Suscriptor digital

Violencia en Morón por la aprobación de un plan cloacal

Cinco vecinos que se oponen a la medida resultaron heridos en una trifulca entre militantes partidarios
(0)
12 de noviembre de 1997  

Cinco manifestantes resultaron heridos ayer por la mañana en Morón cuando un grupo de simpatizantes del intendente Juan Carlos Rousselot se tomó a golpes con algunos militantes de la Alianza UCR-Frepaso a poco de conocerse la resolución del Concejo Deliberante local de aprobar la instalación de la red cloacal para la zona.

La gresca se produjo luego de que los concejales justicialistas, reunidos en sesión extraordinaria, aprobaron la iniciativa de instrumentar el Programa de Saneamiento del Oeste, un controvertido plan cloacal que había sido rechazado en dos oportunidades durante los últimos cinco años.

El nudo de la discusión se produjo por el elevado monto del plan de financiamiento para obtener el servicio, que obligaría a moronenses a pagar 1638 pesos en un plazo de 15 años cuando el valor de contado era de sólo 388 pesos.

Divididos por un diminuto vallado, simpatizantes justicialistas del jefe comunal y militantes de la oposición comenzaron con los insultos y los cánticos contrarios al intendente Rousselot.

Comienzo de la batalla

Hasta allí, aunque el clima estaba bastante caldeado, ninguno de los grupo hizo demostraciones de violencia.

Sin embargo, desde las filas aliancistas comenzaron a volar huevos que hicieron blanco sobre algunos de los hombres del justicialismo, quienes presurosos saltaron las vallas para trenzarse a golpes con sus adversarios políticos.

Mientras las corridas, los puñetazos y las patadas volaban de un lado para el otro en plena plaza San Martín, frente al edificio municipal, la policía, a unos pocos metros de allí, observaba la reyerta sin intervenir.

Los efectivos sólo actuaron cuando advirtieron el rostro ensangrentado de Alejandro Fernández uno de los secretarios del bloque de concejales frepasistas.

Sin embargo, la trifulca duró al menos veinte minutos más y otros militantes de la fuerza opositora resultaron con contusiones, golpes y lesiones diversas.

Rostros ensangrentados

Los heridos, luego de radicar la denuncia pertinente, se trasladaron por sus propios medios hasta el Hospital de Morón. Entre los agredidos figuran también el concejal electo por la Alianza moronense, Martín Sabbatella; la secretaria del Concejo Deliberante, Simona Norte, y el militante radical Claudio Boyi, que presentaba varios golpes y cortes en el rostro.

El concejal electo en el partido de Ituzaingó, Rubén Magliotti fue otro de los que quedó atrapado en la trifulca y también resultó herido. Luego de quejarse ante la policía por el tímido operativo de seguridad dispuesto en el lugar, acusó de la agresión a "un hombre de la barrabrava de Deportivo Morón pagado por el intendente Juan Carlos Rousselot".

Y fue más allá: "Esta es la respuesta del rousselotismo, que apela a la fuerza y a la violencia para imponer sus intereses."

El presidente del Concejo Deliberante, Oscar Alvarez (PJ), sostuvo que la norma fue aprobada "por unanimidad de sus miembros presentes", aunque no aclaró que sólo ediles oficialistas participaron de la votación.

Un plan sospechado

La iniciativa del plan de obra surgió del intendente Rousselot, que justamente en 1989 fue destituido a causa de una adjudicación directa por la asignación de la construcción de un sistema cloacal.

En cuanto a los graves disturbios registrados ayer frente al cuerpo deliberativo de la ciudad, el titular de la comisaría 1ra. de Morón, Héctor Plaza, justificó la acción del personal policial y lo describió como "una vigilancia discreta, con personal no uniformado".

El proyecto está en manos de la Justicia

Incertidumbre: los ediles opositores presentaron un recurso para que la Corte provincial anule la sesión en la que se aprobó la red.

El Concejo Deliberante de Morón aprobó ayer una propuesta del ejecutivo comunal para construir la red de cloacas en la fracción del distrito que carece de servicio.

La obra sería ejecutada por la empresa italiana Impregilo S.A., que compró los derechos adquiridos en 1995 por Di Bartolomeis, cuando se le preadjudicó el emprendimiento.

Hace no más de dos meses, un convenio firmado por los intendentes de Morón, Juan Carlos Rousselot, de Hurlingham, Juan José Alvarez, y de Ituzaingó, Alberto Descalzo, y que contó con el apoyo de la gobernación, permitió rescatar el proyecto del atolladero en que se encontraba desde aquel año cuando la oposición vecinal desatada por el alto costo económico de las obras impidió su realización.

La aprobación del proyecto en Morón corrió por cuenta del bloque del PJ, ya que la Alianza no concurrió a la sesión.

En tal sentido, los ediles de ese bloque presentaron anteayer un recurso ante la Suprema Corte de Justicia de la Provincia argumentando que la sesión extraordinaria no fue convocada con las formas y tiempos establecidos por la ley orgánica de municipalidades.

La sesión fue coronada por una batalla campal entre adherentes al intendente y vecinos y dirigentes opositores que manifestaban, frente a la puerta del recinto, su desacuerdo con la medida.

Aunque en los tres distritos se había esperado a que pasaran las elecciones para evitar la connotación negativa que despierta el binomio cloacas-Rousselot, la derrota del oficialismo en Morón apuró los tiempos, ya que desde el mes próximo el intendente no tendrá la mayoría con la que hoy cuenta en el Concejo Deliberante.

Según explicó el presidente del Concejo, Oscar Alvarez (PJ), el Concejo de Morón aprobó el Programa Integral de Saneamiento del Oeste en sus características técnicas y en el precio que deberán pagar los vecinos. Si la Corte no invalida la sesión, en poco menos de una semana la Municipalidad deberá comenzar a notificar a los vecinos la decisión tomada.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?