Persecución y captura de un pesquero

(0)
8 de marzo de 2000  

Luego de una persecución de varias horas y disparos de intimidación mediante, un buque de guerra de la Armada capturó al pesquero taiwanés King 707, que operaba ilegalmente en la zona económica exclusiva de nuestro país.

En la madrugada de ayer, la corbeta ARA Guerrico descubrió una flotilla de buques que pescaban calamar, a 190 millas al este del extremo sur del golfo San Jorge. El King 707 no figuraba en el registro de autorizaciones de pesca, por lo que se le ordenó detenerse.

Secundado por otros buques de esa flotilla, el pesquero buscó escapar hacia aguas internacionales e ignoró las advertencia para detener su marcha. La larga persecución terminó cuando el corbeta Guerrico efectuó disparos intimidatorios con munición inerte por delante de la proa del buque taiwanés.

El destructor Heroína actuó en apoyo de la Guerrico y a las 16, trece horas desde el inicio del operativo, el King 707 detuvo sus máquinas. Por la posición negativa del capitán, la dotación tuvo que descolgarse por cuerdas desde un helicóptero para acceder al pesquero.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?