coronaria; velan sus restos en la Catedral de esa provincia; el miércoles será sepultado
(0)
1 de mayo de 2006  • 14:23

Los restos del cardenal Raúl Francisco Primatesta, que hoy falleció a los 87 años, son velados desde este mediodía en la Iglesia Catedral de esta ciudad, en cuyo interior serán sepultados el miércoles, según se informó oficialmente.

El féretro, portado por sacerdotes locales, arribó a las 11.45 a la Catedral, ubicada frente a la céntrica plaza San Martín, donde también estaba presente el arzobispo de Córdoba, monseñor Carlos Ñáñez y un grupo de monjas que acompañaba con su canto.

El féretro descubierto fue colocado sobre una alfombra roja en el pasillo central de la iglesia, junto al atrio del altar principal, donde tras algunas oraciones, Ñáñez, junto al obispo auxiliar Angel Rovai, oficiaron una misa de cuerpo presente y posterior responso.

"Vos sos mi obispo". En su homilía, Ñáñez despidió con "agradecimiento" a Primatesta, de quien dijo: "Me recibió en el seminario, me ordenó sacerdote y me consagró obispo. En la última etapa de su vida, me decía ´vos me tenés que decir lo que tengo que hacer, porque vos sos mi obispo´".

Además, recordó: "Anoche, casi sin saberlo, nos despedimos, luego de que hubiera recibido en la que sería su última eucaristía. Por eso nuestra paz, porque nuestro hermano se ha dormido en el Señor".

Los restos de Primatesta recibirán sepultura en la Catedral cordobesa, previa misa exequial, pasado mañana a las 16 horas, según anunció el vocero del Arzobispado, Gustavo Loza.

El gobierno cordobés, en tanto, dispuso tres días de duelo por la muerte del cardenal.

Homenaje y críticas. En tanto, el obispo emérito de Morón, Justo Laguna, afirmó que Primatesta tuvo una trayectoria variable, y si bien opinó que era "un hombre de jugarse poco", en particular durante la dictadura militar, afirmó que "sumando y restando, el saldo de su larga vida es favorable".

"De cualquier manera, le rindo un homenaje al cardenal, al que le debo mucho, y que Dios tenga misericordia de él y lo haya recibido", concluyó.

"El cardenal era hombre de jugarse poco y de encasillarse con esto o con aquello" evaluó el prelado, ahora retirado.

En este sentido, Laguna consideró que Primatesta "nunca tomó una posición demasiado clara" respecto de la muerte del obispo de La Rioja, Enrique Angelelli, el 4 de agosto de 1976.

Además, el obispo retirado de Morón calificó de "lamentable" la acción de Primatesta cuando estuvo al frente de la Pastoral Social del Episcopado, y recordó que "mucha gente renunció" a participar de la comisión, mientras él la dirigía.

Con todo, Laguna sostuvo que Primatesta "fue un gran obispo" en San Rafael y también en Córdoba.

Trayectoria. Nacido en 1919 en Capilla del Señor, provincia de Buenos Aires, el cardenal Primatesta fue ordenado sacerdote en 1942 y designado obispo auxiliar de La Plata en 1957. Cuatro años más tarde pasó a ser obispo de San Rafael.

En 1965 asumió como arzobispo de Córdoba, función que cumplió durante 33 años, hasta 1998, cuando el Papa le aceptó la renuncia presentada por haber llegado al límite de 75 años, según lo disponen las normas canónicas. Fue reemplazado por el actual arzobispo, monseñor Carlos Ñáñez.

Durante distintos períodos presidió la Conferencia Episcopal Argentina, de cuya conducción participó desde 1970, cuando fue designado vicepresidente del organismo. En 1973 fue proclamado cardenal por el papa Pablo VI. Participó, así, de los cónclaves convocados en 1978 para elegir pontífice.

Pese a estar retirado de la arquidiócesis, el cardenal Primatesta presidió la Comisión de Pastoral Social del Episcopado hasta 2002.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?