Suscriptor digital

Evocan los 25 años de la tragedia de los Andes

Travesía: diez sacerdotes llegaron a pie hasta el paraje El Sosneado, donde cayó el avión que transportaba a los jóvenes rugbiers uruguayos.
(0)
29 de noviembre de 1997  

MENDOZA.- Al cumnplirse 25 años de la tragedia de los Andes, diez sacerdotes misioneros del Instituto del Verbo Encarnado de la localidad de San Rafael recorrieron a pie, durante dos días, el camino que conduce al lugar de la caída del avión uruguayo, donde celebraron una misa para recordar a las víctimas del accidente y honrar la fe en Dios que salvó a los sobrevivientes.

El sacerdote Daniel Cima, uno de los impulsores de esta iniciativa, señaló que la idea surgió como una forma de desarrollar una de las actividades más frecuentes que tiene el instituto: la realización de campamentos y largas caminatas con sus sacerdotes. A ello se agregó la necesidad de reconocer y valorar "el testimonio de amor a la vida que los llevó a sobrellevar la tragedia".

El 13 de octubre de 1972, un avión que transportaba al equipo uruguayo de rugby Old Christians con destino a Chile cayó en la cordillera de los Andes. Los 16 sobrevivientes, entre los que se encontraba el hijo del artista uruguayo Carlos Páez Vilaró, debieron enfrentar la antropofagia como única posibilidad de vida y sólo fueron rescatados luego de una odisea que duró casi tres meses.

"Esta experiencia enriquece el espíritu de los seres humanos y justamente es lo que nos movió a imitarlos, a llevar unidas las banderas de la Argentina y Uruguay y a oficiar una misa por ellos", señaló el sacerdote.

Para llegar al lugar prescindieron de la ayuda de mulas y vehículos. Caminaron desde el paraje El Sosneado por desfiladeros, quebradas y pronunciadas pendientes, hasta el sitio donde se produjo el accidente.

El sacerdote señaló que "estas experiencias interesan como medio de formación de los misioneros que tienen destinos sacrificados en lugares muy pobres de Rusia, China, Hong Kong, Taiwan, Nueva Guinea, Sudán".

Participaron en el homenaje el superior general del Instituto del Verbo Encarnado, padre José Luis Solari, y los sacerdotes Jon de Arza Blanco, Walter Bejarano, Edgardo Copado, Rubén Quisver, Javier Palacios, Gabriel Zapata, Miguel Montoro, Walter Suárez y Daniel Cima.

Evangelización y cultura

A esta institución asisten jóvenes con vocaciones sacerdotales de toda la Argentina y de países vecinos.

Fue fundado el 25 de marzo de 1984 por el padre Carlos Miguel Buela en la diócesis de San Rafael y está en vías de obtener el reconocimiento del Vaticano como instituto religioso.

Con el lema carismático de "la evangelización de la cultura", el Instituto del Verbo Encarnado tiene injerencia en diversos campos, tales como la dirección de seminarios, la atención de hogares de niños y ancianos, misiones parroquiales y atención espiritual de niños y jóvenes.

En una ceremonia que se realizará en San Rafael el próximo 6 de diciembre se ordenará a 23 nuevos sacerdotes de esa congregación, quienes emigrarán a los más remotos países de los cinco continentes.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?