Suscriptor digital

Siempre tranquilo: "Todavía no me doy cuenta de que estoy jugando un Mundial"

Lionel Messi habla con frescura y asegura que el fútbol no lo pone nervioso; "hicimos un gran partido, pero aún no conseguimos nada", dijo
Cristian Grosso
(0)
18 de junio de 2006  

HERZOGENAURACH, Alemania.- Cosas de familia Como Rodrigo, Matías y Lionel, los tres hermanos, jugaban en el Club Grandoli, todos los Messi acudían con frecuencia a la institución rosarina. Hasta que un día le ofrecieron a papá Jorge si quería hacerse cargo de la categoría 87. Aceptó y así se convirtió en el entrenador de su hijo varón más chico. Es cierto que la experiencia sólo duró un año, en 1993, y poco más de 50 partidos en la liga Alfi. Pero aquellos registros quedaron en la memoria de muchos: no perdieron ningún encuentro. "Me acuerdo que ganamos la liga y todos los partidos que disputamos hasta los amistosos. Quizá suene feo que lo diga yo, pero era un equipo que causaba sensación. Desde entonces, ya se notaba que Lio era una luz", contaba hace algunos días Jorge, un padre orgulloso que hoy vivirá un día muy especial.

No se podrá quejar del regalo que le tiene preparado Lionel: la camiseta del debut en el Mundial de Alemania. Esa que utilizó 16 minutos contra Serbia y Montenegro para meterse en la historia. "Charlé un rato por teléfono y lo noté muy contento. Mi primer camiseta en Barcelona se la di a él y esta también va a ser para mi viejo, que siempre estuvo al lado mío, que me apoyó en todo ", adelantaba ayer el delantero, en la jornada que quedaría comprimida entre su estreno y el Día del Padre. "Tenía ganas de jugar, es verdad. Pero no era ansiedad por debutar en el Mundial es que yo siempre tengo ganas de jugar. Se dijeron cosas que no eran ciertas..." Y por única vez en toda la charla algo le generará cierto malestar a Lionel.

-De todos modos, desde el cuerpo técnico confirman que ahora estás más tranquilo.

-Hoy me desperté igual que al día siguiente del debut con Costa de Marfil, cuando no jugué. Tranquilo y contento. Después del partido ni me costó dormirme. Y hoy ha sido un día normal, como todos los que estamos viviendo aquí. Y ya nos pusimos a pensar en el siguiente partido.

-¿Nunca te ponés nervioso?

-Por el fútbol no , el fútbol es para divertirse y no hay por qué estar nervioso dentro de una cancha.

-¿En quién pensaste en el instante justo del debut?

-¿La verdad? No pensé mucho en ese momento , tenía ganas de entrar y jugar nomás. Pero si tengo que decir algo ehhhh en mi familia, esa es la única que siempre está conmigo.

-¿Cómo te llevás con el grupo? Generalmente se te ve apartado, solo, o a lo sumo con Ustari, nada más.

-Me llevo muy bien con todos. La verdad es que no tengo ningún problema. Cuando no me tocó jugar han dicho que yo tenía problemas y nada que ver, todas cosas que se dijeron de más. Es un grupo muy bueno y estoy bien con todos.

-Ayala contó que es difícil llegarte, que no te abrís mucho

-Es verdad lo que dice Ayala, pero es mi manera de ser siempre me gusta estar solo por ahí cuando estoy solo en la cancha es natural que la gente comente cosas, pero así soy yo... y cuando tengo que estar con el grupo, estoy y estoy bien también. Pero soy más de estar solo.

-Saviola es la figura y Crespo no deja de hacer goles. Así será complicado ganarse la titularidad, ¿no?

-Pero eso es bueno para la Argentina, ¿no? Y a los que no nos toca jugar, tenemos que intentar ayudar.

-Pekerman vaticinó que vas a ser importante en el Mundial. ¿Eso es un orgullo o una responsabilidad?

-Los 23 que estamos vamos a ser importantes. Es un Mundial son muchos partidos y no tengo dudas de que vamos a terminar jugando todos.

-Contra Holanda, vas a cruzarte con Van Bommel y con Van Bronckhorst, tus compañeros en Barcelona

-Sí, lo habíamos hablado antes de venir para el Mundial y ahora llegó la hora. Va a ser raro, pero una que vez que estemos en la cancha nos vamos a olvidar y cada uno querrá hacer lo mejor para su selección.

-¿Apostaron algo?

-No, no, no.

-Vas a tener que acostumbrarte, porque después vendrá México, con Márquez, o Portugal, con Deco.

-Sí, es verdad Es que en Barcelona está lleno de grandes jugadores y por supuesto están todos en sus selecciones.

-Si alguna vez habías soñado con jugar un Mundial, ya está. ¿Y ahora qué sigue?

-¿En la selección ? Seguir yendo de a poco y, obviamente, todo queremos volver a la Argentina y festejar con la gente, pero para eso falta mucho. Vamos de a poco, recién jugamos dos partidos.

-Vos y tus compañeros parecen muy tranquilos, como desentendiéndose de cualquier triunfalismo.

-Es que en realidad es así: hicimos un gran partido, pero aún no conseguimos nada. Tenemos que seguir mejorando cosas para estar cada día mejor porque ahora van a venir partidos más complicados, de esos que si perdés, ya te volvés.

-Pero sabés que la gente en la Argentina explotó , que está ilusionada.

-Sí, sí, nosotros también pensamos en ellos cuando salimos a la cancha o cuando termina un partido.

-¿Y eso es una carga?

-No, una carga no, todo lo contrario. Eso nos tiene que dar más fuerza a la hora de jugar los partidos.

-Pero después de actuaciones como la que tuvieron con Serbia y Montenegro ya no van a poder decir que no son candidatos

- .Y, es verdad, pero también hay muchísimas selecciones con grandes jugadores que vienen demostrando muchas cosas. Nosotros tenemos que ir despacio y seguir de a poquito.

-Todo lo contrario a tu carrera. Hace un tiempo nada más, ¿te podías imaginar tantos cambios en tu vida?

-Me gusta vivir el día a día Quizá, todavía no me doy cuenta de que estoy jugando un Mundial que entré, que hice un gol. Pero... estoy bien así.

  • La juventud le otorgó dos récords Debut, gol y récord. Al ingresar anteayer, a los 29 minutos del segundo tiempo, y a ocho días de cumplir 19 años, Messi se convirtió en el jugador argentino más joven en la historia de los mundiales. Desplazó de ese registro a Roberto Luis Iraneta, que en Italia 1934 había jugado con 19 años y 67 días en la caída 2-3 con Suecia. Además, Messi también es ahora el goleador más joven. Antes, el registro era de Pancho Varallo, que en Uruguay 1930 había señalado un tanto con 20 años y 164 días.
  • Un intercambio de mensajes con Ronaldinho

    ¿Habló Messi con Ronaldinho durante el Mundial? "No, hablar no. Pero antes de que empezara el torneo me mandó un mensaje deseándome suerte y yo le respondí, también deseándosela, pero después no hablamos más. Ojalá él sea el mejor del Mundial... pero nosotros los campeones", comentó sobre su amigo brasileño
  • Así les fue a los debutantes más jóvenes

    Norman Whiteside (17 años y 42 días, en España 82): se destacó en Manchester United y en Everton, ambos de Inglaterra, y se retiró en 1990. Con el seleccionado de Irlanda del Norte jugó 38 partidos, anotó 9 goles y también participó en el Mundial de México 86.

    Pelé (17 años y 239 días, en Suecia 58): cualquier referencia será conocida; descolló en Santos y se retiró en Cosmos, de los Estados Unidos; conquistó tres veces la Copa del Mundo, en Suecia 58, en Chile 62 y en México 70; con sus dos clubes ganó 22 títulos.

    Manuel Rosas (18 años y 93 días, en Uruguay 30): la ausencia de México hasta 1950 le impidió mostrar su potencial en los mundiales. En la caída por 6 a 3 ante la Argentina anotó el primer gol de penal en la Copa del Mundo. En su país jugó en varios equipos, con diferente suerte.

    Michael Owen (18 años y 191 días, en Francia 98): no recuperó el brillo de los primeros cotejos con Inglaterra y en las eliminatorias alternó buenas con malas; de explosiva aparición en Liverpool, no se adaptó en Real Madrid y luego pasó a Newcastle.

    Dmitri Sychev (18 años y 232 días, en Corea-Japón 2002): es una de las figuras del equipo ruso, que no se clasificó para Alemania; marcó cuatro goles en las eliminatorias; debutó en Spartak, pasó por Olympique (Francia) y regresó a su país, a Lokomotiv.

    ADEMÁS
    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?