Suscriptor digital

Godoy Cruz se quedó y Chicago consiguió un empate heroico

Los mendocinos ganaban 1-0 con un penal mal cobrado y jugaban con dos hombres más; Higuain igualó en el final
Carlos Travaglini
(0)
17 de mayo de 2006  

A su manera, cada uno puede darse por conforme. En el partido de ida de la final de la primera B Nacional, Nueva Chicago y Godoy Cruz igualaron 1-1, en Mataderos. El local consiguió, con nueve hombres, un empate con sabor a hazaña. El visitante quedó mejor parado para la revancha del sábado próximo, en Mendoza, que definirá el primer ascenso a la categoría superior. En caso de otro empate, habrá alargue y definición por penales.

El partido estuvo marcado por el mal arbitraje de Pablo Lunati y una jugada puntual. A los 44 minutos de la primera parte, Nicolás Sánchez le cometió una falta a Enzo Pérez casi un metro fuera del área del arquero local Diego Vega. Era tiro libre y amarilla para el defensor. Pero Lunati dudó, miró al asistente Abraham Serrano, que le marcó penal, el árbitro dio la pena máxima y, además, expulsó por último recurso a Sánchez. Mariano Torresi, con un tiro bajo y esquinado, convirtió el gol.

Hasta ahí, Chicago había mostrado mayor ímpetu ante un Godoy Cruz que se paró bien en el fondo, esperaba, y creaba peligro en la réplica. Un disparo de Cristian Wernly y un intento de Leandro Testa, ambos bien resueltos por la defensa mendocina, fueron lo mejor del equipo de Rodolfo Motta. Una acción individual de Jorge Torres, cuyo remate salió cerca del ángulo de Vega, resultó la oportunidad más clara de los dirigidos por Juan Manuel Llop.

En la segunda parte, el partido creció en emotividad. Chicago estuvo cerca tres veces en los primeros 15 minutos. Un cabezazo de Testa bien resuelto por Sebastián Torrico, un remate apenas desviado de Omar Zarif y un disparo cruzado de César Carranza que pegó en la base del palo. Dos oportunidades, una de Diego Villar y otra de Jorge Torres, con buenas intervenciones de Vega, fueron la respuesta de Godoy Cruz.

A los 22 minutos, Leonardo Sigali cometió una falta y recibió la segunda amarilla, por lo que Chicago quedó con nueve hombres. Entonces, Motta prefirió mantener esa diferencia mínima en contra y puso a un defensor, Cristian García, por un delantero, Lucas Simón. En ese momento se potenciaron al máximo las virtudes y los defectos de cada uno. Godoy Cruz no definió el partido, especialmente por falta de actitud y por conformarse con ese 1-0 que sin dudas sabía a poco.

Ante este quedo, Chicago, con su enorme corazón, encontró su felicidad. A los 37 minutos, César Carranza, de gran actuación, aguantó la pelota sobre el costado derecho del área y lanzó un centro que Federico Higuaín, con un cabezazo espectacular, transformó en el empate. Pese a jugar con dos hombres menos, Chicago dejó una mejor imagen en el final. Inclusive, Cristian Wernly estuvo cerca con un cabezazo que pasó apenas alto.

La serie quedó abierta. En frío, Godoy Cruz sacó un mejor resultado. En caliente, el corazón de Nueva Chicago demostró que todo lo puede. En Mendoza esperan otros 90 minutos apasionantes con un premio: el pasaje a primera.

EL ARBITRO

Mala noche: Lunati se equivocó varias veces

Lunati tuvo una muy mala noche: se equivocó en el penal para Godoy Cruz, expulsó mal a Sánchez y no le mostró la roja a Duarte por juego brusco.

EL DATO

Un futuro incierto para el goleador Federico Higuain

River, el dueño del pase de Federico Higuain, quiere cederlo a un equipo de primera, por lo que seguirá en Chicago sólo si asciende.

EL PREMIO

Una importante recompensa si Chicago sube a primera

El presidente de Nueva Chicago, Antonio Filomeno, le prometió a los jugadores un premio de 500.000 pesos en caso de subir a primera.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?