Las reservas llegan a US$ 25.000 millones

La meta oficial es que alcancen a 30.000 millones a fines de año; creen que disuade ataques especulativos
(0)
17 de junio de 2006  

Las reservas internacionales en poder del Banco Central (BCRA) volvieron a ubicarse en US$ 25.000 millones, el nivel que tenían hace poco más de diez meses, con lo que se incrementaron un 35% en lo que va del año y la entidad ya recuperó un 67% de los 9530 millones que destinó a inicios de 2006 para cancelar la deuda del país con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

La nueva marca se logró ayer después de que el ente monetario concretó la segunda mayor intervención en el mercado de cambios al adquirir US$ 107,1 millones aprovechando la mayor oferta doméstica de divisas que originó el vencimiento del primer anticipo de Ganancias de este año para las empresas, lo que obligó a muchas de ellas a desprenderse de dólares para hacer frente a esa obligación.

El BCRA difundió la novedad con el objetivo explícito de que sea considerada como una nueva señal de fortaleza de la economía frente a la incertidumbre originada por la volatilidad en los mercados financieros internacionales.

De hecho, esta semana el Gobierno había transmitido otros mensajes en el mismo sentido, como cuando la ministra de Economía, Felisa Miceli, fue la encargada de divulgar el mayor ahorro fiscal de mayo, un dato con el que buscó dejar en claro que la capacidad de repago de la deuda argentina no se ha visto menguada por esta situación, con lo que el país no debería ser evaluado como más riesgoso.

La evolución de las reservas es una de las variables que el presidente Néstor Kirchner sigue de cerca desde que asumió el 25 de mayo de 2003, momento en el que el país contaba con US$ 11.045 millones.

Antes del desembolso al FMI las reservas eran levemente superiores a los US$ 28.000 millones, pero después de realizado, habían caído a 18.500 millones.

Ya en ese entonces Kirchner dio precisas instrucciones al BCRA para que a fines de este año esa tenencia llegue al menos a US$ 30.000 millones, lo que obligó a esa institución a mantenerse muy activa en la plaza cambiaria y seguir concretando compras millonarias y creó las condiciones para que el tipo de cambio se estabilice en $ 3,10 aun cuando todo el mercado esperaba la ya tradicional y leve corrección bajista de esta época del año, donde la oferta de divisas crece por el embarque al exterior de la cosecha.

Sin embargo, la irrupción de la tormenta financiera internacional hizo que Kirchner reforzara su pedido al BCRA que, obediente, esta semana compró US$ 255 millones más, para acercarse al objetivo exigido.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios