Dramático film sobre la cárcel de Caseros

(0)
4 de mayo de 2006  

"Caseros en la cárcel". Documental argentino en video (2005) presentado por Distribution Company. Dirección: Julio Raffo. Guión: Julio Raffo, con la colaboración de Julio Rivero y Ana Fraile. Cámara: Julio Rivero, Laura Palermo y Gabriela Jaime. Sonido y música: Pablo Polidoro. Locución: Eduardo Aliverti. Hablada en español. Duración: 75 minutos. Calificación: apta para todo público.

Nuestra opinión: bueno

El enorme edificio de la cárcel de Caseros, inaugurado el 23 de abril de 1979, durante la última dictadura militar, fue un emblema de los dolorosos momentos vividos en aquella época sangrienta. A través del discurso del entonces ministro de Seguridad, Alberto Rodríguez Varela, en el que se ponderan las modernas instalaciones de ese enorme espacio que podía albergar a más de mil reclusos, este documental transita la estada de varios de los presos políticos que sufrieron allí vejaciones, torturas y humillaciones.

El director Julio Raffo reunió a un grupo de aquellos sobrevivientes quienes, frente a una cámara que recorre celdas, pasillos, locutorios y la enfermería, entre otros lugares, rememora aquellos días en que la violencia fue, para esos detenidos con anterioridad al golpe militar del 24 de marzo de 1976, durante el gobierno de Isabel Perón, el castigo cotidiano a través de la prohibición de mantener diálogos entre sí, de habitar pequeñas y sucias celdas y de impedírseles tomar contacto con el mundo exterior.

El grupo de sobrevivientes, la mayor parte de ellos provenientes de otros lugares de detención, retornan a esa cárcel abandonada y allí evocan el dolor de enfrentarse a una herida abierta, relatan los problemas que tenían sus familiares para visitarlos y, sobre todo, cómo pudieron resistir en ese siniestro lugar donde pasaban sus días encerrados. Dos de los pisos de la cárcel fueron destinados a aislar a los presos políticos y allí transitaron durante días o años bajo un régimen de tensión constante.

Raffo, abogado relacionado con la industria cinematográfica como asesor jurídico, logró un documento que, sin insertarlo en el ideario político, se detuvo en los monólogos de esos ex detenidos que recorren ese edificio que despierta en ellos los recuerdos más trágicos de sus vidas. Cada uno de ellos recuerda aquellos momentos de castigo y de soledad y relata, a veces con emoción, otras con cierto dejo de humor, ese encierro a través del sadismo destructivo al que eran sometidos y que llevó a dos de ellos al suicidio.

El director de este documental recorrió así, de la mano de ese grupo de ex detenidos, uno de los trances más dramáticos de aquellos tiempos de persecuciones y de castigos en uno de los tantos lugares en que los presos fueron sometidos a las más inhumanas sanciones. A través de una hábil cámara y de un relato que rememora la historia de Caseros, este documental se inserta con dramatismo en revivir uno de los tantos episodios sangrientos de una dura etapa argentina. Cada uno de sus protagonistas posee alguna anécdota curiosa que relata entre los escombros de aquella cárcel que fue uno de los signos más distintivos del horror de la época.

Recorrerla con ese grupo de hombres que evocan sus tiempos de prisión es retrotraer al presente los dolorosos instantes del terror impuesto por sus carceleros y es, también, conocer las interioridades de esa cárcel que se utilizó para martirizar a los detenidos que la dictadura no podía hacer desaparecer.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.