Suscriptor digital

De Alaska a Ushuaia, en 15 días y con biodiesel

(0)
24 de mayo de 2006  

Para unir los 25.000 kilómetros que separan Alaska de Ushuaia hacen falta 1000 litros de biodiesel, el combustible ecológico hecho a base de aceite vegetal. Y mucha fuerza de voluntad para no flaquear en la misión de recorrer de cabo a rabo el continente americano en sólo 15 días y sin fracasar en el intento.

Lo demostraron los nueve aventureros alemanes, belgas y norteamericanos que formaron parte de la travesía Panamericana 2006 Pro Biodiesel. El sábado último llegaron a Tierra del Fuego, luego de haber recorrido una ruta que atraviesa 14 países y Estados, a bordo de tres camionetas 4x4. El objetivo era demostrar que el biodiesel puede ser tan efectivo y potente como los combustibles fósiles. Aunque mucho menos contaminante.

Con la travesía ecológica, los expedicionarios anotaron sus nombres en el Libro Guinness de los Récords.

"Es la carretera más larga y apasionante del mundo", aseguró Matthias Jeschke, que coordinó el proyecto y también condujo una de las camionetas.

Para cruzar todo el continente en 15 días, los choferes manejaron de día y de noche, sin descanso, con turnos rotativos de cada cinco horas.

El recorrido se inició a las 11 del 5 de este mes en Dead Horse, Alaska, sobre la pista de la Prudhoe Bay, la ruta más boreal de América del Norte. Según se relata en el diario de bitácora on line que fueron forjando los viajeros en cada día de travesía, la salida fue algo accidentada:

"Pinchamos 4 veces en apenas una decena de kilómetros por culpa de unas barras metálicas que nos encontramos desperdigadas por la calzada. Por lo visto eran los restos de la carga de algún camión que había pasado antes que nosotros", detallan.

Por delante aún tenían todo Canadá, Estados Unidos, México, Guatemala, El Salvador, Honduras, Nicaragua, Costa Rica y Panamá, donde ocurrió la única interrupción del viaje, ya que los vehículos no podían pasar por la impenetrable selva que hay entre ese país y Colombia.

Mediante un puente aéreo, fueron transportados hasta Quito, Ecuador y de allí, la ruta siguió por Perú, Chile, los Andes, Mendoza, Santa Rosa, Comodoro Rivadavia. Era el último día de la travesía y al final del camino, más allá del estrecho de Magallanes, los esperaba la ciudad más austral del continente.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?